48 horas, Destacados, Florencia, Italia, Viajar

48 horas en Florencia: lo que no deberías perderte bajo ningún concepto

Una escapada a Florencia siempre es una decisión acertada: para conocer la ciudad y su gente, para visitar con calma sus diferentes museos, para degustar las delicias gastronómicas de la Toscana, para escaparte a conocer otras ciudades cercanas como Pisa, San Gimigniano, Siena, Lucca… Y es que Florencia exige volver. Una y otra vez, volver. Siempre hay algo nuevo con lo que te sorprenderá: sus cafés, sus exposiciones, sus mercados, sus plazas… ¡Hay tanto por y para ver!

Y para dar respuesta a un memorable –e intenso- fin de semana en Florencia, ¿qué debemos visitar para exprimir nuestras 48 horas al máximo? Aquí vamos con nuestra propuesta de Florencia en 48 horas, la ruta más popular creada por nuestro guía local que tienen en cuenta las preferencias de viajeros como tú y como yo 🙂

¡Comencemos con un mapa!

Las rutas a pie que te hemos marcado en el mapa están optimizadas y pueden realizarse en 2 días. Tendrás que caminar, eso sí 🙂 Pero verás casi, casi todo lo más importante de Florencia.

Evidentemente, no tendrás tiempo de ver todos sus museos y galerías. ¡Son muchos! Lo que sí te hemos marcado como imprescindible es la Galleria dell’Accademia para ir a saludar al David de Miguel Ángel y la Galleria degli Uffizi para el Nacimiento de Venus de obootticelli, los Duques de Urbino de Piero della Francesca, la Venus de Urbino de Tiziano, el Baco de Caravaggio… ¡Son tantas obras!

Por eso, en nuestro itinerario por Florencia hemos decidido empezar siempre por uno de estos lugares, ya que a primera hora es cuando menos turistas hay. Otra opción interesante a tener en cuenta sería dejarlos para última hora del día, cuando tampoco hay tanta afluencia de público, pero el cansancio acumulado no dejará que disfrutes de las obras como se merecen. Pero claro, tú eliges.

Así que, sin más preámbulos, empecemos con el itinerario del primer día marcado en naranja… ¡Vamos allá!

Ruta por Florencia – día 1

Como te comentaba, empecemos por el icono de los iconos florentinos: David. Desayuna bien en tu hotel y ve directamente a la Galleria dell’Accademia. Si consigues estar a primera hora, puedes haber salido en hora u hora y media. Una vez más, te recuerdo que este es uno de los lugares con mayor turismo de la ciudad, por lo que lo más recomendable es que compres tu entrada por adelantado y te ahorres hacer cola y perder tiempo.

Sin duda, el David de Miguel Ángel es la estrella indiscutible de todo Florncia

Las obras imprescindibles que deber admirar en la Galleria dell’Accademia son el David de Miguel Ángel, los esclavos de Miguel Ángel también, la Coronación de la Virgen de Jacopo di Cione, el Rapto de las Sabinas de Gianbologna y el árbol de la Vida de Pacino di Buonaguida. Recuerda que puedes comprar tu entrada prioritaria desde aquí.

Interior de la Basílica de San Lorenzo de Florencia

Después de haber admirado al menos estas 5 obras, dirígete hacia el sur por la Via Ricasoli y gira a la derecha por Via de Pucci, que luego cambia de nombre a Via de Gori para llegar a la Piazza di San Lorenzo. Allí podrás admirar la hermosa Basílica de San Lorenzo y, además, la capilla de los Medici, de la que ya hablamos en nuestro artículo de tumbas por Florencia.

Después dirígete hacia la bonita iglesia románica y gótica Santa Maria Maggiore, de las más antiguas de la ciudad. Románica porque se leantó en el siglo XI. Gótica porque se remodeló seriamente en el XIII. De hecho, se cree que la primera Santa Maria Maggiore es del siglo VIII pero la información no es del todo determinante. ¡Ah! Un detalle, busca a La Berta entre sus paredes exteriores, está muy arriba en el campanario y del lado de la iglesia de Via de Cerretani. Es una cabeza literalmente enganchada aquí. ¿Por qué? Es una de tantas leyendas fascinantes de Florencia, ¿no la conoces? Aquí te la contamos.

