Skip to content

Buttes-Chaumont, un parque desconocido

September 23, 2016

Seguramente no hayas oído hablar mucho sobre este parque parisino, pero te aseguro que es uno de los más bonitos y románticos de la capital francesa. Si eres un romántico empedernido, te garantizo que este lugar desprende magia y belleza por los cuatro costados. O, mejor dicho, por los tres, dado que el parque tiene una forma más bien triangular.

Quizá el hecho de que esté un tanto apartado del centro de París hace que no reciba tanto turismo, y quizá por el mismo motivo muchos parisinos escojan este parque para alejarse del asfalto y pasar un weekend de lo más bucólico. Lo cierto es que en París hay muchos parques y zonas verdes en los que desconectar de la rutina, pero Buttes-Chaumont es especial. Y ahora mismo lo vas a comprobar. Situado al nordeste de París, en la zona de Belleville, con sus 25 hectáreas es uno de los 3 parques más extensos de la ciudad. Aunque lo que le da ese toque mágico y romántico es el gran lago artificial de casi 2 hectáreas, en cuyas aguas nadan apaciblemente patos y gansos. Y en medio del lago, un macizo rocoso de 30 metros coronado por el Templo de la Sibila, desde el que se obtienen fabulosas vistas al barrio de Montmartre.

Tempietto del parco Parc Buttes-Chaumont a nord-est di Parigi
Templo de la Sibila

Un terreno escarpado y rocoso, grutas, cuevas y caminos empinados caracterizan este parque, que debe su abrupta geografía a la cantera de yeso que ocupó esta zona hasta 1860. De hecho, este parque se remonta al mandato de Napoleón III, quien reconvirtió muchas zonas de París en áreas verdes (incluyendo el actual bosque de Boulogne, el bosque de Vincennes y el parque Montsouris). Así pues, la transformación de la antigua cantera en el formidable parque que vemos a día de hoy llevó 3 años de obras, 200.000 metros cúbicos de tierra fértil y un poco de dinamita que hiciese aparecer el lago y la gruta rocosa con sus cascadas y arroyos. Finalmente se inauguró y lució esplendoroso en 1867, coincidiendo con la Exposición Universal de París.

Sus pendientes y ondulantes caminos lo hacen ideal para pasear, sus vastas áreas de césped para descansar o pasar una entretenida tarde de picnic con amigos, y para los más pequeñajos… ¡dos teatros de marionetas! Le Guignol de Paris y el Théâtre Guignol Anatole. Aunque, a decir verdad, la joya de la corona, como ya adelantaba al principio, es el macizo rocoso que se eleva del centro del lago y, más exactamente, las vistas que se obtienen desde el Templo de la Sibila, situado en la cúspide. El acceso a este islote rocoso es cuanto menos emocionante. Espero que no te den miedo las alturas, puesto que tendrás que cruzar un puente colgante de madera. Una vez en el Templo de la Sibila, erigido en 1869, simplemente disfruta de las espectaculares vistas que desde aquí podrás obtener de Montmartre (con la imponente basílica del Sacré Coeur), y también de Saint Denis. Y si te das una vueltecita por la cima de este islote podrás ver de cerca el nacimiento de la cascada de 30 metros que cae caudalosa por las paredes del acantilado hasta desembocar en la gruta excavada en este mismo macizo. Y, lo dicho, si las alturas no te asustan, puedes ir descendiendo hasta el embarcadero del lago a través de una escalera de 200 peldaños.

"A recreation of a tropical waterfall in Paris, France. View my"

Cómo llegar al parque Buttes-Chaumont de París

Metro: Línea 7, Buttes Chaumont
Autobuses: líneas 48, 60 (parada Botzaris); 48, 60, 75 (parada Mairie) o línea 26 (parada Botzaris Butte)

Dirección: Distrito 19

Horario del parque Buttes-Chaumont de París

En verano, del 1 de mayo al 20 de septiembre de 7:00 a 22:00 h.
En invierno, del 30 de septiembre al 30 de abril de 7:00 a 20:00 h.

Ducks in the lake of Buttes Chaumont park in Paris - France
Patos en el lago del parque Buttes-Chaumont

Y, para terminar, una pequeña curiosidad. ¿Sabías que muchos de los inmuebles del centro de París se construyeron con el yeso y la piedra moleña que se extrajeron de la cantera que había justo en el lugar que hoy ocupa el parque Buttes-Chaumont? De hecho, cuentan que el nombre de Chaumont viene de la contracción de “chauve mont”, es decir, “monte calvo”. Y es que quién iba a pensar que en una zona rica en yeso pudiesen crecer algún día plantas. Y mucho menos, un frondoso parque con árboles centenarios (¡hay un plátano oriental plantado en 1862!), una gran variedad de plantas, y ¡hasta un acantilado con una cascada de 30 metros! Hoy más que nunca el lema de Adidas nos viene al pelo: Impossible is nothing.