Skip to content

Una ruta por Montmartre inspirada por Amélie

January 11, 2012

Recuerdo perfectamente el día que fui a ver Amélie al cine. Hace más de 10 años, pero lo recuerdo, sí. Me tocó un día otoñal de mucha lluvia -debía de ser octubre o noviembre-. Y era uno de esos días que fui al cine solo y con muchas ganas de disfrutar de una buena peli. Las expectativas estaban muy arriba -algo que no suele ser bueno- porque las dos obras que había visto de Jean Pierre Jeunet -tanto su ópera prima en la gran pantalla Delicatessen de 1991 como La ciudad de los niños perdidos de 1995- me habían encantado.

Y Amélie me enamoró. Literalmente. La propia Audrey Tautou, el ritmo de la película, la magia del guión, sus personajes… Salí fascinado. Una película fácil, cercana y que supo transmitir un montón de valores de esos que nunca deberíamos olvidar. ¿La habéis visto, verdad? Aquí os dejo el tráiler:

¿Os acordáis qué sucede cuando se entera que Lady Di ha fallecido en un accidente de tráfico? Ese día, Amélie Poulain decide cambiar su vida. ¡Y la de muchas más personas! Pero no os voy a contar la película en este post, no. Para nada.

¡Al revés! Voy a animaros a que en vuestro próximo viaje a París busquéis a Amélie. Y os aseguro que si me hacéis caso, os parecerá verla en los rincones de Montmartre que os he preparado en este tour. Y es que este fantástico barrio parisino aún sabe guardar la esencia de lo más auténtico. Sí, aún hoy. Ya os habíamos propuesto algún itinerario por aquí y recuerdo que os había prometido esta ruta un tanto especial.

A) La estación de metro de la escalera doble donde Amélie describe el mercado al ciego

B) La calle del inicio, donde el moscardón, donde el apartamento de la protaginista, claro

C) Donde acude Amélie a soñar

D) La estupenda verdulería del Sr. Collignon donde Amélie compra tres avellanas y una alcachofa -por cierto, el actual dueño guarda el cartel “Maison Colignon, fondee 1956” en el interior-

E) Baja por estas escaleras, ¡imperdibles!

F) La plaza imperdible del barrio. Sale en tantas y tantas películas, fotos y postales…

G) Donde trabaja Nino. Sí, ya sabes dónde 😉

Y para acabar con un estupendo sabor de boca:

H) El fabuloso café art decó Café des 2 Moulins donde trabaja. ¡Sí, existe!