Audioguías, Bruselas, LALIst, Play & Tour, Viajar

LALIst: 10 experiencias que tienes que vivir en Bruselas

¿Ya tienes tu billete y tu pasaporte listos para aterrizar en Bruselas? Si todavía no tienes claro qué es lo que vas a hacer en tu visita a la capital de Europa, nosotros te proponemos 10 experiencias que no deberían faltar en tu paso por Bruselas si quieres volver a casa con la sensación de que has conocido bien la ciudad, hasta el punto de sentirla tuya como un ciudadano más. Siente el latir de Bruselas con esta lista de imprescindibles. ¡Ah, y no te olvides de descargarte nuestra guía de Bruselas totalmente gratuita! Te ayudará a moverte por la ciudad a tu ritmo y descubrirás todas las anécdotas e historias que envuelven a esta maravillosa ciudad.

1. Comer un gofre. Si bien se dice que el gofre proviene originariamente de Lieja, la especialidad bruselense ha sabido ganarse el aprecio de los belgas. La diferencia entre uno y otro radica básicamente en su forma y en el número de agujeros de cada uno. Mientras que el gofre de Lieja es redondo y con 24 agujeros, el gofre bruselense es más grande, de forma rectangular, y tiene solo 20 agujeros. Dicen también que el gofre de Lieja es algo más dulce que el de Bruselas, pero esto ya te lo dejo a tu juicio. Como se suele decir, “Bélgica huele a gofre”, así que no puedes irte de Bruselas sin zamparte uno. En Bruselas encontrarás muchos puestos callejeros que venden gofres por 3-5 €, pero si los quieres 100% artesanales te recomiendo que pruebes los de la pastelería Maison Dandoy, de tradición centenaria. Permítete esta dulce tentación.

2. Tomarte una buena cerveza en una de las múltiples cervecerías que se encuentran alrededor de la Grand-Place. De sobras es conocida la fama de la cerveza belga. No encontrarás mejor antídoto para la sed y el cansancio después de un día intenso de turisteo por la ciudad. Siéntate en una terracita, relájate y disfruta. Y si quieres ir a un sitio con solera, te recomiendo que vayas a Delirium Tremens (19-21 calle Boyer, cerca de Janneake Pis), la cervecería que tiene el Record Guiness en tipos de cerveza, casi 2.500 variedades distintas. Un paraíso para los más cerveceros.

3. Y seguimos con experiencias gastronómicas. Y es que no hay nada más típico de Bruselas que los moules frites, o lo que es lo mismo, los mejillones a la marinera con patatas fritas. Una tradición en Bruselas que aúna en un solo plato dos ingredientes fundamentales de la cocina bruselense: las patatas fritas (todo un icono en esta ciudad) y los mejillones. Verás carteles ofreciéndote este manjar por todo Bruselas, no en vano es el plato típico de Bruselas por excelencia. Sé que puede sonar una combinación extraña, pero lo cierto es que resultan sabrosísimos. Y si quieres comportarte como un lugareño más, deberás mojar las patatas fritas en la salsita de los mejillones.

4. Hacerte una foto con el Manneken Pis, una estatuilla de un niño haciendo pis que se ha convertido en símbolo de la ciudad, y darte cuenta que es mucho más pequeña de lo que imaginabas. ¿Sabías que el meón de Bruselas, como se le apoda cariñosamente, tiene un gran fondo de armario? Se cuentan por centenas los trajes que se han hecho a medida para esta estatuilla.

5. Explorar las calles y barrios menos frecuentados por los turistas de la mano de un bruselense de pura cepa. ¿Cómo? Apuntándote a través de la página web de Brussels Greeters, un grupo de gente local que disfruta de su ciudad y quiere contagiarte su admiración por Bruselas. Como no se trata de guías profesionales, sino de voluntarios, te van a enseñar sus rincones preferidos, aquellos que según ellos no deberías perderte. Esto hará que tu experiencia con un autóctono sea totalmente distinta a la de otra persona que también opte por ir acompañada de un local en su recorrido por Bruselas. Lo que está claro es que será una experiencia única que hará que tu estancia en la capital belga sea inolvidable. ¿Qué cuánto cuesta? Es totalmente GRATIS, pero se agradecen unas moneditas si de veras te ha gustado lo que te han enseñado.

6. Recorrerte las calles de Bruselas siguiendo la pista de tus cómics favoritos. Hace unas semanas te propusimos una ruta del cómic por las fachadas murales más emblemáticas de Bruselas. Una experiencia singular y exclusiva de la capital belga, que además disfrutarás totalmente GRATIS.

7. Perderte por las galerías Saint-Hubert, las primeras galerías comerciales de Europa. Y ahí va un dato curioso. ¿Sabías que fue precisamente en estas galerías donde los hermanos Lumière (inventores del cine) proyectaron por primera vez una película fuera de Francia, su país natal? Estas galerías rezuman elegancia por doquier, seguro que no puedes resistir la tentación de comprarte unos deliciosos bombones en Pierre Marcolini.

8. Y hablando de chocolate… Sí, lo has adivinado. Otra de las pasiones de los belgas es el chocolate. Lo notarás por el montón de confiterías, pastelerías y, en general, escaparates repletos de bombones que encontrarás a lo largo y ancho de la ciudad. Te recomiendo que te pares en una tienda de chocolates artesanales y pruebes el sabor del auténtico chocolate belga.

9. Sitúate en el centro de la Grand-Place, centro neurálgico de Bruselas, y observa a tu alrededor. Desde el corazón mismo de Bruselas podrás observar corrillos de jóvenes bruselenses charlando animadamente, turistas haciéndose fotos con la fachada del ayuntamiento, terrazas repletas de gente que calman su sed con una cerveza bien fresquita… La Grand-Place rebosa vida por los cuatro costados. Inmortaliza tú también tu paso por una de las plazas más bellas del mundo.

10. Coge el metro y bájate en la estación de Heysel. Ahí te encontrarás otro de los símbolos de Bruselas: el Atomium, construido en ocasión de la Expo de 1958. Y hazte una foto de esas típicas, típicas intentando coger una de las bolas del Atomium. Si ya merece la pena ver esta escultura desde fuera, no menos impresionantes son las vistas panorámicas que se pueden obtener desde su interior. Eso sí, tendrás que pagar 12 €. Un precio bastante modesto si tenemos en cuenta que tendrás acceso a todas las exposiciones (tanto la permanente como la itinerante) y al mirador. Si quieres información acerca de los descuentos por familia numerosa, niños, grupos, etc., consulta su página web.

 

Esto te puede interesar