[…] es la antítesis de la monumentalidad del Parlamento y del resto de arquitectura de aquí… pero tiene un no-sé-qué que no te dejará […]