Skip to content

El Manneken Pis, el pequeño belga que no para de orinar en Bruselas

July 10, 2012

Este pequeño niño de poco más de medio metro de alto se ha convertido en el símbolo más famoso y reconocible de la ciudad de Bruselas. Aunque sea pequeña es fácil dar con ella: está céntrica y todos los turistas dirigen sus miradas hacia él sin discreción.

Lo curioso es que la figura data de 1619 y es obra de Jérôme Duquesnoy el Viejo pero aún hoy no se sabe cuál fue su inspiración. Una de las teorías dice que en el siglo XII se encontró al hijo de un duque orinando en medio de una batalla, así que se elaboró la estatua para simbolizar el coraje militar de este pueblo.

El Manneken-Pis de Bruselas

Sin embargo, hay otra leyenda que cuenta que fue durante una procesión cuando una mujer descubrió a un niño haciendo pis en la pared de su casa y le echó una maldición que lo convirtió en una estatua de piedra, condenándolo a estar orinando para siempre.

Evidentemente, la escultura que está orinando y orinando sin parar es una réplica de la original, que se encuentra en el Museo de la Ciudad de Bruselas.

Pero además de esta escultura, hay otra que también llama la atención en Bruselas que es un poco menos conocida. Es fácil dar con ella también, está hacia el final de la rue des Bouchers, en el Callejón de la Fidelidad. ¿De cuál estoy hablando? De la Jeanneke-Pis, la versión femenina del Manneken-Pis, esculpida por Debouvrie en 1985 e inagurada en el 87. Se trata de una adorable niña en cuclillas haciendo pipí.

La Jeanneke-Pis d Bruselas

Desde luego, ambas esculturas son esenciales en tu álbum de fotos de Bruselas. Además, solo las separan unos 10 minutos a pie. No te pierdas al niño ni a la niña 🙂


View Larger Map