Italia, Roma, Viajar

La emblemática iglesia de Santa Cecilia in Trastevere de Roma

Hace ya un tiempo que publicamos un recorrido a pie por el Trastevere que ya ha recibido miles de visitas. Y es que este barrio de Roma parece gustar cada vez más al turista, especialmente a aquellos que repiten la ciudad eterna como destino y no tienen la necesidad imperiosa de ver el Coliseo, el Foro Romano, etc.

Pues bien, hoy queremos dedicar unas líneas a la emblemática iglesia Santa Cecilia in Trastevere, que precisamente recomendábamos en aquel itinerario.

Esta iglesia data del siglo V y, evidentemente, está dedicada a Santa Cecilia, la patrona de los ciegos (como Santa Lucía, sí) y de los músicos, principalmente. Y es que Santa Cecilia había pertenecido a una familia senatorial de Roma y se casó con un noble romano, pero en la noche nupcial explicó a su esposo que había entregado su virginidad a Dios, al Dios cristiano, claro. Y le advirtió que no la tocara, si no el ángel que la custodiaba se enojaría. El marido le pidió verlo para creerla e incluso llegó a bautizarse. Y su hermano, también. Pero todo esto no podía acabar bien. Mataron a los hermanos y martirizaron a Santa Cecilia. Un romance pío del que aún se tienen innumerables dudas.

Por todo esto, el papa Urbano I (quien bautizó al marido de Santa Cecilia) mandó levantar la iglesia que hoy puedes encontrar en el Trastevere en el lugar donde se cree que estaba la casa de Santa Cecilia. De hecho, se ha encontrado el baptisterio de esta iglesia en unas excavaciones hechas aquí.

La verdad es que la iglesia de Santa Cecilia in Trastevere es preciosa. Su fachada actual data de 1725 y es obra de Ferdinando Fuga, conocido por sus obras en Roma y Nápoles en el siglo XVIII.

Interior de la iglesia Santa Cecilia in Trastevere, Roma

Del siglo XIII encontrarás un mosaico que es una representación del Juicio Final, según diseños de Pietro Cavalli. Y del siglo IX hallarás restos de mosaico en representación de otros santos, en el ábside.

Además de las obras de sus capillas y dos excelentes retablos, no te pierdas levantar la cabeza y observar la Apoteosis de Santa Cecilia, en la nave central, una obra de Sebastiano Conca de 1721.

Evidentemente, no puedes perderte admirar el altar, con ciborio (la estructura que cubre el altar) de finales del siglo XIII de Arnofo di Cambio, y principalmente la obra de Stefano Maderno, que es la escultura del martirio de Santa Cecilia, datada en el 1600. Tumbada. Con los ojos tapados. Con marcas evidentes de la decapitación.

Detalle del martirio de Santa Cecilia, de Stefano Maderno, del 1600

Es un muy conocido ejemplo de la escultura del barroco. Para muchos, es una obra que influyó especialmente al propio Bernini. ¿Cómo? Sí, sí. Es interesante que conozcas la escultura funeraria Beata Ludovica Albertoni, que data de 1674, situada en una de las capillas de la iglesia de San Francesco a Ripa, una iglesia de al lado de Santa Cecilia in Trastevere. Está a unos 500 metros una de otra, mira este link.

Y un último detalle de la escultura de Santa Cecilia: cuenta la leyenda que la escultura se hizo sobre el propio cuerpo de la propia santa tras haberse abierto su tumba en 1595. Impresionante.

Esto te puede interesar

4 Comments

  1. