Skip to content

Ruta por Casa: como aquí, en ningún lado

April 7, 2020

¡Hola, viajeros!

En primer lugar, desde todo el equipo de Play & Tour, os deseamos que estéis pasando este confinamiento de la mejor manera posible y animaros a todos a seguir quedándoos en casa para que esto pase cuanto antes.

Sabéis que aquí somos muy mucho de viajar, y que nos las estamos ingeniando para saciar nuestras ganas de volar de las formas más originales posibles como por ejemplo con nuestro nuevo serial #yoteleviajo, que inauguraremos muy pronto, y otras sorpresas más que os tenemos preparadas.

Y esta que os traemos hoy es una de ellas: una ruta por Casa, el destino que todos hemos elegido para pasar estas últimas y próximas semanas y que, sin embargo, vamos a poder disfrutar sin ningún tipo de aglomeraciones, ni horas de vuelo insufribles, ni viajes en transporte público enlatados ni interminables paseos que nos acaban destrozando los pies y con multitud de actividades de todo tipo.

En definitiva, un destino de lo más confortable, que muchas veces no valoramos lo suficiente (es muy nuestro preferir más lo que no tenemos) y que tiene un sinfín de posibilidades si sabemos aprovechar su potencial: ocio, gastronomía, cultura, relax… ¡Tienen de todo! ¿No te lo crees?

¡Vamos a descubrirlo!

Recibidor: el kilómetro cero

Cuando el coche, el autobús, o cualquier otro transporte nos haya traído hasta Casa, es muy probable que, después de abrir la puerta de entrada, nos encontremos con el Recibidor, el punto de inicio de cualquier vivienda que se precie y el lugar más lógico para iniciar este viaje.

En él, podrás disfrutar de una vista genérica de nuestro destino, ya que suele ser la zona en la que disfrutar de las mejores vistas panorámicas puesto que su función distribuidora nos permite hacernos una idea de todo lo que nos espera en esta apasionante ruta.

Bien podríamos decir, sin temor a equivocarnos, que el recibidor es el mirador de Casa, ¿no creéis? “Por allí veo el pasillo… ¿eso de allá no es la cocina? Ay mira, por ahí asoma uno de los dormitorios. ¿Y eso grande de allí? Hombre, eso solo puede ser el salón, por ubicación no hay otra…

Eso sí, para ver un atardecer o un anochecer bonito aprovechando lo despejados que lucen nuestros cielos estos días, mejor os aconsejamos otra zona que veremos más adelante.

Además, en el Recibidor vamos a poder contratar de manera gratuita paquetes de actividades orientadas a las compras y a la moda. Y es que, gracias al confinamiento, vamos a poder disfrutar de toda una selecta colección de abrigos de los más variados en estilos y tallas: chaquetas coloridas y llamativas, abrigos elegantes, gabardinas sofisticadas, plumones impermeables… y aquella chaqueta que nadie se pone pero que lleva años allí colgada para quien sabe qué.

Y qué decir del calzado, todo un catálogo de zapatos de todo tipo y de todos los colores: deportivas, mocasines, zapato de tacón, botas… y todas y cada una de ellas cumpliendo las más estrictas condiciones de higiene: nunca habían olido tan bien ni lucido tan limpias, ¿a que no?

Y no podemos olvidarnos del siempre habitual paragüero, con sus elegantes y sobrios paraguas de mango largo, los extensibles más pequeños y prácticos, los de colores y transparentes para los más pequeños de la casa y aquel que nos regalaron en el banco cuando fuimos a abrir una cuenta.

Os recomendamos no pararos a contar cuántos hay, porque, seguramente, dé para que cada miembro de la familia lleve uno en cada extremidad. Y eso que siempre te lo acabas olvidando cuando más lo necesitas.

Y es que todo esto, junto con los llamativos y divertidos llaveros que cuelgan de nuestras llaves, las monedas de cobre y de otros países que hemos ido acumulando en ese cenicero que nos trajo nuestra tía Carmen cuando fue a Segovia y las fotos de estudio en familia, el Recibidor puede convertirse en toda una zona comercial y de souvenirs que ríete tú de los Encantes de Barcelona o del Rastro de Madrid.

