Londres, Play & Tour, Viajar

Las cabinas rojas de Londres se reinventan

En la era tecnológica en la que vivimos se hace casi imposible encontrar a alguien que no tenga un teléfono móvil. Por no decir que la mayoría nos manejamos con un smartphone con tarifa de internet. ¿Es esto el fin de la cabina telefónica? Lo cierto es que en muchas ciudades de Occidente la cabina de teléfonos es un artilugio en peligro de extinción. Y lo más probable es que su desaparición pase inadvertida para la mayoría de los ciudadanos, que ni siquiera las echaran de menos. No así ocurre en Londres, donde las cabinas rojas son mucho más que un teléfono de uso público. En Londres las cabinas telefónicas son todo un símbolo. Pero con la llegada de la era digital también estaban cayendo en desuso y ya casi solo servían como un bonito recuerdo para los turistas que se sacaban una foto con ellas.

Group of happy friends taking a picture in London

Pero ahora podemos afirmar con un cierto alivio que el futuro de las cabinas rojas tan típicamente londinenses está asegurado. Y todo gracias a la empresa neoyorquina Bar Works. Esta firma ha sabido dar un giro al uso habitual de las cabinas rojas y ha buscado una solución que significará su resurgir: las reconvertirá en un espacio de coworking. Esta iniciativa está pensada principalmente para todos aquellos que por trabajo deban viajar y necesiten una pequeña oficina en la que organizarse. De hecho, las cabinas contarán con impresora, teléfono, Wi-Fi, ratón inalámbrico, pantalla de 25 pulgadas y conexión USB. Parece mentira que todo esto quepa en un espacio tan pequeño, ¿verdad? Y qué me dices de las largas horas de trabajo y los días interminables de reuniones sin un buen café. Esta empresa dedicada a la gestión de espacios coworking ha pensado en todo e incluso ha instalado una máquina de bebidas calientes dentro de la cabina.

Si te estás preguntando si estarán abiertas a todo tipo de público y a todas horas, la respuesta es que sí. Podrás acceder a cualquiera de las más de 300 cabinas que habiliten como espacio coworking en Londres siempre que pagues una tarifa de 30 €/mes. En cuanto pagues la cuota solo tendrás que descargarte una app en el móvil que te proporcionará un código PIN para poder acceder a cualquiera de las mini oficinas rojas a cualquier hora del día y de la noche.

Si alguna vez habías soñado con una oficina con vistas al Big Ben, pero te asustaba el precio de alquiler, tu sueño se acaba de cumplir. Ahora ya puedes trabajar a orillas del Támesis, en pleno Hyde Park o enfrente del mismísimo Buckingham Palace por una más que razonable cuota mensual. De momento esta iniciativa se ha puesto en marcha solamente en Londres, pero se prevé que se extienda también a las ciudades de Edimburgo y Leeds antes de finalizar el año. Eso sí, es una solución solo apta para aquellos trabajadores incansables sin una pizca de claustrofobia. Y a ti, ¿qué te parece esta innovadora idea para dar una segunda vida a uno de los símbolos británicos por excelencia?

Esto te puede interesar

¡Comenta!