Skip to content

La emblemática y controvertida Opéra Bastille, París

June 3, 2012

La Ópera Nacional de París Bastilla se inauguró oficialmente el 14 de julio de 1989 coincidiendo con el bicentenario de la Toma de la Bastilla, hecho que dio comienzo a la Revolución Francesa.

Como otros tantos edificios parisinos -entre los que se incluyen la propia Torre Eiffel– tuvo que soportar muchas críticas por su diseño vanguardista. De hecho, rompe completamente con la estética y el diseño de las óperas clásicas cuyo máximo exponente en París es la espectacular Ópera Garnier. Para mí, eso es bueno, ¿no crees?

La Opéra Bastille con el reflejo del monumento de la Place de la Bastille reflejado en sus cirstales

La obra fue impulsada por el presidente Miterrand, que quería popularizar la ópera entre el público y alejarla del carácter elitista de los barrios elegantes. De hecho, los precios son más populares que los de la Opçera Garnier.

Así, en marzo de 1982 se tomó la decisión de construir una nueva ópera en París y en julio de ese mismo año se organizó un concurso internacional en el que se recibieron cientos de proyectos. En 1983 se declaró ganador el proyecto presentado por el arquitecto canadiense-uruguayo Carlos Ott y solo un año más tarde comenzaron las obras.

La Ópera Nacional Bastilla es una imponente estructura de cristal, de diseño moderno y líneas curvas. La transparencia, el blanco, contrasta con elementos oscuros como el pórtico de la entrada realizado en mármol oscuro o las butacas tapizadas también en color oscuro. Sin duda, tiene mucho carácter.

Pero sobre todo destaca por su transparencia en las fachadas y el techo, por sus formas geométricas y por su superficie desnuda de todo ornamento. Y es que su encanto se aprecia sobre todo al caer la noche, cuando los cristales reflejan las luces.

Monumento de la Place de la Bastille y la Opéra Bastille de fondo

En tu visita a la zona, además de admirar la propia Place de la Bastille y de pasear por el aún desconocido para los turistas Port de l’Arsenal, no dejes de hacerle, al menos, una bonita fotografía a la emblemática y controvertida Opéra Bastille.