Destacados, París, Viajar

Disneyland París, Walt Disney Studios Park y Disney Village, ¿de qué va todo esto?

En 1992 comenzó lo que entonces se llamaba Euro Disney. Hoy, Disneyland París. Con los años, en 2002 abrieron el Walt Disney Studios Park, otro parque que está justo al lado y que ofrece otras experiencias más relacionadas con el mundo del cine que encantarán a grandes y pequeños. Y, por último, os quiero hablar del Disney Village, el lugar ideal para comprar e ir a cenar, donde está, entre otros espectáculos, el Wild West Show.

Disneyland París

Este es el parque por excelencia donde pasarás horas y horas paseando por sus diferentes áreas, viendo a los personajes Disney, subiéndote a las atracciones, etc. Las áreas que encontrarás son las siguientes:

Main Street USA, estilo New Orleans de principios del siglo pasado

Está repleto de tiendas, restaurantes, cafés y demás servicios como tienda de fotografía, baby care center, alquiler de carritos, cambio de dinero, etc.

Tema importante: si tus hijos son muy pequeños, alquílate un carrito por 12€ al día y evitarás tener que llevarlos a upa durante la mitad del día. Eso sí: ponértelos a caballito para que vean bien los desfiles será impepinable.

Uno de los fantásticos escaparates de las tiendas de Main Street

Las atracciones de esta zona son más de pasear, observar y comprar que otra cosa: escaparates, galerías o pasajes cubiertos (muy prácticos en caso de lluvia), coches antiguos, un tranvía tirado por caballos, etc. Además, podrás encontrar algún que otro personaje Disney, especialmente en Town Square (justo en la entrada del parque) y en la Central Plaza (desde donde se accede al resto de áreas de forma radial).

En Town Square se instala el gran árbol de Navidad de Disneyland París

También tienes estación del tren a vapor. ¡Has de subir! Es un tren que traza un recorrido alrededor del parque y para en todas las áreas.

¡Yep! Por cierto, justo en la entrada, además de recoger el mapa de Disneyland y de los Walt Disney Studios, recuerda coger el folleto que especifica el horario de todas las actividades. Es un tríptico que se edita cada semana y te explica dónde encontrar a los personajes, los espectáculos, la música en vivo, etc.

Frontierland, el salvaje oeste. Y en Navidad, ¡aquí está el Santa Claus Village!

Es como estar en el oeste: vaqueros, cantinas, indios, buscadores de oro, un barco de aquellos que surcaban el Mississippi, etc.

El tren a vapor que recorre todo Disneyland París, en la parada de Frontierland

En esta zona hay un montón de atracciones geniales. Quizás la más espectacular sea el Big Thunder Mountain. Es una montaña rusa muy especial: es como subirse a una carretilla de una vieja mina abandonada y darle mucha velocidad. ¡De miedo!

Bueno, de miedo es la otra atracción que quiero destacar: la Phantom Manor, una casa encantada.

Además, esta área tiene teatros con espectáculos, un lugar donde conocer a Woody (el Cottonclub Creek Ranch) y hasta un lugar donde jugar a los indios.

En Navidades, lo que es el Cottonclub Creek Ranch cambia y pasa a ser un paisaje nevado donde se instala el Santa Claus Village. ¿Y quién está allí? Algún personaje Disney como Pluto o Minnie, los renos, los elfos y ¡¡el mismísimo Santa Claus!! La cola para verle suelo ser pequeña pero la espera larga, nunca menos de una hora. Y claro, tooodos los niños del mundo quieren verle. No os voy a explicar quién es Santa Claus, pero sí os digo que habla muchos idiomas, por lo que le preguntará a vuestros hijos cómo se llaman, cuántos años tienen, qué quieren para Navidad, etc. Es decir, dedica un buen rato a cada niño.

Adventureland, el lugar más exótico de Disneyland

Esta área es una curiosa combinación de los cuentos de las mil y una noches de Alladín, la selva típica de Mowgli y Balú y también el mar Caribe de los piratas más clásicos. Es un lugar para pasear y sentirte ¡¡un verdadero aventurero con tus peques!!

