Florencia, Viajar

El Juicio Final del interior de la cúpula del duomo de Florencia

Hoy en día prácticamente tooodo el mundo sabe alguna que otra cosa sobre el duomo de Florencia, ¿verdad? Bien sea porque la hemos visto en algún reportaje, porque algún amigo ha viajado allí y nos ha contado su experiencia o porque algo nos suena de cuando estudiábamos historia del arte de pequeños. Y es que la construcción de esta catedral marca precisamente el fin del gótico y el inicio del Renacimiento.

Lo cierto es que la catedral Santa Maria del Fiore es espectacular mire por donde se mire. ¡Por algo es toda una obra maestra! Y, por supuesto, debemos destacar el campanile de Giotto de 84,7 metros de altura; el baptisterio de San Juan con las archiconocidas puertas de bronce de Ghiberti y, por supuesto la famosísima e inmensa cúpula de Brunellechi.

La cúpula del duomo de Florencia

La cúpula del duomo de Florencia es tan graaando que siempre asoma entre las casas cuando callejeas por el centro de Florencia

Es una estructura de 100 metros de altura exterior; 45 metros y medio de diámetro exterior; 41 de diámetro interior; unos 37.000 toneladas de peso y más de 4.000.000 de ladrillos… Inmensa, inmensa. Sin ninguna duda, fue todo un reto arquitectónico para la época.

Pero en el artículo de hoy no quiero hablaros de más detalles de esta estructura, no. Al contrario, quiero enseñaros uno de tantos detalles de su interior, un detalle a menudo eclipsado por tanta grandiosidad. Pero… ¿sabías que el interior de la cúpula está decorado con un fresco es-pec-ta-cu-lar?

Sí, sí, es el Juicio Final, obra de Giorgio Vasari principalmente. Son 3.600 metros cuadrados de pintura y Giorgio Vasari estuvo trabajando en ella de 1569 hasta 1574, año de su muerte. Luego Federico Zuccaro finalizó la obra que duró hasta 1579, con ayuda de Domenico Cresti, entre otros.

Interior cúpua de Brunelleschi, Florencia

Detalle de los 24 ancianos del apocalipsis

Interior cúpua de Brunelleschi, Florencia

Detalle del coro de ángeles

Interior cúpua de Brunelleschi, Florencia

Detalle del coro de ángeles

Interior cúpua de Brunelleschi, Florencia

Y vamos bajando hacia el infierno 😛

La calidad de esta obra varía., igual que la propia técnica utilizada. Y es que en los 11 años en que se tardó en finalizarla, pasaron muchos artistas por ella. Aún así, os aseguro que es una maravilla que te deja embobado. Te pones a mirar los diferentes niveles, los distintos detalles, los ancianos del apocalipsis, los coros de ángeles, los pecados mortales, el infierno… Sales de allí alucinado. Y probablemente con dolor de cervicales también 😛

La mejor forma de admirar esta obra es subir hasta la cúpula. Sí, se puede subir. ¡Pero no hay ascensor! Serán 463 escalones no aptos para claustrofóbicos ni tampoco para aquellos que sufran de vértigo, pero poder acercarte a estos frescos y luego obtener la vista de Florencia desde lo alto del duomo es genial. Mira lo que puedes ver desde lo alto de la cúpula del duomo de Florencia. ¡Impresionante!

Vista desde lo alto de la cúpula del duomo de Florencia

Vista desde lo alto de la cúpula del duomo de Florencia

Y ahora, un poco de información práctica para tu visita al duomo de Florencia:

Horario del duomo de Florencia

  • Varía diariamente, en función de los eventos. Abren casi todo, el día pero para asegurarte, míralo desde aquí.
  • Aunque encuentres horarios fijos en otras webs, hazme caso y consulta el horario de los días que vas a estar por Florencia. Tienen muchos eventos y a menudo cierra una hora o dos antes de lo previsto.

Precio del duomo de Florencia

  • Visitar el duomo de Florencia es GRATIS, pero seguro que vas a visitar la cúpula, el campanile…
  • Por 15€ por adulto y 3€ los niños (de 6 a 11 años) puedes comprar un ticket para todo. Es decir, válido para entrar en la catedral (gratis), la cúpula, el baptisterio, el campanile, la cripta y el museo.

Otro día os cuento más sobre Giorgio Vasari. Por ejemplo, me encanta su obra pictórica del Palazzo Vecchio de Florencia. Es genial.

¡A descubrir mundo!

Esto te puede interesar

¡Comenta!