Florencia, Italia, Los BienVale, Play & Tour, Viajar

BienVale… hacer cola en All’Antico Vinaio de Florencia (por una buena focaccia de porchetta)

El fast food en Florencia tiene nombre propio: All’Antico Vinaio. En pleno centro florentino, a dos pasos de la Piazza Della Signoria, conretamente en el número 65 de la Via de Neri, encontrarás un diminuto local (o vineria como se autodenominan ellos) que siempre está abarrotado. Será por sus suculentos panini, por sus precios más que asequibles, por las botas de vino de las que puedes servirte tú mismo o por la simpatía de su personal. O por una combinación de todo lo anterior. No sabría decirte cuál es la fórmula secreta que ha hecho de esta pequeña vineria la meca del fast food florentino, pero lo cierto es que no se me ocurre un lugar mejor para comerte una buena focaccia de porchetta (carne de cerdo deshuesada, aromatizada con hierbas, sal, pimienta y asada al horno). Y por si esto fuera poco, puedes aderezar tu focaccia con ingredientes extra: un poco de pecorino (queso curado de oveja), berenjena, tomates secos… lo que quieras. Solo de recordar la focaccia de porchetta que me comí hace unos días en Florencia se me hace la boca agua…

Tommaso Daniele Fedra es el artífice de este éxito cosechado entre lugareños y visitantes. Y es que a sus puertas se agolpan florentinos de toda la vida, extranjeros residentes en la ciudad y turistas y curiosos que se quedan en la cola guiados por esa creencia popular de “si está lleno será que lo hacen bien”. A mí me pasó un poco esto último. En vistas del tumulto de gente que había a las puertas del local, y de la cara de satisfacción de los que salían con su focaccia en mano, no tuve ninguna duda. Había que probar esos suculentos bocadillos. Así que me esperé mis 15-20 minutitos hasta que llegó mi turno. Un tiempo de espera que, a decir verdad, me vino de perlas para fijarme en las focaccias que iban saliendo y decidirme por una. Y en eso me ayudaron especialmente unos estudiantes de Erasmus españoles. Hasta ese momento yo no sabía de la popularidad de la porchetta entre los italianos, ni mucho menos de su delicioso sabor. Pero gracias a esos estudiantes que tan bien se lo vendieron a unos amigos que tenían de visita, lo tuve claro enseguida. Me pediría una focaccia de porchetta. Así que cuando me tocó mi turno solo tuve que repetir lo que mi buen maestro (sin él saberlo) se pidió con esa naturalidad de saberse ya medio italiano tras llevar meses residiendo en la ciudad toscana y esa seguridad de saber bien lo que pides. ¡Qué gran acierto el mío! Y aquí entra en juego uno de mis refranes favoritos: “allá donde fueres, haz lo que vieres”. Creo que desde ese mismo instante me hice fan de la porchetta. Qué textura tan melosa, qué sabor, y ese pan calentito (como recién hecho), … “boccato di cardinale”.

focaccias--porchetta-florencia-guia-gratis-pat

Tommaso lleva 25 años al pie del cañón elaborando las mejores focaccias de Florencia, al menos para mí (aunque creo que no seré la única que lo ratifique). Un reconocimiento que se ha ido ganando a pulso apostando por los ingredientes de mejor calidad y por unos bocadillos bien cargaditos. Y por supuesto, como buena vineria que es, todo regado del mejor vino toscano. Esta vineria es todo un emblema en Florencia, y bien vale la pena hacer unos minutitos de cola para degustar la mejor focaccia de la ciudad. Yo te recomiendo la de porchetta, pero si no te llama mucho la atención, en All’Antico Vinaio tienen embutido de primerísima calidad y 100% italiano que seguro que hará las delicias de los paladares más refinados.

Y, para terminar, un aviso de última hora: los lunes está cerrado por descanso del personal, pero te quedan los otros 6 días de la semana para probar sus ya famosos bocadillos, con lo cual no hay excusa que valga. Ah, y si te interesa probar un aperitivo italiano, los martes por la tarde también preparan aperitivos a base de albóndigas, pinchos variados y polenta frita.

¡Buon appetito!

Esto te puede interesar

¡Comenta!