Berlín, Viajar

Visitar la cúpula del Reichstag, Berlín

Estaba repasando fotografías de mi último viaje a Berlín y, aunque no estaba previsto, hoy he decidido hablaros de la cúpula del Reichstag. No del Reischstag (parlamento alemán) en sí mismo, sino solo de la cúpula, sí. (Prometo escribiros sobre el Reichstag otro día, de veras)

La cúpula del Reichstag, Berlín

Y es que esta cúpula, añadida por Norman Foster en 1999 (al final de la remodelación que comenzó en 1996) es súper-fotogénica. Sí, es espectacular y, por su modernidad, contrasta a sobremanera con el resto del edificio: tiene casi 24 metros de atura y 36 de diámetro y en su estructura se combinan el vidrio y el acero.

Evidentemente, desde su inauguración, se ha convertido en visita obligada para todos aquellos que pasan por Berlín. De hecho, es de los lugares más visitados, tras la Puerta de Brandemburgo, evidentemente.

Además, la visita a la cúpula del Reichstag es gratuita 🙂

Al principio, los primeros años tras su inauguración, se formaban colas interminables para visitarla y la gente iba tempranísimo para evitarlas. Pero desde hace relativamente poco, se ha instaurado la reserva anticipada a través de esta web (en inglés).

Cuando entras, a través de un ascensor se accede a la base de la cúpula, donde desde una terraza podrás gozar de una vista privilegiada de la Puerta de Brandemburgo y gran parte de la ciudad. Por cierto, también encontrarás un elegante café-restaurante.

Interior de la cúpula del Reichstag, Berlín

Quédate un rato en el interior y, además de fotografiar las vistas, busca encuadres. Insisto: esta cúpula es muy fotogénica por fuera y por dentro

Después se asciende a la cúpula subiendo por unas rampas hasta llegar al final. La cúpula se posa justo encima del salón de plenos, así que si coincides con una sesión parlamentaria, puedes observar a los parlamentarios en acción, mirando a través una especie de embudo acristalado. En la cima también hay a su alrededor una pequeña exposición con fotografías que muestran la historia del edificio.

En cuanto al horario de visita, es muy amplio: de 8h a 23h a diario

Y ¿qué pasa si no has hecho la reserva anticipada online? Debes registrarte en el Visitors’ Service que hay frente al edificio del Reichstag, que abre de 8h a 20h a diario. No tiene pérdida. Así que si aún tienen plazas disponibles, tendrás suerte. Eso sí, como mínimo deberás registrarte 2 horas antes de la visita y, cómo máximo, podrás optar a la visita hasta 2 días después. Conclusión: reserva online, aunque sea desde el hotel donde estés albergado en Berlín. Más práctico, rápido y cómodo.

Además, podrás coger una audioguía gratis que, por supuesto, está disponible en español, así como las visitas guiadas. Y, si quieres conocer el parlamento además de subir a la cúpula, también puedes hacerlo desde la misma web. Ofrecen unas visitas guiadas muy completas de unos 90 minutos, también disponibles en español, sí.

¿Y qué información necesitas para registrarte para subir a la cúpula del Reichstag? Nombre, apellidos y fecha de nacimiento. Nada más, por lo que las reservas son personales e intransferibles. En el momento de entrar, bastará con que enseñes alguna documentación para que verifiquen tu identidad y ¡listo!

Esto te puede interesar

¡Comenta!