Roma

Cómo llegar del Coliseo a la Bocca della Verità

¡Hola viajero!

Sabes que Roma es uno de nuestros destinos predilectos y que, de poder hacer una escapadita rápida, no lo dudamos mucho y nos cogemos un vuelo a la espectacular ciudad eterna. Hay tantísimas cosas que visitar, tantos secretos y rincones que descubrir que nunca regresamos a casa sin que nos haya sorprendido algo nuevo. Pero siempre hay un pero, o más bien, cuando nos toca recomendar puntos de interés, aunque nosotros lo tengamos muy claro e incluso bien localizados en el mapa de Roma (aquí te dejo el link gratuito para descargarte tanto la audioguía como el mapa) los imprescindibles de la ciudad, siguen habiendo puntos a los que es, ya no difícil, pero si complicado descifrar su localización, no porque sean precisamente puntos en los que poca gente se detenga, más bien porque de pasar por el lado y no ver la cola, no te plantearías que ahí se encuentra un must a visitar en tu recorrido por la ciudad.

¿Por qué te suelto este rollo, viajero? Pues todo viene a raíz de una conversación familiar que mantuve el otro día mientras tomábamos un cafecito después de los postres. El tema giró en torno a Roma, algunas curiosidades y de la famosa Bocca della Verità, de la que te hemos hablado ya muchas veces porque, además de enamorados de la película Vacaciones en Roma y de la escena en la que Audrey Hepburn cae de cuatro patas en la broma que le hace Gregory Peck, es un monumento que nos gusta mucho. La cuestión es que la parada obligatoria para saber de las mentiras ajenas y propias, no suele ser un punto de interés al que resulte fácil acceder, o más bien, que resulte sencillo ubicar pese a que sepamos que está en la iglesia medieval de Santa Maria in Cosmedin. Si llevas unos días paseando por Roma, lo que esperas es encontrarte el monumento de frente y a la vista y, en este caso, puede decirse que la famosa alcantarilla está custodiada tras una verja.

Si eres de los que, como servidora, suele tomar como referencia puntos estratégicos para llegar a los sitios, aquí arriba te dejo un recorrido para llegar desde el conocido Coliseo hasta la Bocca della Verità sin pérdida alguna pasando por otros puntos de interés que seguro que también te interesan.

Arco de Constantino

Parte hacia tu destino desde la entrada principal del Coliseo, no hay pérdida, seguro que la larga cola (sí, esa que te has saltado gracias a seguir nuestra recomendación de coger la entrada por adelantado 😉) te ubica, hacia el Arco de Constantino, uno de los arcos más grandes y mejor conservados de la ciudad del que te hablaré en otra ocasión. Si has decidido detenerte a contemplarlo y a hacerle alguna que otra foto, cuando acabes no te desvíes mucho, sigue el camino que tiene detrás, en dirección opuesta al Coliseo, por a la Via di San Gregorio y sigue el camino que te llevará, sin pérdida alguna, hasta el Circo Massimo.

Circo Massimo

¿Qué si esta gran extensión de tierra salida de la nada es el Circo Massimo? Sí, lo es. Vale que puede que te decepcione un poco si esperabas encontrarte con algo más que una explanada de más o menos la extensión de un campo de fútbol, o a algún par de romanos haciendo carreras de cuádrigas, pero no puedes negarme que es impresionante y que en esa zona de la ciudad se respira historia y victorias. Estoy segura que de cerrar los ojos y afinar un poco el oído puedes escuchar los clamores y el griterío que se sucedieron en el que fue uno de los estadios más grandes de Roma antes de caer en desuso. Como recomendación, si te apetece hacer un poco el cabra e incluso echar a correr por dónde lo hicieron antes grandes atletas, ¡no te estés de hacerlo! Pese a que puedes pasear por las calles laterales, yo aprovecharía para bajar y dejarme llevar por el momento del paseíto.

Si sigues por la Via dei Cherchi hasta llegar al final, te encontrarás con la Piazza della Bocca della Verità, que más allá de contener nuestro deseado final de trayecto, solo nos indica que se encuentra cerca (muy cerca). Pero antes de llegar, cruza hasta el Foro Boario, dónde antiguamente solía realizarse el comercio de animales, y échale un vistazo al Templo de Hércules Víctor (Tempio di Ercole Vincitore), templo dedicado a Hércules que muchos confundieron con el de Vesta debido a su disposición, te sorprenderá saber que, además, es el templo de mármol más antiguo de Roma.

Iglesia Santa Maria in Cosmedin – Bocca della Verità

Ahora sí, después de esta paradita técnica, toca dirigirse hacia nuestro destino: la Bocca della Verità. Para ello, cruza nuevamente la calle hacia la iglesia de Santa Maria in Cosmedin, esa que tiene una visible verja negra en la entrada, ¿la ves? ¡no hay pérdida! Y si has logrado verla, quiero darte una buena noticia: ya has encontrado la Boca de la Verdad, porque es detrás de esa verja dónde se encuentra nuestro destino.

Ahora sí que sí, viajero. ¿Sacarás la mano de la Bocca de la Veritá, o te la arrancará de un mordisco? Espero que no hayas sido muy mentirosillo y que salgas ileso 😉

Esto te puede interesar

2 Comments

  1. Roser

    July 24, 2017 at 7:44 am

    ¡Hola Jose!
    Muchísimas gracias por tu aportación 😊 lo tenemos en cuenta también, es cierto que el paseo propuesto para llegar a la Bocca della Verità no es ni el más corto, ni el que agradecerías un día de calor sofocante, pero consideramos que es interesante pasar por el Circo Massimo (aunque también es cierto que la temperatura influye en lo agradable que sea o no el paseo).
    Muchas gracias de nuevo,
    ¡Nos seguimos leyendo!

  2. Jose A

    July 22, 2017 at 10:54 pm

    Se tarda menos desde plaza Venecia y pasas menos calor. A nosotros nos mando por ahi la oficina de turismo y un poco mas y nos morimos. Encima los puestos de agua costaba la botella “a millón”. Un saludo

¡Comenta!