Destacados, LALIst, Madrid, Play & Tour, Viajar

LALIst: 5 paradas obligatorias en la ruta del calamar

Pisar Madrid y no comerse el tan típico bocata de calamares puede considerarse (casi) un sacrilegio; a la altura de ir a Dublín y no probar su Guinness o pasar por Londres sin ver de cerca el Big Ben. Si hace unos días te contábamos el origen de este manjar con denominación de origen 100% madrileña, hoy queremos hacerte nuestra particular ruta del calamar, con los mejores bares, tabernas y locales varios en los que hincar el diente a un buen bocata de calamares. Como podrás comprobar, el centro neurálgico para degustar un buen bocadillo de calamares es la Plaza Mayor (y sus alrededores), ya que es aquí donde se concentran la mayoría de nuestros bares recomendados. ¿Existe algo más madrileño que comerse un suculento bocata de calamares con una caña bien fresquita en plena Plaza Mayor? Nosotros creemos que no. Aunque, pensándolo bien, eso quizás solo lo pueda superar “una relaxing cup of café con leche in Plaza Mayor”. :-p

Pero, ¿cómo tiene que ser un buen bocata de calamares? Para empezar, tiene que estar hecho con pan del día, bien crujiente. El tipo de pan no es relevante: puede ser baguette, hogaza, chapata, panecillo o la pistola de toda la vida. Y lo más importante, usar buena materia prima. Los calamares tienen que estar cocinados en su punto: ni tan crudos que cueste masticarlos, ni tan blandos que parezca que masticamos chicle. El tipo de cocción y la presentación van a gusto del cocinero: pueden ser rebozados o enharinados, a la romana o en tempura, cortados en aros, en tiras o en trocitos más pequeños. Todo vale mientras no nos den sucedáneos al calamar. Y, para terminar, si además de cumplir con los requisitos anteriores, la relación calidad-precio nos convence, ya se habrá ganado un puesto privilegiado en nuestro ranking.

Ahora solo tienes que buscar el momento más oportuno y sucumbir a los encantos del rico bocata de calamares. ¿Qué cuando es mejor momento? No hay mejor o peor momento cuando se trata de un bocadillo de calamares. Los madrileños lo toman a todas horas: para desayunar, a la hora del almuerzo, a media tarde, para cenar… Eso sí, acompáñalo con una cervecita bien fresquita y te sabrá a gloria.

Y como sabemos que a estas alturas ya estás salivando, no te vamos a alargar más la agonía y pasamos, sin más preámbulos, a enumerar los bares que, a nuestro juicio, preparan los mejores bocatas de calamares de Madrid.

1. Casa Rúa (Ciudad Rodrigo, 3)

Casa Rúa es un pequeño bar de dos plantas, situado en una calle que une la Plaza de San Miguel (con su popular mercado) y la Plaza Mayor. Es muy fácil encontrarlo, aunque solo sea por las larguísimas colas que se forman a sus puertas, y es que todavía no hay día que hayamos encontrado este local vacío o con poca gente. Ya sea verano o invierno, Casa Rúa siempre está hasta la bandera. Y eso de por sí, ya es una buena señal. Pero si además te quedas y pides la especialidad de la casa, el bocata de calamares que les ha hecho tan conocidos, entenderás el porqué de tantas aglomeraciones. En Casa Rúa se ha logrado ofrecer un producto fresco y de calidad a un precio razonable: no llega a los 3€. En nuestra opinión es de los mejores sitios donde comer un bocata de calamares en Madrid. Eso sí, si quieres evitar codazos o algún que otro pisotón, o simplemente te apetece comerte el bocadillo tranquilamente, es recomendable que te lo busques otro sitio para comértelo, porque dentro no hay mucho espacio. Una barra en la entrada y unas cuantas mesas en el piso superior.

 

2. El Brillante (Glorieta del Emperador Carlos V, 8)

Para muchos el mejor bar de todo Madrid para tomarse su más famoso bocadillo, y también el único local de nuestra lista que no se encuentra en las inmediaciones de la Plaza Mayor, sino cerquita de la estación de Atocha y del Museo Reina Sofía. El Brillante es todo un clásico en Madrid, todo un emblema que lleva sirviendo apetitosos bocatas de calamares desde los años 50. Lo que les ha dado la fama han sido sus generosas cantidades, así como los distintos panes y formatos con los que los elaboran. Sus bocadillos son tiernos, jugosos y con un chorrito de limón. Deliciosos. No tan popular es su precio, que es más elevado que el de otros bares. Debes saber, además, que tomarte el bocadillo en la terraza puede costarte hasta 6,50€.

3. Bar Postas (Postas, 13)

En pleno centro de Madrid se encuentra este típico bar de los de toda la vida. Un local pequeño, con barra de metal y apenas unas pocas sillas. Eso sí, está atestado de gente. Así que te recomendamos que compres el bocadillo y te abras camino entre la multitud para comértelo tranquilamente fuera. ¿La particularidad del bocata de calamares de Bar Postas? Los calamares cortaditos en aros muy finitos. Y lo mejor es que no escatiman en cantidad.

4. La Ideal (Botoneras, 4)

Situado a pocos metros de la Plaza Mayor, este bar se ha ganado la estima de los madrileños gracias a sus bocatas de calamares preparados con pan fresco y calamares tiernos y bien rebozados. Y si te quedas con hambre, no olvides probar otras de sus especialidades, como la tortilla de patatas y las patatas bravas.

5. La Campana (Botoneras, 6)

Este es un bar con solera y tradición castiza situado justo al lado del anterior. Aquí te prepararan el bocata en un pan ancho y con calamares crujientes de todos los tamaños.

Y hasta aquí nuestra selección. Estos son nuestros preferidos, pero debes saber que en la Plaza Mayor te vas a encontrar con muchísimos otros bares que también preparan bocatas de calamares dignos de nuestra admiración, además de sabrosísimas tapas típicas de Madrid. Por mencionar solo algunos de estos locales, creemos que, si te sobran horas por Madrid, bien valen la pena las tapas y bocatas de calamares de Casa María (Plaza Mayor, 23), de la Cervecería Plaza Mayor (en el número 2 de la misma plaza) o Magerit (Plaza Mayor, 22). Y es que, como puedes ver, si algo no falta en Madrid, además de arte y cultura, son bares en los que sucumbir al arte del tapeo. Hay quien incluso denomina la zona de la Plaza Mayor y sus calles aledañas, “la milla de oro de los bocatas de calamares”. Y razón no les falta. Espero que disfrutes mucho de tu bocata de calamares y nos cuentes cuál es tu sitio preferido.

Esto te puede interesar

¡Comenta!