Además de pasear y conocer un parco pirata, ver la Cabaña de los Robinson o visitar el pasaje encantado de Aladdín, esta área tiene alguna atracción que no puedes perderte. Me refiero a la de Indiana Jones y el templo del Peligro, ¡alucinante! Y a la de Piratas del Caribe, uno de los paseos imprescindibles del parque que te sumerge de lleno en el mundo de los piratas más pintorescos.

¡Ah! Por cierto, por aquí también podrás encontrar al propio Jack Sparrow.

Fantasyland, donde se vive toda la magia de Disney.

Vayas con hijos o no, verás como al poco de estar en Fantasyland empezarás a sentirte como un niño pequeño. Esta es la zona donde está el Castillo de la Bella Durmiente (icono de Disney), Pinocho, Peter Pan, Dumbo, Alicia, Blancanieves y el propio Mickey Mouse, claro.

El castillo de la Bella Durmiente, entrada a Fantasyland

Las atracciones aquí suelen ser las preferidas por los niños más pequeños. Es decir, aquí no hay grandes montañas rusas ni nada de eso, sino un gran tiovivo (el Carrusel de Lancelot, donde suben grandes y pequeños), las típicas tazas que dan vueltas (las Tazas del Sombrerero Loco), las típicas atracciones de vagonetas que realizan recorridos por diferentes escenarios, etc.

¿A cuál subirse? Definitivamente a todas las que puedas. Para mí, las más bonitas son Los Viajes de Pinocho (donde recorres escenarios que te narran la película subido en una vagoneta), El Vuelo de Peter Pan (mágica de verdad, similar a la anterior pero la vagoneta va colgada de un riel que te guía por toda la historia de la película), el Laberinto de Alicia (para revivir la película con tus peques, ¡se lo pasarán en grande caminando entre los setos y pasando por puertas pequeñitas) y, por supuesto, la atracción a la que más gente ha subido de todo Disneyland: It’s a small world. Es un recorrido en un barquito que te lleva por los diferentes países del mundo para admirar muñecos animados con una canción de lo más emotiva. Seguro que la conoces.

It’s a small world, la atracción más visitada en la historia de Disneyland

Además, para este año del 20 aniversario han abierto una nueva atracción: Meet Mickey Mouse. Bueno, de hecho, no es una atracción, sino hacer un poco de cola para entrar en los camerinos de un teatro y encontrarte con Mickey Mouse vestido de gala. Las fotos, ¡geniales! Eso si llevas un buen flash, claro. Si no, la compras luego, evidentemente.

Discoveryland, la tierra de los descubrimientos, de los viajes espaciales y del futuro.

En esta zona podrás conocer grandes descubrimientos de la historia, visitar el propio Nautilus, ayudar a Buzz Lightyear a derrotar a Buzz, ir en coche aunque midas solo 1’32 cm, subirte en una atracción de Star Wars y, evidentemente, estremecerte con la famosa Sapace Mountain.

Exacto, probablemente la atracción más conocida de esta área sea la montaña rusa más extrema de Disneyland París: la Space Mountain-Mission 2. ¡Es totalmente a oscuras! Hay que vivirlo.

Pero hay mucho más. Hoy por hoy, una de las más conocidas por los más pequeños es Buzz Lighyear Laser Blast, donde vas en una vagoneta que puedes girar a derecha e izquierda y dispones de dos pistolas para ir derrotando a todos los robots que custodian el camino hasta Zurg… ¡A mi hijo le encanta! Y a mí.

Otra atracción que gusta a todos es la de Star Tours, de Star Wars. Es un viaje intergaláctico que deja a todos alucinados. Eso sí, te recomiendo no subir justo después de haber comido.

Y, para acabar con esta área, un clásico entre los clásico: Autopia. Te subes a un coche y conduces. Así de sencillo. Y así de divertida. ¡A todos les encanta! Además, los niños ya pueden conducir si miden 1’32 cm o más.

