Skip to content

Potsdamer Platz, centro de la nueva Berlín

November 20, 2011

Antes de la guerra, esta plaza ya era uno de los centros neurálgicos de Berlín con una actividad cultural y comercial siempre a pleno rendimiento. Pero con los bombardeos, quedó gravemente dañada y no la sometieron a ningún tipo de rehabilitación e incluso años más tarde, con la construcción del Muro, quedó completamente dividida, en tierra de nadie. Y es que la Potsdamer Platz es justo el punto donde convergían los sectores británico, americano y soviético. Por eso a veces los berlineses se refieren a ella como la esquina de los tres sectores.

Se trata, por encima de todo, de un lugar simbólico. Afortunadamente, desde la caida del Muro la Potsdamer Platz no solo se ha recuperado, sino que se ha transformado. Tanto, que hasta ni parece una plaza. Rodeada de tiendas, oficinas, restaurantes, hoteles, cines, cafés, etc la Potsdamer Platz se ha convertido en el centro de la nueva Berlín.

Sin ninguna duda, el edificio que más destaca es el Sony Center, que se inauguró en el 2000 como un hito arquitectónico sin precendentes. Diseñado por Helmut Jahn, es espectacular. En medio destaca una plaza con un dosel de cristal y vigas de acero que por la noche se ilumina con luces ulticolor que van variando de una forma muy elegante.

En la misma plaza, además, se encuentra el Museo del Cine de Berlín -Deutsche Kikemathek Museum Für Film Und Fernsehen-, que abarca toda la historia del séptimo arte alemán, desde sus inicios hasta hoy. Lo más atractivo de su colección son las salas dedicadas a la actriz Marlene Dietrich y la muestra que trata el cine durante el período nazi, con Leni Riefenstahl como principal cineasta del régimen. La verdad es que, para mí, Riefenstahl es una de las grandes maestras del cine, a menudo infravalorada o directamente anulada por haber trabajado para Adolf Hitler. Algún día os hablaré de ella, de sus películas, de sus fotografías y de su gran influencia en la historia del cine y, muy en concreto, en el cine publicitario.

Y tampoco te pierdas la Huth  Haus, un edificio resistente donde los haya: puede presumir de haber sobrevivido a la Guerra Mundial y a las tres décadas de dominio comunista. Diseñada en 1912 por Conrad Heiden-reich y Paul Mitchel, fue uno de los primeros edificios de la ciudad en usar armazón de acero. En su interior hay un restaurante y las conocidas galerías del DaimlerCrhrysler Contemporary en el cuarto piso.