Roma

El corazón de Roma

No viajero, no vengo a hablarte del Coliseo, esta vez tiro más hacia lo verde, hacia uno de los parques más románticos de Roma, Ville Borghese. Considerado uno de los parques más emblemáticos de toda la ciudad, nos ofrece mucho más que un paraje verde y con sombras que pueden resguardarnos del achicharrante sol en mitad de nuestra ruta.

Más allá del paraje del que disfrutar a pie o en bicicleta, tenemos un par de curiosidades que te van a dejar con la boca abierta, la primera de ellas, puede que no la observes a simple vista, pero no por nada este es uno de los lugares más románticos de toda Roma. Si te fijas bien en el mapa de los jardines, ¿a qué famosa figura os recuerda? ¡Exacto! ¡A la de un corazón!

Puede que sea un dato a primera vista irrelevante, pero personalmente considero que es una curiosidad significativa teniendo en cuenta que Ville Borghese es considerado el jardín de los enamorados, ¿y qué mejor símbolo del amor que un corazón?

La segunda curiosidad de estos bonitos jardines, la tendrás que buscar. En uno de los rincones del parque, te encuentras con el Reloj de Agua de Pinicio, una pequeña torre ubicada en mitad del estanque que gracias a la decoración en madera y los detalles florales tanto de las manecillas como de la estructura, hacen que se camufle a la perfección con el entorno. El reloj fue presentado en 1867 en la Exposición Universal de París, y es el único modelo de hidro-reloj de toda Roma que está situado en un lugar público. Su funcionamiento es bien sencillo, es el agua de la parte inferior lo que hace que el péndulo se ponga en movimiento.

Para acabar, y aprovechando que te encuentras ya en estos magníficos jardines, yo no lo dudaría a la hora de acercarme a visitar la Galería Borghese, es muy recomendable 😉

Esto te puede interesar

¡Comenta!