Skip to content

LALIst: 7 “false friends” londinenses

June 15, 2016

En nuestra vida de estudiantes de inglés habremos oído hablar de los false friends ¿un centenar de veces? ¡Como mínimo! Esas palabrejas que se parecen mucho a alguna en nuestro idioma pero que tienen un significado radicalmente distinto en inglés seguro que te han traído de cabeza más de una vez. Lo que seguro que no te imaginabas es que también existen los false friends reales. Me explico: hechos que dabas por sentado de una forma y al final son de otra, confusiones y equívocos que te llevan al lugar erróneo, etc.

Pues bien, Londres da pie a múltiples confusiones. Así que para que no te lleves ninguna decepción cuando aterrices en la capital británica, te dejamos una lista para que vayas bien prevenido y no te la den con queso. Ya sabes lo que dicen, mejor prevenir que curar. 😉

1. No confundas el Tower Bridge con el London Bridge

La confusión entre estos dos puentes de la capital británica viene de lejos. Y sino que se lo digan al magnate norteamericano Robert McCulloch, quien ya en 1968 confundió estos dos puentes y, pensando que compraba el majestuoso y opulento Tower Bridge, acabó desembolsando una fortuna por el menos espectacular y mucho más austero London Bridge. Así que ya sabes, estate atento, y no te confundas.

_MG_8913
Vistas del Tower Bridge al atardecer

2. El British Museum no es el Museum of London

El Museo Británico (British Museum) es uno de los museos más importantes a nivel mundial por albergar una colección permanente de más de 8 millones de obras y contar entre sus exposiciones con una de las mayores colecciones de momias egipcias, así como una vasta colección de objetos y esculturas pertenecientes a la Antigua Grecia.

Pero si lo que quieres es saber más sobre la historia de Londres, no hace falta que te zambullas en el Museo Británico. Darás vueltas y más vueltas, y ni rastro de las galerías sobre la ciudad de Londres. Para conocer cada detalle de la historia de esta fascinante ciudad tendrás que ir al Museum of London, ubicado en la City. Este museo es uno de los mayores museos de historia urbana que hay en el mundo.

3. El Big Ben no es la Torre del Reloj

Esta quizás ya te la sepas, pero la verdad es que hoy en día sigue habiendo mucha gente que cree que el Big Ben es la torre de 96 metros de altura que sobresale de la estructura del Parlamento inglés (Houses of Parliament). Y no es así en absoluto. Big Ben es el nombre que recibe la enorme campana de 13,5 toneladas que marca las horas. A su vez, el nombre oficial de la campana es “The Great Bell”, de modo que Big Ben es su apodo cariñoso. ¿Y de dónde se han sacado el nombre de Big Ben? —te estarás preguntando. Aunque nadie lo sabe a ciencia cierta, se cree que este apodo le vino de Sir Benjamin Hall, el primer secretario de Trabajo, y cuyo nombre está inscrito en esta gran campana.

4. No es lo mismo Westminster Abbey que la Catedral de Westminster

A pesar de que ambos lugares son lugares de culto religioso, no están situados en el mismo sitio. La abadía de Westminster (Westminster Abbey) se encuentra en Londres, al lado del palacio de Westminster, en un enclave que la UNESCO declaró Patrimonio de la Humanidad en 1987. Es aquí donde se celebran las coronaciones reales y donde se entierra a los monarcas británicos.

En cambio, la Catedral de Westminster es la iglesia católica más grande de Inglaterra y Gales y la podrás visitar en la ciudad de Westminster, al sur de Inglaterra.

5. Suenan parecido… pero nada más lejos de la realidad: Kennington y Kensington

Kennington, al sur de Londres, no es igual a Kensington, al oeste de la ciudad. Esto puede parecer un poco obvio, pero no son pocos los turistas despistados que han cruzado medio Londres para ver el Kensington Palace (que en su día fue residencia de la princesa Diana de Gales) y se hallan dando vueltas por el barrio de Kennington. Si vas a ir en metro, estate atento. Para visitar el Kensington Palace o los Kensington Gardens, no bajes en la estación de Kennington, sino en la de High Street Kensington.

6. La City de Londres no es sinónimo de la ciudad de Londres

Otro equívoco que nos viene dado por culpa de la polisemia que adquiere la palabra city en Londres. Ya os decía que la cosa iba de false friendsLa City es un barrio del centro de Londres donde se alojan las instituciones financieras de la ciudad (como el Bank of England), así como también algunos de los edificios de construcción más reciente, como el edificio Leadenhall o el Gherkin. Al ser en su mayoría edificios ocupados por oficinas, se conoce a la City como el distrito financiero de Londres.

Dicho esto, espero que tú no seas el próximo que hables de la City de Londres para referirte a la ciudad de Londres; o peor aún, que uses la traducción y te refieras al barrio de la City con el apelativo “la ciudad de Londres”.

Londres no es el único lugar donde son frecuentes estas confusiones. Una cosa parecida les pasa también a los turistas que vienen a Barcelona, que creen que Barça es un diminutivo para referirse a la Ciudad Condal, cuando en realidad solo designa el equipo de fútbol de la ciudad. Otra mala pasada que nos juegan nuestros queridos false friends, esta vez dentro de nuestras fronteras. Pero este caso ya lo abordaremos otro día. 😉

7. La bandera del Reino Unido ondeando en el Palacio de Buckingham no significa que la reina esté dentro

Corre una leyenda urbana que dice que si la bandera del Reino Unido está izada en lo alto del Palacio de Buckingham significa que la Reina Isabel II se encuentra en su interior. Pero me temo que una vez más desmontaremos mitos y leyendas urbanas. Y es que el verdadero significado es justamente el contrario. Cuando veas la Union Flag ondeando quiere decir que Su Majestad está de viaje. Por el contrario, cuando esté izada la bandera real (the Royal Standard flag) querrá decir que la monarca se encuentra “en casa”.

Pero esto no siempre ha sido así. Años atrás solo ondeaba una bandera en el palacio, y esta era la bandera real. Y cuando los monarcas no se encontraban en palacio, simplemente no había bandera. Pero este proceder cambió con la muerte de la princesa Diana en 1997, dado que al no estar los monarcas en palacio no se izó ninguna bandera a media asta, y el pueblo británico se reveló contra estas medidas. De modo que desde 1997 siempre hay una bandera u otra izada. Por cierto, un apunte importante, nunca verás la bandera real a media asta, ni siquiera tras la muerte de un monarca. ¿Por qué? Porque siempre habrá un soberano en el trono.

Y hasta aquí nuestra labor como desmontadores de mitos. Y tú, ¿tienes algún mito que te gustaría desmontar? ¿Conoces alguno de esos false friends que trae de cabeza a turistas y lugareños por igual? Si es así, esperamos que nos los cuentes todos, que curiosos somos un rato.