Play & Tour, Praga, Viajar

Patinar sobre hielo en Praga

¡Hola viajero!

Pese a considerarme una persona muy poco estable cuando se habla de subir encima de unos patines, hay algo que tengo que reconocer: es ver una pista de hielo y pensar en alquilar unos buenos patines para, aún agarrarme al borde de la pista, dar un par de vueltas sobre la congelada superficie resbaladiza. Además, en este rinconcito del mundo, el invierno viene estrechamente ligado al adjetivo ‘frío’, y más en estas fechas, y muchos somos los que necesitamos que haga frío polar para poder considerar el invierno como tal ¿y qué mejor manera que acercarte a las pistas de hielo para vivirlo todavía mejor?

Por eso mismo, y aprovechando que mi vena kamikaze está latente con eso de tener una pista de patinaje cerca de casa, no he podido pasar por alto el recuerdo de la vez que visité Praga en plenos meses de invierno, sobre todo, con las pistas de patinaje que pueden encontrarse en la ciudad checa. Y hoy, viajero, te voy a comentar pistas imprescindibles por las que pasarte de ser un aficionado a los patines que, en vez de ruedas, tienen cuchillas.

  1. PATINAJE BAJO LA TORRE DE TELEVISIÓN DE PRAGA:

    Este invierno, como cada año, la Torre de televisión de Žižkov, transforma su zona de picnic en una maravillosa y concurrida pista de patinaje exterior. Familias reunidas bajo uno de los edificios más altos de la ciudad, las risas, los gritos de entusiasmo y los resbalones seguro que en algún momento harán descender a los bebés gigantes de David Černý que escalan la torre de televisión para unirse a dar también unas piruetas sobre la superficie de hielo. Además, si te cansas de dar vueltas o no eres de los aficionados a subirte a un par de patines, tienes una zona de bar en la que tomarte algo calentito e incluso comer algo.

  1. PISTA DE HIELO DEL MERCADO DE FRUTAS DE PRAGA:

    Se dice que es una de las pistas más bonitas y únicas de toda la ciudad checa. Abierto todos los días y de entrada completamente gratuita (e incluso con la posibilidad de alquilar los patines allí mismo), se encuentra en pleno Mercado de Frutas de Praga, rodead por una sucesión de edificios históricos que le da a la escena una de las decoraciones más navideñas y cálidas de toda la ciudad. Recuerda darte un paseo después por la zona, porque Praga se viste de fiestas y luceitas durante toda esta época del año.

  1. PATINAJE EN CENTROS COMERCIALES:

    Pero tranquilo, viajero. Si el tiempo no acompaña y no te es posible disfrutar de las pistas de patinaje anteriores, siempre te queda la opción de acercarte a la Galería Harfa, que pese a tener la pista de hielo en el techo, si hace día lluvioso siempre puedes acabar dando una vuelta por el interior del centro comercial. Además, también puedes acercarte a ver la pista de patinaje exterior más grande de Praga en el centro comercial Arkády Pankrác.

Opciones para coger los patines no es que falten en absoluto, viajero, así que si visitas Praga y un día quieres desconectar practicando uno de los deportes navideños más recurrentes ¡aprovecha y no te cortes! 😀

Esto te puede interesar

¡Comenta!