Florencia, Italia, LALIst, Play & Tour, Viajar

LALIst: 5 secretos ‘fiorentini’

No cabe duda de que Florencia es arte y cultura por sus cuatro costados. Sin embargo, vale la pena descubrir estos cinco secretos que te llevarán a conocer la otra cara de la capital toscana.

1. Comerse un panino de trippa

Si quieres sentirte como un auténtico florentino, píllate al vuelo un consistente panino de trippa en uno de sus puestos ambulantes o carritos que puedes encontrar alrededor del Mercato Nuovo o cerca de la Chiesa di Santa Margherita. Pero, ¿en qué consiste exactamente esta delicatessen florentina? Pues como la misma palabra dice, se trata de un bocadillo de tripas de ternera troceadas, hervidas, laminadas y exquisitamente condimentadas. Vendría a ser algo parecido a los callos, pero con un sello 100% florentino. También existe la variante servida en plato, que recibe el nombre de “lampredotto” y, como ya te comentamos en su día, lo sirven delicioso en la Trattoria da Rocco del Mercato di Sant’Ambrogio.

2. Farmacia con solera

No es necesario ser un loco de los herbolarios para visitar uno de los establecimientos más antiguos de la ciudad. Bajo el nombre de Officina Profumo-Farmaceutica di Santa Maria Novella (Via della Scala 16) se encuentra este “monumento” a los olores y las hierbas medicinales fundada por los monjes dominicos en 1612. Tanto es así que se considera la farmacia más antigua de Europa y una de las más antiguas del mundo. Desde entonces, aquí se pueden comprar fragancias, tés y cremas a gogó.

3. Escapada botánica

Después de una intensa visita a la Galeria Uffizi o a alguno de sus maravillosos palacios y museos, apetece apartarse de las masas de turistas y perderse un rato en algún parque… Florencia no tiene demasiados, pero cuenta con un jardín precioso donde refugiarse. ¿Su nombre? Giardino dei Semplici (también conocido por ser el Jardín Botánico de Florencia). Fundado en 1545 por la célebre familia de los Medici, este rincón tranquilo se encuentra en el número 3 de la Via Pier Antonio Micheli, y es un escaparate de bellas flores, plantas medicinales, especies autóctonas toscanas, así como flores silvestres de los Apeninos. Todo esto y mucho más en este jardín de 2,3 hectáreas.

4. Un paseo de lo más “fashion”

Nadie duda de que Florencia es quizás la ciudad más elegante de todo Italia. Moda de pies a cabeza, conjunción de colores, complementos y etiquetas con nombres en mayúsculas colgando. Via de Tornabuoni es posiblemente el paraíso de las grandes marcas: junto a las conocidas casas de Prada y Cartier, lucen los zapatos de Salvatore Ferragamo, los diseños de Roberto Cavalli o el nombre 100% florentino de Gucci, que nació en la cercana Via della Vigna Nuova en 1921.

5. Cultura carcelaria

Nadie hubiera imaginado que hoy, la antigua prisión de Florencia, construida en 1883, sería uno de los epicentros intelectuales y culturales de la ciudad. El bonito edificio de ladrillo rojo esconde librerías, cafés y galerías de arte donde no es difícil avistar escritores y artistas debatiendo junto a viajeros curiosos maravillados ante este peculiar espacio. Las puertas macizas que conducen a las celdas de la antigua prisión, muchas de las cuales se han convertido en librería, vinatería o galería de arte, son inconfundibles.

Esto te puede interesar

¡Comenta!