Budapest, Destacados, Play & Tour, Viajar

Budapest: una ciudad spa

Si estás buscando un destino en el que relajarte y dejarte mimar, Budapest es una excelente opción. Zambúllete en las aguas curativas de los 130 baños termales de la capital húngara y disfruta de una relajante y reparadora sesión de spa en uno de los principales centros termales de Europa. En el país europeo con mayor número de fuentes termales –alrededor de 1.300, 300 de las cuales se usan para el baño–, los baños termales, los masajes, los tratamientos de barro o los baños de vapor, lejos de ser una extravagancia, son tan comunes como ir al cine o salir a cenar. Dicho esto, si hay una experiencia que no puedes perderte en Budapest, esta es, sin duda, la de tomarte un baño en alguno de sus balnearios. ¿Quieres saber cuáles son nuestros preferidos?

Széchenyi

Este recinto es visible desde lejos por su espléndida cúpula neobarroca y está situado en el extremo norte del Parque Municipal, el principal parque de la ciudad. Se trata de un enorme complejo formado por una docena de baños termales y tres piscinas que destaca por su pulcritud y por su aspecto luminoso. Una de las partes más famosas de estos baños es la piscina al aire libre, cuya agua se encuentra a una temperatura de 38 grados. Ideal para ir en familia, te recomiendo que disfrutes de este paraíso acuático como lo hacen los lugareños: sin prisas. De hecho, es muy frecuente ver a los bañistas jugar al ajedrez con tableros de corcho mientras se relajan en la piscina.

Széchenyi-baños-termales-budapest

Gellért

No hay nada más reconfortante para recuperar energía tras patear de norte a sur (y de este a oeste) las calles de esta joya que nos ha dejado el ya extinto imperio austro-húngaro, que un chapuzón en una de las piscinas cubiertas más hermosas de Budapest. Y del mundo. Estoy hablando de Gellért, un balneario que se encuentra anexo al lujoso hotel Danubio Gellért. Si tienes la suerte de alojarte en este hotel, tendrás acceso libre al balneario. De no ser así, no te preocupes, podrás adquirir tu entrada al balneario y los jardines circundantes sin problema. Si bien aquí podrás ver magníficas fuentes recubiertas de cerámica, la joya de la corona es la piscina central, de techo acristalado y un suelo decorado con mosaico. Sin duda, un chapuzón en Gellért es lo más parecido a nadar en un museo. Y, además, podrás disfrutar de los baños a diferentes temperaturas, de chorros de agua e incluso de un buen masaje. Y si vas a ir entre los meses de mayo y septiembre, estos baños termales te ofrecerán un plus, ya que podrás zambullirte en la piscina al aire libre con olas artificiales, para gran disfrute de los niños, y de los no tan niños, claro.

baños-termales-gellert-budapest

Király

Vestigio del pasado turco de Hungría, estos baños termales son los baños turcos más antiguos de la ciudad y están considerados unos de los mejores de Budapest. Esta joya arquitectónica fue construida en 1565 por Arslan, gobernador turco de Buda. Aquí encontrarás cuatro piscinas con temperaturas de entre 26 y 40 grados, algo curioso si tenemos en cuenta que los baños termales de Király no tienen, ni han tenido nunca, acceso directo a fuentes de agua termal. El caso es que los turcos, temerosos de un ataque y, queriendo asegurarse los baños en caso de ser sitiados, construyeron este centro termal dentro de las murallas de la ciudad, pero lejos de donde brollaba el agua. Y desde entonces, las aguas cálidas de este balneario llegan del cercano balneario de Lukács por una tubería de madera de pino rojo. En Király podrás acceder a bañeras individuales, baños con sales y servicios de sauna. Pero por encima de todo, destaca la belleza de la construcción, con una impresionante cúpula central acristalada. Precisamente los fragmentos de vidrio incrustados en las bóvedas del edificio, así como el óxido del cobre que recubre las cúpulas de estos genuinos baños turcos, le proporcionan a éste una tenue luz ambiental. Lo cierto es que el fascinante interior te dejará boquiabierto. Se dice que, junto con Gellért, es el balneario más bonito de Budapest. Debes saber también que Király es un balneario, cuyo acceso está segregado por género. Es decir, los lunes, miércoles y viernes están reservados para los hombres, mientras que los martes, jueves y domingos están destinados a un público femenino. De todos modos, como los días pueden variar ligeramente, te recomiendo que te asegures bien sobre qué días son los que puedes acudir antes de ir al balneario. Además, dado que este balneario no es de los más grandes de Budapest, la estancia máxima es de 2 horas en días laborables y hora y media en festivos. Finalmente, solo me queda desearte que disfrutes de un buen baño en alguna de sus piscinas y te relajes después en el hammam (sauna turca). Te aseguro que esta experiencia en Király te transportará unos siglos atrás, en la opulenta época en la que Hungría estaba bajo el mando turco.

balneario-termal-király-budapest

Para los habitantes de Budapest, ir al balneario es una actividad de lo más común, así que si quieres llevarte contigo una experiencia auténtica, te recomiendo una vez más que te olvides del tiempo y aproveches las fantásticas instalaciones que te ofrecen los spas de esta ciudad. Deja que los chorros de agua que emanan desde el interior masajeen tu cuerpo, relájate y diviértete, y así, como quien no quiere la cosa, entre chapoteo y chapoteo, las horas pasarán y las aguas medicinales de estos manantiales habrán conseguido surtir su efecto regenerador en tu organismo. Ya lo sabían bien los romanos, no hay nada como una buena sesión de spa (acrónimo de Sanus Per Aquam) para sentirte como nuevo.

Esto te puede interesar

¡Comenta!