Walt Disney Studios Park

Como os decía al inicio del post, este parque abrió sus puertas en 2002 y, poco a poco, han ido añadiendo más atracciones. ¡Las hay de muy espectaculares! Y, para los más peques hay una zona genial con atracciones basadas en Toy Story (Toy Story Playland), además de espectáculos con Stitch o con los personajes de Disney Junior: la Doctora Juguetes, Jake y los Piratas, Little Einsteins, Many Manitas, etc. Si tienes hijos pequeños sabrás quiénes son.

Front Lot, la clásica entrada a un estudio de cine

Es la propia entrada al parque, donde se encuentra la plaza llamada Place des Frères Lumière donde casi siempre hay personajes Disney. Normalmente, suele estar Mickey, Minnie, Goofy… Es decir, los más clásicos. Además, hay una escultura del famoso dibujo animado El aprendiz de Brujo de Mickey, ese en que la escoba recoge agua. ¡Seguro que sabes cuál es!

De aquí, pasas al Disney Studio 1, un estudio gigantesco (casi como un hangar) que te lleva al Hollywood de los años 50-60. ¡Puro glamour! Además de tiendas y restaurantes, claro.

Una vez pasas el Disney Studio 1 llegas a la escultura de Walt Disney junto a Mickey. A tu izquierda tendrás el Production Courtyard y a tu derecha, Toon Studio. Pero, eso sí, estas dos áreas suelen estar repletas de personajes. Nosotros hemos visto a un montón de princesas, a personajes la la peli de Monstruos S.A., a Mary Poppins, a los villanos, etc. De hecho, por este parque se ven muchos más personajes que en Disneyland París, donde normalmente solo se pasean los más clásicos de los clásicos.

Production Courtyard, el cine y la televisión

Esta es una zona ideal para visitar un día de lluvia: casi todo es bajo techo. Me refiere a atracciones como Playhouse Disney on Stage, Stitch Live o CinéMagique. ¿Cuál ver? La que puedas por horario. Personalmente, CinéMagique  me encantó.

Pero, sin duda, las dos atracciones fuertes de esta área son The Twilighty Zone Tower of Terror (una de esas atracciones de caída al vacío que deja sin aliento) y Studio Tram Tour: Behind the Magic (una visita a escenarios de películas mientras están rodando una trepidante película de acción, de mucha acción).

Toon Studio, donde están los dibujos animados

Es el área de a animación por excelencia, con una atracción de la película Cars, otra de las alfombras voladoras de Aladdín, varias de Toy Story, etc. Además, puedes culturizarte y aprender sobre la evolución de la animación en Art of Disney Animation, es genial.

Buzz suele estar por las mañanas en Toon Studio, ¿no te harás una foto con él?

De todas estas atracciones, no debes perderte entrar el espectáculo de Animagique, la trepidante y moderna montaña rusa Crush’n’Coaster (que en realidad no es una montaña rusa) ni entrar en Toy Story Playland. Allí encontrarás atracciones basadas en los personajes de esa peli: RC Racer (un barco vikingo mejoradísimo), Slinky DOg Zigzag Spin (el gusano de toda la vida también mejoradísimo) y la Toy Story Parachute Drop (en este caso, una versión light de la caída libre de The Twilighty Zone Tower of Terror).

Back Lot, sede de la acción y los efectos especiales

En esta área solo hay tres atracciones de momento. ¡Y vaya tres! La preferida de todas es la de Motores… Action!, donde motoristas realizan acrobacias increíbles. Y coches también, claro. ¡Y hasta aparece Rayo McQueen! ¿Te lo vas a perder?

¡Todos alucinan con Rayo McQueen!

La segunda más recomendable es Armageddon: Efectos Especiales, donde alucinarás con los efectos de la película (por cierto, no muy recomendable para los muy pequeños, puede asustar un rato). Por último, una montaña rusa trepidante a ritmo de Hrd Rock: Rock’n’Roller Coaster with Aerosmith. ¡Adrenalina pura!

Disney Village

¿Qué es esto? No es un parque, no. No se paga entrada, no. Pero hay un poco de todo.