Una gran curiosidad sorprende al viajero

Después de haber encontrado la cabeza que sobresale de la pared, dirígete por esa misma Via Cerretani, toma Via del Banchi y legarás a la Basílica Santa Maria Novella, sin duda, una de las más importantes y concurridas de la ciudad. De hecho, su fachada de mármol es una de las más relevantes del Renacimiento florentino. Simplemente impresiona. Entra y contempla la Natividad de Giovanni Boccaccio, un fresco que empezaba a jugar con la perspectiva que me encanta, aunque lo más remarcable es visitar la capilla Tornabuoni. Allí encontrarás frescos de Ghirlandaio y el famoso crucifijo en madera de Brunelleschi. Dentro de Santa Maria Novella, además, está la farmacia más antigua de Europa, ¿recuerdas este artículo?

La elegante Santa Maria Novella de Florencia. En su interior, está la farmacia más antigua de Europa. Dentro, sí.

Después, al salir de esta basílica, vamos hacia el sur, hacia el río Arno. La idea que tienes que perseguir ahora es obtener una magnífica vista del Ponte Vecchio. Una magnífica vista y una gran foto, claro. Así que con Santa Maria Novella detrás de ti, toma Via della Scala (que luego pasa a ser Via del Sole), baja por Via del Moro, gira a la derecha por Palchetti . EN la esquina con la Via della Vigna Nuova verás el Palazzo Rucellai, una obra típica del siglo XV florentino.

Ponte Santa Trinita de Florencia

Luego toma Via del Purgatorio y Via Parioncino hasta el río. Desde aquí las imágenes que podrás capturar del Ponte Vecchio son espectaculares, ¿a que sí? Ains… Y ahora camina una calle tranquiiiilamente hacia el Ponte Santa Trinitá. Pero no lo cruces; mañana lo harás. Hoy aún queda mucho por ver de este lado del río… The best is yet to come! 🙂

Así que gira a la izquierda por la Via Tornabuoni y deja el río detrás de ti para ir a conocer la Iglesia de Santa Trinitá –su interior gótico te enamorará- y el Palazzo Bartolini Salimbeni, casi en frente uno del otro.

Sigue por la misma calle hasta el Palazo Strozzi y gira a la derecha por la Via degli Strozi. Si lo tuyo es el arte contemporáneo, entra para conocer sus exposiciones. Ofrecen un contrapunto espectacular al conjunto del resto de la ciudad.

Esta es una de las grandes plazas de Florencia.

Por esta calle encontrarás otros grandes palacios, como el que da nombre a la calle, claro. Es un paseo muy agradable hacia la Piazza della Repubblica. Disfrútalo a tu ritmo y… ¿qué hora es? Si has ido a buen ritmo, ya deben ser las 12h y poco… ¡hora de comer aquí en Italia! En la propia Piazza della Repubblica encontrarás varios restaurantes interesantes, aunque turísticos. ¿Una recomendación? L’Incontro siempre es un acierto, aunque quizás te baste con una pizza rápida o un panino en alguna de las terrazas de la plaza para continuar el itinerario cuanto antes. ¡Ah!, si tienes niños, has de saber que esta plaza es una parada obligada. ¿Por? Aquí está el Carousel Antica Giostra, un tiovivo fantástico que les encantará 🙂

Sin duda, visitar el Duomo, el Baptisterio y el Campanile es de lo más importante que puedes hacer en Florencia.