Pasillo: un renovado espacio de ocio

El pasillo es ese gran odiado durante todo el año pero que en estas semanas de confinamiento nos está dando la vida. Nos encantaría que no estuviera y dedicar el espacio que ocupa a otra estancia de la casa que la convertiría en más grande sin su presencia, pero qué bien nos va ahora como espacio de ocio y aventura.

Actividades para los más pequeños como Los cinco metros lisos (que suelen ser más bien cinco metros obstáculos), El suelo es lava (un apasionante recorrido por encima de sillas, cojines y abrigos), Lánzale la pelota al perro (una actividad de lo más arriesgada para conocer el mundo animal más de cerca), o Viaja al pasado: un recorrido por las fotos de familia (una experiencia didáctica y divertida que puede dar pie a contar un sinfín de batallitas que de normal no te escucharían), son muy buenas opciones para mantener entretenidos a nuestros hijos en estos días de confinamiento y que ayudarán a que concilien el sueño entre semana o a facilitar en ellos la tan ansiada siesta los findes.

Cocina: con toda la oferta gastronómica

Después de una mañana tan intensa, toca parar a comer y, como no podía ser de otra manera, os tenemos que recomendar que os dirijáis a uno de los espacios más emblemáticos de Casa y que mejor acogida suelen tener: la Cocina.

La cocina es el espacio gastronómico por antonomasia de Casa, con estructuras tan emblemáticas como el horno, los fogones, el odiado y querido a partes iguales microondas, o la joya de la corona: la nevera. Un monumento al que podrás acudir tanto para cuando tengas hambre, como para cuando estés aburrido. Es magnética. Unas gotitas de aburrimiento, y acudirás a ella casi de manera autómata. Y siempre tiene algo que ofrecerte y, más, en estos días, que estará bastante llena.

Y no te preocupes, que, cuando creas que no tiene nada interesante dentro, ciérrala y vuélvela a abrir pasados cinco minutos, te aseguro que, como por arte de magia, habrá aparecido algo que te apetecerá y que, anteriormente, se te había pasado por alto. Y sino, siempre puedes disfrutar de su prima hermana la despensa. Nunca fallan.

Pero volvamos a Cocina. Como os decía, en ella encontraréis todo un sinfín de opciones gastronómicas donde podréis disfrutar de platos de toooodo el mundo: comida china, japonesa, italiana, mediterránea, turca… ¡tú decides! no hay restricciones de nada, tienen cualquier cosa que te apetezca, tú solamente pídelo… ¡y ponte a cocinarlo! Y lo mejor de todo:

  • Abierta 24 horas
  • Con servicio a domicilio
  • Al mejor precio

¿Qué más puedes pedir?

Bien es cierto que estos días está triunfando mucho en carta el pan artesano y los bizcochos o pasteles, pero en Cocina vas a poder disfrutar de todo tipo de desayunos, comidas, cenas, dulces, salados, menú infantil… ¡Es el buffet libre que siempre has soñado! Y si algo no te gusta o no te convence, no te preocupes, dale otra oportunidad al día siguiente, quizás el chef estaba un poco liado con otras cosas o la receta no era del todo clara 🙂  ¡Es el momento de mancharse las manos y jugar con la comida!

Salón: la zona más versátil y completa

El Salón suele ser la zona preferida par propios y extraños y en la que vas a pasar el mayor tiempo de tu ruta. Y con razón. Ya que tiene el monumento más popular y codiciado: el sofá.

Y es que el salón aglutina en un solo espacio lo mejor de cada una de las otras estancias. En él puedes disfrutar de la gastronomía que esconde Cocina con su servicio a domicilio, puedes disfrutar de actividades de ocio y diversión con los más peques con juegos de mesa; gimcanas; ver dibujos; hacer los deberes; ver series o películas en pareja; informativos; siestas de sofá, peli y manta; leer un libro… o todo aquello que se te pueda ocurrir.

La oferta del Salón en cuanto a gastronomía, ocio, entretenimiento, cultura, información y relax es, prácticamente, perfecta para disfrutar tanto en pareja, como en familia o viajando solo. ¡Hasta puede convertirse en tu gimnasio particular con una esterilla, dos sillas y cuatro tetrabricks de leche! Te aseguramos que te costará alejarte de él estos días.

Además, salón tiene algunas de las actividades estrella de estos días:

  • Teletrabajo: Un indispensable en esta ruta que goza de un éxito dispar ya que convierte tu salón en una improvisada oficina con todo tipo de distracciones.
  • Aplaude en el balcón: Salir a las 20:00 a la ventana o al balcón a aplaudir a nuestros sanitarios y a agradecer el fantástico trabajo que están haciendo en nuestros hospitales y residencias.  

