Lisboa, Play & Tour

Puente 25 de Abril: ¿una réplica del Golden Gate?

En un día como hoy, en el que se cumplen 42 años de la Revolución de los Claveles, es decir, 42 años de democracia en Portugal, vamos a dar protagonismo a uno de los iconos de Lisboa, cuyo nombre hace honor, precisamente, a tal fecha como hoy. Se trata del Puente 25 de Abril.

El Puente 25 de Abril se levanta a orillas del río Tajo, en las inmediaciones de Lisboa, y fue construido en los años 60 del siglo pasado, siendo el más antiguo de los dos puentes que cruzan el Tajo. En un primer momento, dada la coyuntura política del país, que se encontraba en plena dictadura de António de Oliveira Salazar, el puente recibió el nombre de Puente de Salazar. No fue hasta 1974, tras la Revolución del 25 de Abril, también conocida como la Revolución de los Claveles, que adoptó su nombre actual. Es, sin duda alguna, una bonita forma de rendir tributo a la democracia y a la libertad.

Pero si hay algo por lo que este puente despierta especial interés entre sus visitantes es por el asombroso parecido que mantiene con el Golden Gate Bridge de San Francisco.

El porqué de tanta similitud

Resulta que la semejanza entre ambos puentes responde a una necesidad eminentemente práctica. Y es que tanto Lisboa como San Francisco tienen un índice sísmico elevado, por lo que ambos puentes tienen estructuras y mecanismos de resistencia similares frente a terremotos. Sin embargo, el puente lisboeta es más estilizado que el americano. Además, el hecho de que la misma empresa de ingeniería participara en la construcción de los dos puentes, también tuvo algo que ver en su gran parecido, ¡para qué negarlo! Lo más llamativo es que no solo la estructura es similar, sino que los dos puentes están construidos en acero y están cubiertos por la característica pintura roja, que no tiene otra función que la de prevenir la oxidación.

Si te fijas bien en las fotografías que te mostramos, podrás ver una de las diferencias que a simple vista se pueden detectar entre ambos puentes. ¿Ya la has encontrado? Fíjate bien en las torres. Como puedes ver, el soporte en el puente luso está construido a base de un entramado en cruz.

golden gate bridge-san francisco  puente-25abril-entramado-lisboa-pat-guias-gratis

Está claro que ambos puentes son un símbolo en sus ciudades respectivas y miles de visitantes se acercan diariamente para poder ver estas maravillas arquitectónicas de cerca. No hay visitante que haya pisado alguna de las dos ciudades y no se haya llevado a casa una instantánea de estos puentes, que con su característico color rojo predominan el paisaje y son un elemento indispensable del skyline de cada una de las ciudades. Pero por sorprendente que te parezca, ni en un caso ni en el otro se pueden llevar la medalla de ser los puentes más largos de la ciudad. En Lisboa le corresponde este título al Puente Vasco da Gama, que con sus más de 17 km de largo es el puente más largo de Europa. Y en San Francisco se lleva el título de puente más largo el Bay Bridge, cuyos 2,8 km de largo, también colgantes, le convierten en una de las principales arterias de la ciudad.

Algunos datos técnicos

Como ya habrás podido adivinar, el puente lisboeta no es una réplica del Golden Gate, aunque a primera vista lo pueda parecer. Y sino, a los datos nos remitimos. Te presentamos una tabla con las principales diferencias entre estos dos puentes.

 

Puente 25 de abril Golden Gate Bridge
Año de construcción 1962-1966 1933-1937
Longitud total 2,2 km 2,7 km
Elevación sobre el nivel del agua 70 m 67 m
Altura de los torreones 190 m 227 m
Ancho 21 m 27 m
¿Quién puede circular? Automóviles, trenes (desde 1999) Automóviles, trenes, bicicletas y peatones

 Si vas a Lisboa debes saber que…

Cada día circulan por el puente 25 de Abril unos 150.000 coches y 160 trenes; lo que equivale a unas 380.000 personas utilizándolo en ambos sentidos. Esto le convierte en uno de los más transitados de Lisboa, aunque es cierto que desde que se construyera el Puente Vasco da Gama, en 1998, se ha aliviado considerablemente el tráfico.

Desde luego, la mejor manera de observar su belleza y espectacularidad es cruzándolo. Eso sí, tendrás que pagar peaje. Y si vas en dirección norte, además, te tendrás que armar de paciencia, porque media hora de retención no te la quita nadie. Aun así, creemos que merece la pena. Aprovecha el tráfico para observar las maravillosas vistas de Lisboa desde el río Tajo y a 70 metros de altura. ¡Un regalo para la vista! Pero si eres de los que te tira atrás el tráfico, podrás ver perfectamente el puente en todo su esplendor desde las zonas altas de la ciudad, los miradores y Belém. Ahora sí que no tienes excusa.

Esto te puede interesar

  1. Un atardecer inolvidable surcando el Tajo – Más que souvenirs

    October 26, 2016 at 10:38 am

    […] caer la tarde puede ser un plan de lo más romántico si vas en pareja. El recorrido empieza en el Puente 25 de abril, y al tiempo que el sol se va despidiendo y la luz dibuja su estela en el agua, podrás admirar […]

Comments are closed.