Play & Tour, Roma, Viajar

El Coliseo de Roma recupera, por fin, todo su esplendor ¡Visítalo!

Ya lo dijimos hace unos años, el Coliseo de Roma necesitaba urgentemente pasar por el taller. Si queríamos mantener en pie una de las 7 maravillas del mundo actual, y pretendíamos que muchas más generaciones disfrutaran de este vestigio del pasado e icono de la capital italiana, la restauración no se podía demorar ni un minuto más. Tanto es así, que gracias a la financiación privada de la firma italiana de moda Tod’s, y después de 3 años de trabajo y 25 millones de euros invertidos en su restauración, hoy podemos decir con alivio que el Coliseo de Roma vuelve a lucir resplandeciente.

Parece que estos últimos años el consistorio romano al fin ha tomado conciencia de la importancia histórica y arquitectónica que tienen algunos de sus monumentos y edificios más destacados, y se ha puesto las pilas. Y desde luego nos alegramos muchísimo. Por el momento, en estos últimos años se ha llevado a cabo el saneamiento completo de la escalinata de la Plaza de España (¡que buena falta le hacía!), así como la restauración de la Fontana di Trevi, otro de los símbolos indiscutibles de Roma. Y en septiembre de 2013 le llegó el turno al Coliseo, una obra cumbre de la Roma imperial, construida en el siglo I por Vespasiano, completada por su hijo Tito y posteriormente ampliada por su otro hijo Domiciano.

La restauración del Coliseo

Uno de los rasgos distintivos del Coliseo que se habían perdido con el paso de los años (y con la polución ocasionada por el tráfico intenso que se aglutina en las calles circundantes) es su color original. Este fue el primer asombro de los que han vivido la restauración del Coliseo de cerca. Ver como desaparecía esa capa de color negruzco para dejar paso al impoluto color del mármol travertino, la piedra natural y autóctona de Roma, usada en las construcciones de la Roma imperial, ha sido toda una agradable sorpresa. Pero eso no ha sido todo. En total se han restaurado 13.000 metros cuadrados de superficie, entre los que cabe destacar la restauración de 31 arcos. Lo cierto es que la limpieza del anfiteatro ha sacado a la luz elementos que hasta ahora no se sabía que existían en la fachada del monumento. Por ejemplo, un bajorrelieve de casi 60 centímetros de alto que representa un gladiador, y que se cree que se esculpió cuando se construyó el anfiteatro, en el año 80 d.C. O las filigranas en forma de encaje, que se alternan con rosetones en la fachada norte a lo largo de la cornisa inferior; o restos de tres frescos pintados en 1386, y que se encuentran en el arco número 65.

Ahora que ya se ha restaurado el exterior del Coliseo, se prevé una segunda fase en la que se restaurarán el interior, los pasajes subterráneos y, en última instancia, el servicio de atención al visitante. Tal como apunta Alessandro Ferri, arqueólogo y guía turístico en el Coliseo, en los meses de verano es común oír el sonido de las ambulancias en las inmediaciones del Coliseo, ya que “no hay árboles, ni bancos para sentarse, ni nada y la gente tiene que esperar más de una hora bajo el sol para entrar“.

Solo hay dos puertas de acceso al anfiteatro, las colas son quilométricas, y una vez dentro, la situación no mejora mucho. Pocos baños, pocas fuentes de agua potable y ni una sola cafetería. Unos servicios más que escasos para un monumento de la envergadura del Coliseo romano, que recibe una media de 5 millones de visitantes al año. Esperemos que en esta segunda fase de restauración puedan dar solución a toda esta problemática.

Aprovecha el momento, y visita el Coliseo sin hacer cola para entrar desde solo 23 €

Lo que está claro es que, en vistas del lavado de cara del que ha sido objeto el Coliseo, ahora es el momento ideal para visitarlo. Y me atrevería a decir que incluso es la época ideal. En otoño no hace tanto calor como en verano, con lo cual las visitas se aguantan mejor que con un sol de justicia y, al estar en temporada baja, no hay tantas aglomeraciones como en los meses estivales. Aun así, nunca está de más asegurarse la entrada al Coliseo sin hacer ni un minuto de cola.

Visita guiada al Coliseo de Roma

A propongo que visites el Coliseo de la mano de un guía local y reserves tu visita antes de llegar a la Ciudad Eterna. Para mí, esta es la mejor opción si además de contemplar esta joya del arte romano quieres empaparte de su historia y cultura. Aquí te dejo los detalles de una visita guiada a pie super completa y que, además, también te llevará a la Colina Palatina y al Foro Romano, que dicho sea de paso también ha pasado por una ligera remodelación y estrenó iluminación nocturna a principios de año.

  • Hora de inicio de la visita en español: 12:45 h, aunque es conveniente reunirse con el guía a las 12:30 h
  • Duración: aproximadamente 3 horas
  • Punto de encuentro: cerca del Coliseo. Se especificará con la reserva.
  • Precio: 50 €/persona
  • Reserva: evita las colas y haz tu reserva desde aquí.

Espero que disfrutes mucho de tu visita al Coliseo, un testigo ineludible del Patrimonio artístico, histórico y cultural de Roma. Yo cruzaré los dedos para que, a partir de ahora, las noticias que nos lleguen desde el Coliseo sean esperanzadoras y nos hablen de futuras remodelaciones, y no de un Coliseo que se cae a trozos, como pasó hace unos años.

Y recuerda, ¡HAZ AHORA TU RESERVA, QUE LAS PLAZAS SON LIMITADAS!

Esto te puede interesar

¡Comenta!