Italia, Roma, Viajar

Un paseo por Villa Borghese, el corazón verde de Roma. ¿O era pulmón?

Villa Borghese sería el equivalente romano al Central Park de Nueva York o al Hyde Park de Londres. Así que si te apetece dar un paseo por unos tranquilos jardines, este es el lugar idóneo, ya que a pesar de estar dentro de la ciudad, una vez en su interior se respira una gran calma.

Este maravilloso pulmón verde de la ciudad (a menudo llamado corazón verde por su forma) fue creado en el siglo XVII por el cardenal Scipione Borghese, sobrino del papa Pablo V. El parque contenía 400 pinos, fuentes de Giovanni Fontana y esculturas del Pietro Bernini, por supuesto.

Pero en el siglo XX, en el año 1901, Villa Borghese pasó a ser propiedad del Estado. En su recinto tienes la oportunidad de ir en bicicleta, montar a caballo o practicar deporte. También encontrarás en su interior desde un lago artificial a un zoo y un anfiteatro. Es decir, de todo para pasar un día a lo grande, especialmente si viajas con niños.

Uno de los atractivos del parque es su gran cantidad de árboles, factor que lo convierte en un lugar ideal para resguardarse de los calores del verano, por ejemplo. El anfiteatro de la Piazza di Siena, por ejemplo, se halla rodeado de altos pinos. Cerca de la plaza encontrarás la Casina di Rafaello, que se dice fue propiedad del propio Rafael.

Si te fijas, verás que en todas las intersecciones del parque hay alguna fuente o estatua. Algunas de estas estatuas están dedicadas a personajes como Byron, Goethe o Víctor Hugo. Así que prepara tu cámara de fotos y disfruta a lo grande. ¡Fundirás la tarjeta de memoria!

En el centro del parque encontrarás el Giardino del Lago, un jardín con un lago artificial y un templo jónico dedicado al dios de la salud. Si te diriges al sur de este lago, llegarás a la Fontana dei Fauni o “Fuente de los faunos”, una bellísima obra de estilo art nouveau.

Por otro lado, en la zona nororiental de la villa se encuentra ubicado el Museo Zoológico, así como un pequeño zoo conocido como el Bioparco. Evidentemente, los niños a-lu-ci-na-rán.

A continuación, os dejo un mapa con propuestas para pasar un día de lo más entretenido.

Están marcadas las entradas de metro más cercanas. Si me dais a escoger, mi opción preferia es ir en metro hasta Barberini y pasear por la sinuosa Via Vittorio Venetto para entrar a Villa Borghese por la Porta Pinciana (recorrido A, marcado en rojo). De todas formas, veréis que hay otras opciones, ya que el parque tiene diferentes entradas.

En verde veréis el recorrido propuesto y con chinchetas verdes lo que no os podéis perder bajo ningún concepto: la Galleria Borghese, la Piazza Siena, el lago y su Tempio de Esculapio y la terraza de los Jardines Pincianos.

Aquí os detallo un poco de información práctica

Galleria Borghese

  • Es necesario reservar ticket desde aquí
  • Cerrado los lunes
  • Abierto de martes a domingo de 8:30h a 19:30h
  • Precios desde 6,50 €

Galleria Nazionale d’Arte Moderno

  • Cerrado los lunes
  • Abierto de martes a domingo de 8:30h a 19:30h
  • Las exposiciones temporales abren de 10:30h a 19:30h
  • Precio: 8€

Pincio

Es una de las áreas más famosas de Villa Borghese, donde podrás admirar:

  • Sus jardines del siglo XIX
  • Una fantástica terraza (junto a la Pizza del Popolo) con vistas de Roma inolvidables
  • Hay un pequeño tiovivo para los más pequeños
  • También ofrece un teatro de marionetas que abre sábados y domingos

Bioparco

Si tus hijos están cansados de monumentos e iglesias, este zoo será tu salvación.

  • Abierto todos los días
  • Abren a las 9:30h
  • Cierran a las 18h, 19h o 19:30h según el día y época del año
  • Precio por adulto: 14 €
  • Precio por niño de más de 1 metro de estatura: 12 €
  • Precio de niños de menos de 1 metro de estatura: gratis

Bicicletas, botes, restaurantes…

Existen varios lugares donde alquilar bicicletas. Las hay normales, eléctricas y hasta con espacio para cuatro personas. Los precios suelen ser:

  • 4 € cada hora
  • 10 € el día completo

Además, no dejes de acercarte al lago artificial del norte del parque donde podrás alquilar un bote y darte una vueltita. No es The Lake de Central Park, pero convence igualmente 🙂

En cuanto a restaurantes, quiero recomendarte especialmente la Casina Valadier. Lo verás en el mapa de arriba. Es caro, sí. Pero será inolvidable. Hablando de caro e inolvidable, ¿por qué no alojarte en el Hotel Splendide Royal? Tiene unas vistas sobre Villa Borghese que enamoran a cualquiera, estás cerca de Piazza Spagna y tienes el lujerío de un hotel seleccionado por los Small Luxury Hotels.

Por todo esto, el recorrido que os he marcado comienza por la parte más cultural, pasa por la Piazza Siena hacia el lago y luego te lleva a comer o cenar (dependerá si has entrado en la Galleria Borghese o no) para acabar con unas magníficas vistas de Roma. A-lu-ci-nan-te.

 

Esto te puede interesar

¡Comenta!