Play & Tour, Roma, Viajar

¿Quién dijo que el tamaño no importa?

El tamaño importa. Y mucho… al menos en Olio Sale e Pepe, una pizzería especializada en hornear pizzas de metro. Sí, sí. Tal como lo lees. En esta pizzería pasan de convenciones y desafían a los más hambrientos poniendo sobre la mesa un metro de pizza. Lo bueno es que en un metro de pizza caben varias pizzas en una, vamos, que puedes escoger diferentes ingredientes y saborear de una sentada una Cuatro estaciones y una Napolitana. Pero a ver quién es el valiente que puede comerse un metro de pizza para cenar. Y es que debes saber que, a pesar de que en Italia se come pizza a todas horas, los italianos prefieren comerla para cenar. Y sino haz la prueba y pregunta a cualquier italiano que conozcas a qué hora se come la pizza. Lo más probable es que te digan, con un poco de sorna de quién se sabe un experto en el tema, que se come a todas horas, pero que, indudablemente, el momento óptimo es la cena.

Pero volvamos a Olio Sale e Pepe. Esta pizzería, situada en el barrio del Testaccio, se caracteriza por sus pizzas —todas ellas de metro o de medio metro (para los que quieran mantener un poco la línea)—. Quién se acerca hasta aquí no espera encontrarse una pizza circular al uso, sino las rectangulares de metro de largo, ideales para compartir en pareja el estilo La Dama y el Vagabundo, o con la panda de amigos. Lo cierto es que, a pesar de que el exterior de la pizzería no llame mucho la atención y su situación no sea muy céntrica, merece la pena hacer la excursión para sentirse como un romano más. Lo más probable es que el barrio del Testaccio no aparezca en tu guía de viajes. No es de los que tiene más interés turístico, ni tampoco el más pintoresco de Roma. Pero no te niego que tiene un encanto especial que reside, principalmente, en su apariencia un tanto decadente y, sobre todo, en la gran variedad de osterie (pequeños restaurantes de cocina tradicional) que ofrecen cocina típicamente romana a un precio muy asequible. Este es el caso de la pizzería que ocupa el post de hoy. El Testaccio se ha ganado muy buena fama entre los romanos, y son muchas las familias que encontrarás comiendo por el barrio los fines de semana o los ejecutivos y demás trabajadores que ocupan sus restaurantes durante la semana. Este es el ambiente que te espera en Olio Sale e Pepe. Y bien, ¿no es eso lo que buscamos cuando vamos de vacaciones o a pasar unos días fuera y queremos probar la gastronomía típica del lugar?

Además de las pizzas que le han dado la fama, en la osteria Olio Sale e Pepe tienen una deliciosa carta de platos típicamente romanos, como la pasta a la carbonara o la pasta cacio e pepe (con queso y pimienta), una receta clásica entre las clásicas de la cocina romana. Lo cierto es que la carta no es muy extensa, pero todos los platos están hechos con mimo, y eso se nota. Tanto si te decides por un plato de pasta, un saltimbocca a la romana (un filete de ternera acompañado de jamón y salvia muy típico de Roma) o un metro de pizza, acertarás seguro. Y de postre, no olvides pedirte un tiramisú. Simplemente espectacular.

Si estás en Roma y quieres darte el gusto de probar la auténtica cocina romana, tienes que adentrarte en el Testaccio y hacer una parada en Olio Sale e Pepe. Eso sí, que no sea el lunes, que es el día de descanso del personal.

Esto te puede interesar

¡Comenta!