Skip to content

La arruga es bella. Y cuando la firma Gehry, bellísima.

November 24, 2011

Probablemente el skyline más famoso del mundo sea el de Nueva York. Y sí, este 2011 ha vuelto a cambiar. Para mejor, claro. Y es que no importan las crisis globales: en Manhattan siguen levantándose titanes que dejan al mundo boquiabierto y redibujan una vez más el perfil de la ciudad.

Esta vez ha sido en el Distrito Financiero, cerca del Puente de Brooklyn, exactamente en el número 8 de Spruce Street. Aquí, se levanta un espectacular edificio de 76 plantas obra de Frank Gehry que fascina por sus arrugas. Bellas. Bellísimas. De alguna forma, pertenece a las páginas de un cómic -ya arrugado- donde aparecen los edificios de ficción de Gotham City. Pero en esta ocasión el superhéroe no es Batman, sino el arquitecto canadiense-estadounidense Frank Gehry, diseñador del rascacielos que, con el poco tiempo que lleva afincado aquí, ya es conocido mundialmente como el New York by Gehry.

Seguramente ya conoces otras obras de Gehry, como el Guggenheim de Bilbao, la Casa Danzante de Praga o el Banco DG de Berlín -pronto os enseñaré unas fotos del interior de este edificio de mi última visita a Berlín-. Me encanta.

En sus 265 metros de altura y 76 plantas cabe de todo: desde un colegio hasta un hospital. Eso sí, sin olvidar el lujo y la exclusividad, ya que la mayoría del edificio es residencial. Sí, viviendas de poco más de 40 metros hasta otras de 150. En un próximo post os contaré cómo es por dentro. ¿Quién sabe? Quizás alguno de vosotros pueda alquilarse un apartamentito aquí.

Imagen del post cortesía de Gehry Partners, LLP