Otras actividades con mucho tirón si eres de los afortunados que tiene balcón en su salón es:

  • Coloquio con el vecino: Hablar con el vecino de ventana a ventana sobre cómo está pasando el confinamiento es lo más parecido a ir a tomar unas cervezas con los amigos. Es probable que lo cuente el primer día sea bastante parecido a lo que te contará al día siguiente, y al otro, y al otro… Y es que estos días dan para pocas novedades, pero siempre sienta bien socializar un poco aunque sea a distancia.
  • Noches de concierto: Salir a escuchar al vecino tocar un instrumento o cantar Resistiré a coro con todo el vecindario son algunas de las actividades musicales más populares ahora. Quizás no son del todo tu estilo, pero cuando vas a la verbena de tu pueblo la Orquesta Fantasía tampoco toca tu setlist preferido y no por ello dejas de bailar.
  • Instagram challenges: Aceptar, maldecir a quien te ha retado y realizar de la manera más digna posible challenges de ejercicio físico o de habilidad con el papel higiénico que son mucho más duros y complicados de lo que parecen a primera vista también es una de las actividades que más éxito están teniendo en nuestros paquetes de actividades en el salón.

Y, para los más atrevidos, algunas de las actividades más apasionantes y difíciles de nuestra ruta:

  • Hazte con el mando de la tele: Todo un reto solo apto para los más hábiles.
  • Videollamada en grupo: Toda una experiencia para disfrutar con la familia o amigos y que sacará lo mejor y lo peor de ti a partes iguales.

Baño: tu circuito de bienestar y belleza

El baño es nuestra zona para esa escapada de relax y de bienestar que tan a menudo nos merecemos y que tan necesaria es en estos días de confinamiento, así que nuestra ruta por Casa requiere de muchas paradas en Baño, sobre todo, cuando salimos y entramos de casa.

Este pequeño oasis nos ofrece actividades tan variadas y divertidas como:

  • Fiesta de la espuma: La fiesta de la espuma consiste en lavarte las manos de manera concienzuda varias veces al día. Cuanto más frotes y mejor lo hagas (entre los dedos, entre las uñas, las yemas de los dedos contra la palma, etc.) más espuma harás y más divertida será esta apasionante a la par que higiénica actividad. Los más pequeños se lo pasarán en grande. También tenemos la variante Fiesta del gel hidroalcohólico, pero no triunfa tanto.
  • Circuito spa: El circuito spa de casa es un completo circuito que aúna en un solo espacio lo mejor de cualquier balneario: ducha, bañera con espuma (o minipiscina según lo optimista que seas) chorros de agua fría, agua caliente o agua templada (según cuánto gires el grifo), o incluso sauna, si tu ducha se ha alargado demasiado y eres de aquellos que disfruta cociéndose un poquito bajo el agua hirviendo.
  • Circuito de belleza y estética: Baño también te da la opción de disfrutar de un completo circuito de belleza y estética. Y es que, al pasar tantos días confinados, la opción de realizarte tú mismo tus propias mascarillas, tintes, cortes de pelo, depilaciones, y afeitados está muy a la orden del día y están teniendo mucha popularidad. Dentro de este circuito, el raparse la cabeza o dejarse barba larga es el que está triunfando más entre la clientela masculina. Además, hacerlo ahora reduce al mínimo la vergüenza de que os corten algo más que las puntas.

Como podéis ver, Baño es una de las zonas más recomendadas y placenteras de Casa y a la que os recomendamos acudir a menudo a lo largo del día, por vuestra salud y placer, y la de todos los que os acompañen en esta ruta.

Eso sí, no os vamos a engañar, es el único lugar que puede que tenga cola para entrar y presente tiempo de espera si vais en horas punta o si sois un grupo muy numeroso, pero valdrá la pena ya que, en él, podrás disfrutar del nuevo oro blanco; un producto que se ha revalorizado y descubierto como indispensable en una cuarentena: el papel higiénico.

Además, también podrás disfrutar en él de un paquete de lavandería en el que podrás lavar tu ropa en las condiciones y con los cuidados que tú decidas. ¡Y con el jabón que a ti más te gusta! Para disfrutar de un aroma a fresco y limpio que os hará sentir en vuestro propio hogar.

