Berlín, Play & Tour, Viajar

Kastanienallee: un 2×1 en moda y gastronomía

Dicen que en la Kastanienallee lo importante es ver y ser visto. He aquí que esta calle sea popular por su multiculturalidad y por ser escenario frecuente de los atuendos más estrafalarios. Y a pesar de que la predilección por esta calle de apenas 950 metros de largo ha mermado un poco en los últimos años, ésta sigue manteniendo su estilo desenfadado, urbano y hípster que la hace tan interesante. Situada en el barrio de Prenzlauer Berg, en la que antaño fuera la parte de Berlín que quedaba al este del muro, esta calle rebosa vida y ajetreo. Prenzlauer Berg es un barrio joven, de hecho, se considera el barrio con mayor índice de natalidad de Europa. Por sus calles no es extraño avistar familias numerosas, padres jóvenes empujando un carrito, así como niños jugueteando. Del mismo modo, es un barrio abierto, en el que la libertad de culto religioso, de estilo a la hora de vestir o de actuar se palpa en cada esquina. Y en un entorno así de cosmopolita, Kastanienallee, la avenida más antigua de Prenzlauer Berg, encaja a la perfección. Fundada en 1826 por Wilhelm Griebenow, esta calle era la extensión de un viñedo de su propiedad y recibió este nombre por los castaños que se plantaron a lo largo y ancho de esta avenida en su primera época.

Actualmente, en esta calle no verás castaños, pero podrás encontrar una hilera de tiendas de moda, galerías de arte, cafés y un sinfín de restaurantes de cocina de lo más internacional, además de alguna que otra reminiscencia en forma de grafiti del pasado okupa de la zona. Una calle donde la vanguardia y los últimos trazos de la decadencia se dan la mano. Esta mezcla intercultural que se respira al andar por la Kastanienalle es lo que hace de esta calle un lugar especial, de los que no puede faltar en tu visita a Berlín.

Pero, además, esta calle tiene un algo que la distingue de cualquier otra calle en cualquier otra ciudad. Si bien durante mucho tiempo se ha considerado la meca de la moda y el estilo en Berlín (de ahí que se la apodara Castingallee), nada tiene que ver esta calle con las avenidas de la moda de otras ciudades como Barcelona, París o Milán. Y es que las tiendas que se alojan en esta calle berlinesa suelen ser firmas de moda urbana, con un toque distintivo, respetuosas con el medio ambiente, o de jóvenes talentos. Un ejemplo conocido del tipo de moda que se encuentra en Kastanienallee es la firma española Skunkfunk, que tiene una de sus tiendas en el número 53 de la calle Oderbergerstraẞe, haciendo esquina con la Kastanienallee. Vamos, que aquí no vas a encontrar cadenas como Zara, H&M o Primark; como tampoco Gucci, Dolce&Gabana o Versace. Lo que se lleva en este barrio es un estilo más desenfadado y algo más transgresor.

Pero como te decía, esta calle también es conocida, y por ende muy concurrida por los berlineses, por abarcar un gran abanico de opciones gastronómicas. En apenas unos minutos puedes comerte el mundo a bocados (¡y sin moverte de Berlín!). Y como no podía ser menos, también encontramos un representante de la gastronomía autóctona. Está en el número 7 de la Kastanienallee, se llama Prater y es el Biergarten más antiguo y uno de los más bonitos de la ciudad. Si todavía no sabes lo que es un Biergarten, ya puedes correr en su busca, porque el Biergarten es a Alemania lo que los bares de tapas a España. Y no solo de Alemania son típicos los Biergarten, sino también de países de habla germánica, como Áustria o Suiza. Lo que está claro es que no puedes pasar por Berlín sin tomarte una cervecita bien fresquita en uno de sus Biergarten. Y ya que estás en la Kastanienallee, yo te recomiendo el Prater, que tiene mucho encanto. La animada terraza de este Biergarten abre sus puertas de abril a septiembre y tiene un aforo para 600 personas. Supongo que ya habrás adivinado que un Biergarten es un bar, generalmente con un patio ajardinado, en el que se juntan los alemanes para charlar animadamente mientras se beben una (o dos) jarras de su bebida preferida. Y todo esto acompañado de tentempiés de lo más alemanes: currywurst, salchichas varias, purés de patata, y otras especialidades. He de decirte que los Biergarten son especialmente atractivos en verano, cuando da gusto sentarse al sol en sus terracitas y disfrutar de una buena cerveza y un bretzel (un tipo de pan horneado en forma de lazo y cubierto de sal gruesa originario de Alemania).

Llegar a la Kastanienallee no tiene pérdida. Kastanienallee limita al sur con Weinbergspark en Mitte y al norte con Eberswalderstraẞe, en Prenzlauer Berg. Los tranvías M1 y M12 la atraviesan de principio a fin. Aunque también se puede acceder a ella a través de la estación de metro Eberswalderstraẞe de la línea U2, y del tranvía M10.

La primera vez que fui a Berlín, un buen amigo me recomendó fervientemente que no pasara por alto esta calle tan llena de contrastes y tan rompedora en muchos aspectos. Y, sobre todo, tan distinta a nuestras calles. Y cuánta razón tenía. No me pudo gustar más. Esta vez soy yo la que te anima encarecidamente a no perderte esta calle trendy, cosmopolita, meca de la moda (aunque ya no tan de moda como años atrás): en definitiva, lo más cool de Berlín. Y si es domingo, aprovecha y disfruta de un delicioso brunch en una de las múltiples terracitas que encontrarás a lo largo de la calle. Y cuando termines, date una vuelta por Prenzlauer Berg, que también vale mucho la pena. Bueno, y si te sobra tiempo por la tarde, acércate al Mauerpark, uno de los mercadillos más famosos de la capital alemana. Está también en el barrio de Prenzlauer Berg y es una visita obligada si te gusta zambullirte entre antigüedades y demás cachibaches o si eres de los que les gusta dar el cante en un karaoke.

terraza-cafe-kastanienallee-berlin

 

Berlin, Germany - May 8, 2011: An audience of over 1000 people at Bearpit Karaoke at the Mauerpark Flea Market in Prenzlauer Berg, Berlin. Sunday afternoons are reserved karaoke singers which want to present their talent to crowd sitting at the stone amphitheater in Mauerpark in warm monts of the year.

Karaoke en el Mauerpark de Berlín

 

Esto te puede interesar

¡Comenta!