Después de repostar y hacer algunas fotos, prepárate, que viene lo bueno. Coge la Via Roma hacia el norte y haz un par de calles solo hasta la Piazza San Giovanni. Aquí está el Baptisterio, el Duomo y el Campanile. Vas a alucinar. Si tienes tiempo, entra. ¿Dónde? Depende de tu fe y afán pero, por mí, en los tres sistios. ¿Vas mal de tiempo? Entonces solo en el Duomo, por supuesto. Si quieres información sobre estos lugares, recuerda bajarte la guía gratis de Florencia en tu móvil y dejarte guiar por el mapa y los comentarios.

Basilica of Santa Croce. Por fuera, espectacular. Por dentro, repleta de obras de grandes artistas. Debes entrar sí o sí.

Una vez hayas visitado el Duomo, vamos a ir hacia la otra plaza imprescindible de Florencia. Toma la Via del Proconsolo hacia el sur, gira a la izquierda en el Borgo degli Albizi y luego a la derecha por Via Giraldi. Gira luego por Via Ghibelina para admirar el Palazzo Borghese y continúa un rato por esa calle hasta girar hacia la derecha por Via Giovanni da Verrazano. Y llegarás a la Piazza di Santa Croce. Es genial. Entra también en la renacentista Basílica de Santa Croce y podrás encontrar obras de Giotto, Brunelleschi, Donatello, Vasaro y muchos más.

Después de visitar esta basílica renacentista con tranquilidad, ¿un café? No. Espera. La plaza a la que iremos ahora es la plaza de las plazas florentinas. Allí, sí 🙂

La Piazza della Signoria es todo un museo al aire libre.

Toma Borgo dei Greci hacia el oeste que luego cambia de nombre a Via dei Gondi y llegarás. Son poco más de 5 minutos a pie de una plaza a otra y ¡ya estás en la famosa Piazza della Signoria! Paséala, fotografíala, disfrútala… y ahora, sí: tómate un café merecido en alguna de las terrazas de aquí y disfruta de tanto arte que te rodea: el segundo David más famoso de Florencia, el Palazo Vecchio, las esculturas…

Desde luego, el haber visto el Duomo, la Piazza della Reppublica, la de Santa Croce y la della Signoria es todo un éxtasis. ¿Se te ha hecho muy tarde ya? Si has entrada en todos los lugares que te hemos propuesto ya deben de ser las 18h y pico o 19h. Puedes optar por ir al hotel y prepararte para cenar o por continuar la ruta. ¿Seguimos?

Para mí, este lado del río nos ofrece la mejor vista del Ponte Vecchio.

Toma la Via del Calzaiuoli hacia el norte para ir a ver la Iglesia de Orsanmichele y luego baja por la Via Calimala. Esta misma calle luego cambia de nombre a Via Santa Maria. Sigue caminando y llegarás al Ponte Vecchio. Ahora sí, crúzalo, con todo lo que eso conlleva. Es magnífico. Depende de la época del año en que hagas esta ruta, debe de estar oscureciendo (verano) o ya será de noche (invierno), así que cruza el puente hasta el otro lado y ve a aglún bar o restaurante con vistas. ¿Uno de los mejores con vistas al Ponte Vecchio? El restaurante Signorvino. Sin duda, un final espectacular para un día espectacular.

Cena. Descansa. Mañana toca más.

Ruta por Florencia – día 2

Comenzamos con el segundo día: ruta color amarillo. Levántate prontito y empeiza por el otro museo imprescindible de Florencia: la Galleria degli Uffizi. Recuerda que, junto a la Galleria dell’Accademia es de los lugares más visitados de la ciudad, por lo que siempre es una buena idea comprar las entradas por adelantado y no hacer colas innecesarias una vez allí. En la Galleria degli Uffizi podrás ver grandes obras de la Historia del Arte, obras de esas que has estudiado en el colegio en algún momento. Entre las más destacables están el Nacimiento de Venus y también la Primavera de Botticelli, el Retrato de los Duques de Urbino de Piero della Francesca, la Venus de Urbino de Tiziano, el Baco de Caravaggio, la Virgen del Jilguero de Rafael… Jo, de todo. Depende de tu amor por el arte, esta visita te llevará entre 1:30h o 2:30h.

