Barcelona, Play & Tour, Viajar

‘La Casa de les Punxes’ de Barcelona nos descubre su interior

El modernismo catalán, liderado por arquitectos como Gaudí o Puig i Cadafalch, tuvo en Barcelona uno de sus principales escenarios. No hay que olvidar que la Ciudad Condal vivió una época de auge y esplendor a finales del siglo XIX, y eso se vio reflejado también en su arquitectura. Y es aquí cuando intervienen los máximos exponentes de lo que hoy en día conocemos como “modernismo catalán”. Buena muestra de ello es el Paseo de Gracia, la calle más lujosa de la ciudad. En ella encontramos representado a la perfección este estilo arquitectónico en cada farola, cada banco, cada baldosa y, por supuesto, en sus imponentes edificios. La Pedrera, la Casa Batlló, la Casa Amatller… Tres edificios colosales en un recorrido de apenas unos metros.

Actualmente es frecuente ver las interminables colas que se forman desde primera hora de la mañana para visitar el interior de estas joyas arquitectónicas. Porque si sus fachadas ya son espectaculares, no menos exuberantes son sus interiores. Y si bien hay muchas otras muestras del modernismo esparcidas por la ciudad, muy pocas de ellas pueden visitarse por dentro. Pero esta semana estamos de enhorabuena porque desde ayer, 5 de agosto de 2016, podemos visitar también ‘La Casa de les Punxes, del arquitecto modernista Josep Puig i Cadafalch.

La Casa de les Punxes, cuyo nombre original es Casa Terradas (en honor a sus propietarios), es la única casa modernista con tres fachadas y accesos principales. Situada en pleno corazón de la Avenida Diagonal, a dos pasos del Paseo de Gracia, este edificio modernista nos abre las puertas tras 100 años de permanecer cerrado al público. Si bien no eran pocos los que se acercaban a contemplar su exterior, caracterizado por los seis torreones en forma de punta que coronan la terraza –y que le han valido su apodo como ‘Casa de les Punxes’–, desde ayer se espera que sean muchos más los que se agolpen a sus puertas fortificadas para descubrir su interior.

Construida entre 1903 y 1906 por encargo de la familia Terradas, la Casa de les Punxes tiene un aspecto medieval que se asemeja más a un castillo que a una casa de ciudad. Y lo cierto es que algo de castillo sí que tiene, puesto que el arquitecto se inspiró en el castillo francés Chateau de Pierrefonds. Declarada Monumento Histórico Nacional en 1975, es los últimos años ha pasado por una fase de remodelación y rehabilitación, concentrada sobre todo en la planta baja y en la planta noble, que nos permite hoy en día poder disfrutar de su interior.

La visita se articula como una propuesta lúdico-cultural que gira en torno a tres ejes: el edificio, la figura del arquitecto y la leyenda de Sant Jordi. El público podrá escoger entre dos tipos de visita. Por un lado, la visita temática “Viu la llegenda de Sant Jordi”, con un recorrido por la planta noble que se realizará con la ayuda de una audioguía –que narrará la leyenda del caballero Sant Jordi– e irá acompañada también de una recreación audiovisual. La visita concluye en la azotea: el espacio museográfico dedicado a Puig i Cadafalch. Esta visita costará 12,5€.

Por otro lado, la visita “Descobreix la Casa de les Punxes” se realiza con una guía que cuenta al visitante la historia de la casa, sus rincones y los secretos que esconde en un recorrido por cinco de las seis ‘punxes’ y se hará referencia a la iconografía y los elementos arquitectónicos del edificio. Esta visita tiene un precio de 20€ (o 14€ si eres residente).

Este edificio es un espacio emblemático del modernismo catalán y es un privilegio que abra sus puertas al público para que podamos admirar su belleza en todo su esplendor.

Esto te puede interesar

¡Comenta!