Madrid, Viajar

La Plaza de Mayor, el centro de Madrid durante casi 400 años.

Nadie diría que este espacio abierto, de color rojizo y con regusto neoclásico fue en su día una serie de lagunas que quedaban extramuros de la ciudad. Desde aquel entonces, el aspecto de la plaza y el uso que le han dado los madrileños ha cambiado casi tanto como la propia villa de Madrid.

Y es que la Plaza Mayor fue primordialmente un lugar de mercado desde el siglo XV hasta el siglo XIX, casi 400 años, sí. Es por ese motivo que muchas de las calles y edificios que la rodean tienen el nombre de distintos gremios. Y, curiosamente, el primer nombre que había recibido fue el de Plaza del Arrabal. Seguro que te imaginas las razones, ¿no?

Pero vamos a detallar un poco más. Esto no siempre ha sido un mercado. Ni lo es 😉

Inicialmente esta plaza era un espacio muy irregular con un fuerte desnivel y fue bajo el Reinado de Felipe II, cuando el arquitecto Juan de Herrera elaboró los primeros planos para construir la Casa de la Carnicería y la Casa de la Panadería, dos de sus edificios más emblemáticos. En concreto, la Casa de la Panadería te será fácilmente reconocible por las vistosas pinturas que la decoran y por las dos torres que la flanquean.

Detalle de una de las pinturas de la espectacular Casa de la Panadería. Mirando su fachada, esta pintura está en el segundo piso, cerca de la torre que queda a tu izquierda.

Más tarde, Juan Gómez de Mora actualizó el proyecto y sentó las bases de su estructura definitiva. La Plaza Mayor se inauguró en 1620 con ocasión de la beatificación de San Isidro, pero la plaza se verá envuelta en llamas en varias ocasiones. Sí, tres veces. Y no fue hasta en el siglo XIX cuando Juan de Villanueva concluyó el diseño neoclásico que puedes admirar hoy.

Y si la arquitectura de la plaza sufrió importantes cambios a lo largo de los siglos, los usos de la plaza, también. Aquí se han hecho corridas de toros, ejecuciones públicas, beatificado santos…

Antigua ilustración anónima de la Plaza Mayor de Madrid en un día festivo, con toro incluído

Y hasta la Santa Inquisición llegó a celebrar aquí su primer auto de fe. ¿Sabes qué es eso del auto de fe? Algún día profundizaremos -o no-, pero básicamente son actos que se recuerdan por quemar a personas vivas. ¡Uf! ¡Tela con la plaza! Y no fue hasta el siglo XVIII cuando la plaza comenzó a funcionar exclusivamente como mercado. ¡Menos mal!

Hoy, pasear por esta plaza es un “must do” para todo turista o viajero. Es más, diría que hay que hacerlo de día y de noche, como mínimo. Lo cierto es que es una plaza muy animada. Con sus tiendas, restaurantes, terrazas, espectáculos callejeros… Sí, imperdible aunque esté lloviendo, ya que sus soportales resultan el cobijo perfecto. Incluso para el solazo de julio o agosto 😉

En el centro de la Plaza Mayor verás una imponente estatua ecuestre de Felipe III, obra de Pietro Tacca. La escultura data de 1616 y tenía que emplazarse en la Casa de Campo, pero el Ayuntamiento decidió ubicarla en la Plaza Mayor dada la predilección que sentía el monarca por este sitio. La típica fotografía es, evidentemente, la de la escultura con la Casa de la Panadería de fondo.

Estatua de Felipe III con la Casa de la Panadería de fondo. Probablemente el encuadre más repetido por los turistas.

En la actualidad, los madrileños acuden con frecuencia a la plaza para ver espectáculos y conciertos al aire libre, aunque sobre todo vienen a tomarse algo en alguna de sus múltiples y tradicionales terracitas. Si te paseas un domingo por la mañana podrás ver un interesantísimo mercado filatélico y numismático, y si tu estancia en Madrid coincide con las navidades, no olvides visitar el entrañable mercado navideño que aquí tiene lugar.

Esto te puede interesar

1 Comment

  1. Apartamentos Mayor Centro Madrid – soshichan

    September 4, 2019 at 6:26 pm

    […] Download Image More @ blog.playandtour.com […]

¡Comenta!