Dormitorio: ocio y descanso a partes iguales

Picture of a cozy tiny bedroom. Render image.

Después de un largo día de ruta lleno de actividades, cultura, ocio y gastronomía, qué mejor manera que ponerle la guinda a esta experiencia que volver al hotel y disfrutar de un merecido descanso… ¿o de más ocio?

Y es que la zona del dormitorio da pie a todo tipo de actividades. Aunque también te da la opción de acudir a él durante el día para echarse una merecida siesta después de estos días tan agotadores, o de disfrutar en él de un buen libro, de algo de música o de una buena película si disfrutáis de una suite con televisión, nosotros hemos preferido dejar el Dormitorio para la noche.

Y es que el dormitorio es ideal para parejas, no hay discusión, pero también para gente que prefiere viajar sola, o para familias enteras. Todos vais a querer terminar el día en el dormitorio, y todos tenéis cabida en él. ¡Hasta vuestras mascotas!

El dormitorio, además de ser el espacio ideal para el descanso y para el ocio más relajado, promete actividades de lo más atrevidas y solo apta para los más valientes como:

  • Cambiarle la funda al edredón: Una actividad que requerirá de vuestra mayor pericia y de toda vuestra atención y concentración. Un complicadísimo juego de habilidad que pondrá a prueba vuestra paciencia y capacidad de trabajo en equipo después de superar un nada desdeñable reto inicial: poner la sábana bajera. Para aquellos que viajen solos… solo podemos desearos buena suerte.
  • Cambiar la ropa del armario: Este confinamiento se está dando en una época maravillosa de cambio de estación, por lo que una de las actividades indispensables en estos días es recoger la ropa de invierno y empezar a sacar la de primavera y verano. Eso sí, esta actividad puede ocuparos una buena parte del tiempo además de descubrir que, quizás, la ropa del verano pasado no acabo de quedaros como recordabais. Actividad solo apta para mentes fuertes.
  • También tenemos la actividad de “Un capítulo más y nos dormimos” que gusta tanto que en la mayoría de ocasiones tanto las parejas como quienes viajan solos, suelen repetir.

Paquete premium: terraza o jardín

Para aquellos más afortunados y que puedan contratar el paquete Premium, podrán disfrutar de otra zona de lo más idílica para estos días: terraza o jardín.

En estas zonas podréis disfrutar de todo lo que hemos comentado anteriormente, pero con mejores vistas y al aire libre. Un auténtico lujo, vamos.

Además, también podréis disfrutar de extras como barbacoas, desayunos al sol, bonitos atardeceres, charlas bajo las estrellas y, para aquellos que contraten el Premium Vip Extra: una piscina con la que podrán darse ya sus primeros chapuzones del año y de la que tanto niños como adultos son muy seguidores.

Paquete adventure: salir a comprar o pasear al perro

Para los más aventureros también existe el paquete Adventure, un paquete de actividades que incluye todas las actividades estándar que ofrece Casa, más la posibilidad de salir a comprar, a pasear al perro o a tirar la basura.

Pequeñas escapadas de primera necesidad e individuales que requieren de la máxima preparación y pericia por parte de los clientes (utilización de guantes y mascarilla, mantenimiento de la distancia de seguridad con las demás personas y extremando las condiciones de higiene al mismo momento que intentas volver a casa en el menor tiempo posible).

Eso sí, os recordamos que este paquete no es apto para mayores de 65 años por causas de seguridad aunque os prometemos habilitarlo muy pronto para todo ellos y sin restricción alguna para que puedan disfrutarlo con total normalidad 🙂

Y hasta aquí nuestra #rutasenconfinamiento por Casa, un destino de auténtico lujo que la mayoría de nosotros estamos empezando a descubrir y a valorar más estos días y que, por qué no decirlo también, tenemos ganas de perderla de vista unos días y volver a viajar por todo el mundo, pero estamos convencidos de que muy pronto, y si seguimos en casa y haciéndolo todos juntos tan bien, podremos hacerlo.

¿Y vosotros? ¿Habéis hecho vuestra ruta por casa? ¡Nos encantará leer vuestra ruta en comentarios o usando el hashtag #rutasenconfinamiento! Os prometemos que los leeremos todos que, de aquí, ¡no nos vamos a mover! 😉