Por un lado, un montón de tiendas Disney para comprarte ropa, juguetes, chocolates y lo que quieras que tenga un Mickey. Por otro, un montón de restaurantes que suelen llenarse especialmente a la noche, cuando los parques cierran. Por lo tanto, ¿qué te recomiendo? Una vez hayas visto el espectáculo de Disney Dreams que se realiza a la clausura de Disneyland París, trata de salir al menos media hora antes los siguientes días y elige dónde cenar en el Disney Village con tranquilidad, porque luego es la marabuntaaa.

Entre estos restaurantes tienes McDonnalds (claro), un SportsBar (como los que puedes encontrar en otras grandes ciudades), el Annete’s (la clásica hamburguesería que vienen a servirte en patines), el Planet Hollywood (evidentemente), etc.

De entre todos ellos, quiero destacar tres muy en concreto. El primero: el Rainforest Café (hay uno muy parecido en Londres), Es como estar dentro de la jungla, con animales animados que de vez en cuando cobran vida. ¿Tipo de comida? Hamburguesotas, burritos, gambas, … Una mezcla curiosa de la comida más típica de parque temático. Eso sí: bastante buena calidad. ¿Precios? ¡Ay, los precios! La hamburguesa con patatas sale a más de 20€. (Siempre quedará el McDonnalds)

Rainforest Cafe. Para mí, otro imprescindible

El segundo a destacar: el Café Mickey. Más vale que reserves con antelación si no quieres hacer grandes colas. No se come mal del todo y tienes a varios personajes Disney pululando por entre las mesas. En esta última ocasión vimos a Mickey, Donald, Goofy, Pluto y Tiger.

Cena y encuetro con los personajes Disney en el Café Mickey en el Disney Village

Y el tercero, el Wild West Show, una cena espectáculo muy entretenido. Cena costillas de ternera, mazorcas de maíz y poco más pero te lo pasas en grande viendo a indios y vaqueros a caballo, además de a los personajes Disney vestidos de vaqueros y actuando, claro. Muy pero que muy recomendable. Hay dos sesiones por día. Para aprovechar el horario del parque lo mejor es ir a la segunda. Pero si los peque son muy pequeños dudo que aguanten el ritmo, por lo que mejor salir antes del parque el ir a la primera, claro. El precio, caro, como todo. De todas formas, es preferible pagar el extra para estar en primera fila. Hazlo.

Vaqueros, indios, el séptimo de caballería, vacas, bisontes, Búffalo Bill, Goofy, Chip y CHop, Minnie y hasta Mickey en el Wild West Show

Y hasta aquí esta pedazo de descripción de los parques. Tampoco quería hablaros de todas las atracciones, sino de las imperdibles. Espero que esta info os sea útil. Si queréis preguntarme algo concreto, ya sabéis. Aquí estoy, al teclado 🙂

Esto te puede interesar

4 Comments

  1. Diego El Viajero

    September 4, 2014 at 8:30 am

    Hola, Dulce. Muy buenas.

    ¡Ojo! Me temo que tendrás que elegir uno u otro parque… porque uno está en París y otro en Londres.

    Es decir, es muy distinto “Dineyland París” (situado a poco más de 30 Km de París) que el “Warner Bros Studio Tour – The Making of Harry Potter” (situado a 30 y pico Km de Londres). Es probable que te hagas un lío porque en Orlando (Estados Unidos) sí tienes un parque Disney, uno de Harry Potter y otros más.

    Te recomendamos que además de leerte este post sobre Disneyland París, le eches un ojo a este otro de Harry Potter: http://www.playandtour.net/audioguias-blog/2012/09/harry-potter-en-el-warner-bros-studio-tour-londres-imperdible/

    Espero haber aclarado tus dudas.

    Saludos.

  2. dulce maria zaragoza moreno

    September 4, 2014 at 3:17 am

    Hola!!
    Me gustaria viajar a disney en paris pero no eh podido encontrar si tienen el parque tematico de harry potter que es lo q mas me interesa

¡Comenta!