Play & Tour, Roma, Viajar

Roma, ciudad de gatos

¡Hola viajero!

Hace unos días, camino a la oficina, me dediqué hacer el rutinario escrutinio a mi TimeLine de twitter y algo que me hizo inmensa gracia fue la cantidad de gatos que me encontré mientras subía y bajaba la pantalla: memes de gatos, gifs de gatos, Patronus de ¡oh! ¡Patronus! Al parecer pottermore ha sacado la opción de saber que Patronus tendrías en el universo Harry Potter, y aunque no es el tema del que quiero hablarte, aquí te dejo la web en la que puedes descubrir que animalillo saldría de tu varita de querer deshacerte de un Dementor (yo tendría un Búho del Ártico, como la entrañable Hedwig ♥). Pero la cuestión es que con la visualización de tantísimo minino, me acordé irremediablemente de cuando hace un par de años descubrí junto con mi familia un rinconcito de Roma que suele pasar casi siempre inadvertido y que está absolutamente lleno de gatos. ¿Qué no sabes de qué rincón te estoy hablando? ¡Atento, atento, que ahora te ubico! 🙂

Situado cerca del Campo di Fiori, justo delante del Teatro Argentina, uno de los teatros del siglo XVIII más visitados de Roma, el Largo di Torre Argentina te sorprende en una superficie no muy extensa. Para muchos visitantes de la ciudad, esta plaza pasa tan desapercibida que pocos pensarían que justo en estas ruinas, fue dónde hace más de dos mil años asestaron una puñalada mortal a Julio César.

La plaza tiene la peculiaridad de contener cuatro templos romanos republicanos construidos entre los siglos IV y II aC., que fueron nombrados Templos A, B, C y D. El más grande, el Templo D, fue construido en el siglo II aC, como el Templo B, que podemos reconocer por su forma circular y sus seis columnas. En cambio, los Templos A y C fueron construidos en el transcurso del siglo IV y III aC., siendo el segundo el más antiguo de los cuatro que nos encontramos en la Plaza de la Torre Argentina.

Y te preguntarás ¿por qué me cuentas ahora esto si has empezado hablando de gatos? Pues sencillo, es irremediable pensar en gatos, en Roma y no relacionarlo con esta plaza, entre otras cosas porque es dónde se ubica el apodado Santuario de los Gatos. ¿Santuario de los gatos? Así es. La primera vez que paseé por Largo di Torre Argentina me sorprendió muchísimo encontrarme y cruzarme con tantísimo gato.Vale que no soy supersticiosa, pero la verdad es que era gracioso ver a algún que otro viandante haciéndole la cobra a los gatos negros. Y bueno, tengo que reconocer que mi curiosidad no se sació en ese momento, sencillamente pensé que los gatos eran un animal muy típico que ver en Roma y no le di más vueltas hasta que regresé al hotel y busqué más información.

gatos-roma-playandtour

Me resultó fascinante descubrir que de haberme asomado un poco en el Largo di Torre Argentina habría descubierto unas escaleras que me hubieran llevado directamente al paraíso de los gatos conocido por toda la ciudad como el Santuario de los Gatos. Y es que considerado en Roma desde hace cientos de años como animal sagrado, no es de extrañar que desde 1929, cuando empezaron a hacerse las primeras excavaciones en la zona, los gatos empezaran a acercarse y que las llamadas gattare (señoras que alimentaban a los gatos) empezaran a hacerse cargo de ellos. No fue hasta 1993, que unas vecinas empezaron a hacerse cargo de la colonia que año tras año iba creciendo en las calles de la ciudad, ya en 1995 iniciaron el plan de control de las colonias.

La protectora actualmente sigue encontrándose en el mismo Largo di Torre Argentina, y se puede acceder e incluso participar en algunas labores de voluntariado para el cuidado y la preservación de los gatos de la zona. Además, por si te quieres informar un poco más, e incluso te estás planteando darle un poco de amor a alguno de los gatos que están actualmente en el Santuario de los Gatos, aquí te dejo la página web de la protectora 🙂

 

Esto te puede interesar

¡Comenta!