París

Simone de Beauvoir y París

Hoy me ha sorprendido gratamente conectarme y comprobar cómo el Doodle del día conmemora el 106º aniversario del nacimiento de Simone de Beauvoir. Y decimos “gratamente” porque es una de las heroinas de mi abuela, sí. Más de una vez me ha hablado de ella, de ser una revolucionaria feminista y de su relación con Jean Paul Sartre. Y es que además de leer sobre sus obras filosóficas o literarias, es importante saber que nunca se casó, no tuvo hijos, dedicó mucho tiempo a estudiar, se licenció en Filosofía en la Universidad de La Sorbona, pudo permitirse viajar, daba clases comprometidas, tenía amantes “abiertamente” y un largo etcétera. ¡Ay! Lo que nos enseñan las abuelas…

Y ya que hoy 9 de enero todos conoceréis quién es Simone de Beauvoir con solo hacer click en la imagencita que reemplaza al logo de Google, solo os quiero hablar de 5 lugares emblemáticos de esta gran mujer y de su ciudad natal, París, para que los visitéis en vuestro próximo viaje y, además, hemos creado una ruta para que podáis descubrirlos.

La ruta os llevará una mañana tranquila con “cafecito emblemático” incluido. Aquí os dejo el mapa:

Y ahora, aquí debajo, os hablo un poquito de los lugares de este recorrido por París. Los pongo por orden cronológico (que no por el orden de la ruta, claro).

1) Nacimiento de Simone de Beauvoir

Para empezar, y como no podía ser de otra forma, ¿dónde nació?Exactamente el el 101 del Boulevard Montparnasse, esquina al Boulevard Raspail, junto al emblemático café Select (en el número 99), del que ya hablamos en nuestro post sobre los 10 mejores cafés de París. Y es que la prolifereación de cafés intelectuales por el barrio influyó sin duda en la formación de Simone.

2) Licenciatura

Simone de Beauvoir pudo estudiar. Y mucho. De hecho, en 1928 consiguió su licenciatura en Filosofía en la Universidad de La Sorbona. ¿Nunca la habéis visitado este lugar? Es una de las Universidades más antiguas del mundo. Vale mucho la pena.

3) La casa de Jean-Paul Sartre

Jean-Paul Sartre fue el gran amor de Simone. No cabe duda, aunque ella siempre tuvo amantes de forma abierta y natural.

Y aquí es donde Jean-Paul vivió la segunda parte de su vida. Por eso, es un lugar a destacar dentro de sus vidas. La dirección es Rue de Bonaparte, 42. Está cerca del Café Flore y del Café Les Deux Magots, donde a menudo se los veía charlar y discutir.

4) La gran discusión en el Café Flore

Como os acabo de decir, eran conocidas las discusiones acolaradas entre Jean-Paul y Simone en los cafés literarios de su barrio. Pero de entre todas ellas, la más sonada fue en el Café de Flore. Aquí tenéis la dirección del establecimiento: 172 Boulevard Saint-Germain. Otro café por el que iban muchísimo es el Café Les Deux Magots, casi en frente, también os lo he marcado en el mapa.

5) Tumba de Simone de Beauvoir

Y finalmente el 14 de abril de 1986, Simone nos dejó. A mi abuelo le supo muy mal, como no podía ser de otra forma, jeje.

Por eso, para acabar, os dejo la localización de su tumba, no muy lejos del lugar de su nacimiento. Está esterrada junto a su gran amor, Jean-Paul Sartre, en el Cementerio de Montparnasse de París., en la División 20. Conectaos a este link para descargar un mapa del cementerio para encontrar su tumba fácilmente.

 

 

Esto te puede interesar

3 Comments

  1. Nuria

    January 13, 2014 at 3:07 pm

    Eso mismo: ¡ay! Como me hubiera gustado llevarla a París. Pero era mayorcita. Soy la tercera hija y la sexta nieta. Resumo: mi abuela tenía 68 años cuando nací. Y falleció mayor, mayor. Con 94.
    Ay, ay, ay, las abuelitis!!!!!

  2. Nuria

    January 9, 2014 at 10:37 pm

    Vaya coincidenciaaaa!!!!!!! Mi abuela también me hablaba de Simone de Beauvoir, jajajajaja.
    De jovencita no le hacía mucho caso, pero con el tiempo he ido comprendiendo todo lo que me quería enseñar con eso. Ella era de esas que siempre estaban leyendo biografías, libros históricos, etc.
    Desafortunadamente hace dos años y poco que nos dejó.
    Os agradezco este post. Me ha hecho recordar la importancia de ser mujer y, sobre todo, recordar a mi abuela. Graciasssssssss

¡Comenta!