Skip to content

El majestuoso Ayuntamiento de Bruselas

August 28, 2012

La primera piedra del magnífico Hôtel de Ville o Ayuntamiento de Bruselas fue colocada hace más de 600 años. Sí, fue en 1401, aunque su construcción no se finalizó hasta 1459. El resultado, un majestuoso edificio gótico que preside la Grand-Place de la ciudad con orgullo, incluso tras haberse reconstruido gran parte tras sufrir severos bombardeos del ejército francés en 1695.

Su fachada está decorada por un conjunto de más de 150 estatuas de un realismo asombroso que quedarán geniales en tu cámara. Sobre la entrada principal se alza una gran y elegante torre de 96 metros de altura, proyectada en el año 1449 por Jan van Ruysbroeck, coronada por una figura de cobre a modo de veleta que representa la figura de San Miguel Arcángel, patrón de la ciudad, y que fue construida por Martin Van Rode en el año 1455.

Y ahora, una curiosidad de viajero detallista: si observas con detenimiento la torre te darás cuenta no queda encuadrada simétricamente en la fachada. ¿Por qué? Cuenta la leyenda que, al darse cuenta de este hecho, el arquitecto se quitó la vida lanzándose al vacío desde el tejado. Pero hoy pocos creen que sea cierto. De hecho, la torre se eleva precisamente en ese lugar para respetar y reforzar el pórtico de la torre original.

La torre del Ayuntamiento de Bruselas

Por su parte, el ala derecha del edificio fue construida por Jacques van Thienen, mientras que se desconoce la autoría de la zona izquierda, edificada 40 años más tarde. Y precisamente en el área de la fachada del ala izquierda hallarás la escalera de los leones, una escalinata de piedra decorada que era la entrada principal del antiguo edificio. Además, si te fijas en el tejado, de gran tamaño y desnivel, comprobarás que presenta una serie de buhardillas perforadas con lucernas.

Detalle de las figuras del Ayuntamiento de Bruselas

Evidentemente, mi recomendación es realizar una visita al interior del Ayuntamiento, donde se conserva una gran colección de tapices del siglo XV, así como pinturas, esculturas y muebles. De entre todos los elementos que aquí encontrarás quiero destacar el patio interior, decorado con dos magníficas fuentes, y el Salón de los Concejales, donde se conservan unos tapices del siglo XVIII que narran la historia del Rey Clodoveo.

Además, no te pierdas el Salón de Juntas decorada con tapices y un suelo revestido de marquetería y el Salón Nupcial, con ornamentación en ébano y caoba. En este último lugar se solían reunir los delegados de los distintos gremios. Hoy, como habrás adivinado por su nombre, es donde se celebran las bodas civiles. Vaya lujazo.

Y ahora, un poco de info práctica.

Para empezar, se ofrecen visitas guiadas sin cita previa en inglés, francés y holandés. Los horarios son los siguientes:

  • Miércoles: a las 13h en holandés, a las 14h en francés y a las 15h en inglés.
  • Domingos: a las 11h y 16h en holandés, a las 12h y 15h en francés y a las 10h y 14h en inglés.
  • Los tickets te salen a 5 € por adulto y se compran, al menos, un cuarto de hora antes de la visita, en la oficina de turismo de la propia Grand-Place y de la Rue Royale, 2.

En cambio, si eres previsor y pides cita previa por teléfono o por su web, las visitas son más completas:

  • Estas son las mañanas del lunes, martes y miércoles y las tardes de los jueves.
  • ¿Y cuánto cuesta tu visita con cita previa? Más económico que sin cita previa, evidentemente. El ticket individual sale a 3 € y a 65 € el grupo, con un máximo de 20 personas por grupo.

Si, además, te ha gustado de día, no dejes de visitar la Grand-Place de noche para sorprenderte con el Hôtel de Ville iluminado. Mira, mira:

El Ayuntamiento de Bruselas de noche