Evento, Praga, Viajar

El Reloj Astronómico de Praga: belleza, precisión y una gran leyenda

Como hemos comentado en otros posts, Praga es una ciudad llena de magia y cuna de grandes leyendas. Sin duda, una de las más conocidas tiene que ver con un must de la ciudad: el Reloj Astronómico, situado en la pared sur del Ayuntamiento de Praga, en plena Ciudad Vieja.

El Reloj Astronómico es tan visitado que conviene acercarse hasta aquí con tiempo para coger un buen sitio, admirarlo al dar las horas y sacar alguna fotografía.

Según cuenta la leyenda, su creador fue el maestro Hanus -y su ayudante-. Y desde luego, fue una obra maestra: además de dar las 24 horas del día, presenta las posiciones del sol y la luna -así como otros detalles astronómicos-, nos sorprende con figuras animadas -seguramente habrás oído hablar de El Paseo de los Apóstoles– y hasta muestra un calendario circular con los meses del año.

Pues bien, el maestro Hanus estaba muy contento y orgulloso de su obra y, evidentemente, los consejeros, también. ¡Con esta obra de arte tan avanzada Praga sería conocida en el mundo entero!

Y, claro, el maestro Hanus siguió trabajando en su taller. Él, con sus cosas. Y como este personaje era el único que conocía el complejo funcionamiento del mecanismo del reloj, los consejeros tenían la mosca detrás de la oreja. ¿Estará trabajando en algún otro proyecto mejor que este?, se preguntaban.

Y parece ser que sí. El maestro Hanus se había puesto como meta mejorar su obra maestra con lo que los miedos de los consejeros comenzaron a aflorar. ¿Será para otra ciudad? ¿Praga quedará relegada a un triste segundo puesto?

Así que, ni cortos ni perezosos, entraron en su taller y le clavaron un puñal en los ojos para que no pudiera seguir trabajando nunca más. ¡Qué triste es el ser humano, ¿verdad?!
Los años fueron pasando y el maestro Hanus envejeció y un día enfermó. Como, aún a pesar de las vicisitudes, le debían mucho, pidió una última voluntad que le fue concedida: Quiero tocar por última vez mi Reloj Astronómico, será mi despedida. Y se lo concedieron sin apenas sospechar que tenía una gran venganza preparada.

De este modo, el maestro Hanus consiguió acercarse al Reloj Astronómico, lo tocó suavemente, encontró la pieza que solo él sabía y hundió brutalmente su brazo en una pieza vital del complejo engranaje. Sí, rompió el reloj.
Evidentemente, Hanus quedó manco, aunque en pocos segundos murió. Unos dicen que desangrado. Otros, que asesinado.

Y así pasaron casi 500 años hasta que apareciera otro ingeniero que comprendiera el complejo mecanismo del reloj y consiguiera hacerlo funcionar de nuevo.

Detalle del Reloj Astronómico de Praga

Lo curioso del tema es que desde el día fatídico el reloj sigue sufriendo alguna que otra parada. Dicen que es el espíritu del maestro Hanus que vuelve a vengarse.

¿Hasta dónde llega la leyenda y hasta dónde la verdad? Hasta hay quien dice que el maestro Hanus nunca existió.

Esto te puede interesar

4 Comments

  1. Diego El Viajero

    November 21, 2019 at 3:05 pm

    Gracias 🙂

  2. Odilia Sánchez García

    November 19, 2019 at 5:49 pm

    Interesante artículo! Bello reloj!!!!

  3. ¿Qué hora es? Son las hipopótamo en punto. – Más que souvenirs

    March 13, 2017 at 3:27 pm

    […] de los niños, hay un reloj de esos que encandila a grandes y pequeños. A ver, ¿os acordáis del Reloj Astronómico de Praga? ¿Del Defensor del Tiempo de París? ¿Y de la Torre dell’Orologio de Venecia? … Pues bien, […]

  4. Tic-tac, tic-tac, son las… – Más que souvenirs

    July 1, 2016 at 10:29 am

    […] años te contamos la magnífica historia que se esconde detrás del reloj astronómico de Praga, pero hoy te vengo a comentar una de las muchas peculiaridades que se esconde detrás de este […]

¡Comenta!