Esta es la otra galería que debes visitar en Florencia. Im-pres-cin-di-ble-

Una vez hayas finalizado la visita, dirígete por la ribera del Río hacia el Ponte Vecchio pero no lo cruces, sigue caminando. Iremos hasta el Ponte Santa Trinità que ayer viste y no cruzaste. Hoy sí, crúzalo y prepárate a caminar. Viene una subidita. Pero antes vamos hacia la Porta San Frediano. Para eso, una vez hayas cruzado en Ponte Santa Trinità tendrás que caminar por la riñera, por Lungarno di Santa Rosa hasta Via Lungo le Mura di Santa Rosa. Esta puerta era la entrada oeste a Florencia y desde aquí salía la Via Pisana. ¿Hacia dónde? Hacia Pisa, claro 😛

Iglesia Santa Maria dei Carmine. Entra y admira las obras de su interior.

Desde aquí camina por Borgo San Frediano y gira a la derecha por Piazza dei Nerli hasta la Via dell’Orto. Camina hasta la Piazza del Carmine y entra en la iglesia Santa Maria del Carmine. Esta iglesia, levantada inicialmente en el siglo XIII y ampliada en el XIV y XV, es muy conocida por su Capilla Bracacci, decoradas inicialmente por Masolino y Masaccio y finalizadas por Filippino Lippi. También es de destacar la Capilla de San Andrea Corsini, mandada levantar por la adinerada y poderosa familia Corsini de Florencia. Es de estilo barroco.

Si has seguido estos pasos, será la hora de comer. Por aquí hay varios restaurantes buenos y con mejores precios que los que habrás visto ayer. Uno bueno por aquí es el I’Brindellone en la Piazza Piattellina 10-11. Exquisito. Disfruta de la comida con tranquilidad, ya queda poco hoy y Florencia también es gastronomía 🙂

La visita a los Jardines del Boboli te ofrece un abanico de escenarios impresionantes.

Luego, continúa caminando por la Via Santa Monaca y gira a la derecha por Via dei Serragli. Toca caminar cuesta arriba, ¿eh? Camina hasta la Porta Romana. Esta fue la puerta sur de la ciudad en el siglo XIII. Después de la foto de rigor, ve cuesta abajo por Via Romana. Pasarás por al lado del Palazo Pitti y de los Jardines del Boboli. Para mí, estos dos lugares son un visita muy pero que muy recomendable. Puedes entrar y verlo todo en 1:30h, aunque personalmente me tomaría 2:30h de paseos tranquilos, más aún si viajas con niños. Lo que se puede visitar del Palazo Pitti es bastante impresionante y, por su parte, los jardines están repletos de rincones, esculturas… Bien vale la pena dedicarle un tiempecito. Puedes comprar la entrada prioritaria aquí y ahorrarte las colas.

Las vistas desde aquí arriba son espectaculares. Intenta que el atardecer coincida con tu visita 🙂

Después, vuelve a tomar la misma calle por la que venías cuesta abajo y ve hacia el río. Vamos hacia el Ponte Vecchio de nuevo, aunque no lo cruzaremos. Continuaremos caminando por la ribera del Rio Arno hacia el este. Es un paseo panorámico muy bonito. Continúa hasta la Piazza Giuseppe Poggi y sube hasta el Piazzale Michelangelo para encontrarte con el tercer David más famosos de la ciudad y, sin duda, con las mejores vistas de Florencia. Con suerte, estarás aquí al atardecer. Tómate tu tiempo para ver cómo se van iluminando las casas, las iglesias, la cúpula del Duomo… Disfrútalo. Esto ya está hecho.

Solo queda buscar un lugar para cenar y, ains, pensar en cuándo volver a esta fantástica ciudad.

Ha sido cansando, pero has visto casi toda… ¡Florencia en 2 días!

Esto te puede interesar

¡Comenta!