Ámsterdam, Audioguías, Barcelona, LALIst, Play & Tour, Sevilla, Viajar

LALIst: 6 ciudades de Europa perfectas para descubrir en bicicleta – 1ª parte

Como buena ciclista que soy, me encanta la idea de poderme recorrer cada ciudad que visito en bicicleta. Y de eso mismo te voy a hablar hoy. De ciudades por las que da gusto pasearse en bicicleta e irlas descubriendo a golpe de pedal. Te propongo 6 ciudades europeas por las que moverse sobre dos ruedas es cómodo, además de muy placentero. Quizás te sorprenda ver que dentro de nuestras fronteras la bicicleta está ganando terreno poquito a poco. ¡Ya era hora! Está comprobado: a la que uno descubre el sentimiento de libertad que proporciona el desplazarse en bici ya no hay marcha atrás. No es de extrañar, por lo tanto, que cada vez seamos más los aficionados al cicloturismo. Y es que turistear en bici… ¡es otra cosa! Espero que tú también te animes y te subas al carro (o mejor dicho, a la bici :-p) en tu próximo viaje.

Seguro que conoces otras tantas ciudades en las que pedalear a la par que se visita lo más destacado del lugar es un lujazo. Estas son mis elegidas. Por cierto, no tengas en cuenta el orden en el que aparecen, que no es un ranking, ¡ni muchísimo menos! 🙂 Preparados, listos… ¡arrancamos!

Sevilla

ciclista-centro-sevilla-bicis-guia gratis-pat

Si hay una ciudad perfecta para disfrutar en bici, esa es Sevilla. Sus días soleados, distancias más que asequibles y la total ausencia de desniveles harán que tu paseo turístico por Sevilla vaya sobre ruedas. Tanto es el auge que vive la bicicleta en esta ciudad, que cuenta ya con 140 km de carril bici y un sistema de alquiler público de bicicletas. Sevici ha instalado más de 250 estaciones donde se pueden alquilar bicicletas a un precio muy asequible para cualquier bolsillo. Y aquí viene la parte que más nos interesa a los que hacemos cicloturismo: además del abono anual, indicado para residentes y usuarios habituales, también existe el abono de una semana, que se puede adquirir en todas las estaciones de Sevici con una tarjeta de crédito. ¿Su precio? 13,33€.

Recorre la ciudad bordeando el Guadalquivir. Puedes empezar por el parque de María Luisa, más concretamente en la majestuosa Plaza de España; cruzar el Paseo de las Delicias y seguir a orillas del Guadalquivir hasta la Torre del Oro, la plaza de toros de la Maestranza y la Isla de la Cartuja, para terminar tu ruta nuevamente en un parque, el Parque del Alamillo. ¿Sabrías encontrar el “huevo de Colón”? Te doy una pista… es una enorme escultura de bronce donada por Moscú a Sevilla. Y se encuentra en el Parque del Alamillo.

Barcelona

ciclistas-bici-puerto olímpico-barcelona-guia-gratis-pat

Y qué decir de nuestra maravillosa Barcelona. No es porque yo sea de aquí, pero os garantizo que no hay mejor manera de conocer la Ciudad Condal que recorriéndola a golpe de pedal. La cultura de la bici cada vez está más consolidada en esta ciudad, y prueba de ello son los kilómetros de carril bici que han ido proliferando en los últimos años. Además, el sistema público de bicis Bicing funciona a la perfección desde hace 9 años. El único inconveniente para el visitante es que no permite sacar abonos diarios o semanales. Pero no te preocupes, en Barcelona hay muchísimas tiendas de alquiler de bicis, como Rent a Bike (con 4 puntos de alquiler en la ciudad), Green Bikes Barcelona (cuyos precios rondan los 10€ al día) o, para los que no quieran renunciar a la bici y no quieran sudar la camiseta, BCNBike, una tienda de alquiler de bicicletas eléctricas… ¡con lo cual ya tienes la papeleta solucionada!

No te quedes con las ganas de recorrer el paseo marítimo en bici, desde el Fórum hasta la Barceloneta. Solo así podrás ver el ambiente que se respira a orillas del Mediterráneo, sobre todo si vas un sábado o un domingo por la mañana: patinadores, skaters, runners, familias paseando con sus niños, gente sentada en los bancos tomando los primeros rayos de sol… y la suave brisa acariciándote la piel. ¿Se te ocurre mejor plan? Y si después de tanto pedalear el hambre se apodera de ti, en la Barceloneta encontrarás un montón de bares, restaurantes y chiringuitos de playa. Opciones hay muchas, tú decides qué te apetece en cada momento.

Ámsterdam

Beautiful calm night view of Amsterdam city.

Ámsterdam es la ciudad por antonomasia de las bicicletas. Cualquiera que piense en la capital holandesa no puede evitar asociarla con este vehículo de dos ruedas. No en vano es el medio de transporte más usado por sus ciudadanos. Y para qué negarlo, por su terreno llano y sus 400 kilómetros de carril bici, Ámsterdam es un destino perfecto para el cicloturismo.

Si quieres sentir la ciudad como lo haría un ciudadano más, no te queda otra que alquilar una bici. Las opciones son múltiples. En la página oficial de turismo te nombran algunas de las tiendas a las que puedes acudir. Y las ventajas, innumerables. Es innegable que Ámsterdam está hecha para las bicicletas y, aunque la conducción de los holandeses te pueda parecer un poco agresiva en un primer momento, no te asustes, tú sigue a lo tuyo. Es cierto que con tanta bicicleta los ciclistas se han apoderado de las calles de Ámsterdam y pierden la paciencia con facilidad, con lo cual no te extrañe oír más de un timbre. Forma parte de esta especie de anarquía que gira en torno al mundillo de las bicis en esta ciudad. Pero como te decía, esto también tiene sus ventajas. Para empezar, siempre y en cualquier vía, tendrás absoluta prioridad. El ciclista nunca tiene culpa de nada. En segundo lugar, aparcar te va a resultar facilísimo. Mientras en otras ciudades no se puede aparcar en farolas, verjas o, en general, en ningún espacio público; este problema no existe en Ámsterdam. Además, es una ciudad muy segura, con lo cual la posibilidad de que te roben la bicicleta es prácticamente nula. Eso sí, hay tantas bicis aparcadas en todas partes que tendrás que memorizar muy bien donde dejas la tuya si no quieres invertir la mitad de tu día buscando la bici. :-p

De todas formas, si prefieres alejarte de las transitadas calles del centro, siempre puedes dar un tranquilo paseo lejos de las calles principales. O, por qué no, animarte a hacer una ruta más larga. Una buena opción es ir hasta Haarlem, una pequeña y encantadora ciudad a pocos kilómetros de Ámsterdam. El carril bici segregado te permite hacer el camino muy cómodamente y de forma muy segura. Y quién no te dice que pases cerca de algún que otro típico molino. Y de no ser así, los paisajes holandeses bien merecen la pena.

Si quieres descubrir cuáles son las otras 3 ciudades ideales para recorrer en bicicleta, no te puedes perder la entrada de nuestro blog mañana. El recorrido continúa… ¡Te esperamos!

Enlace directo a la 2a parte.

Esto te puede interesar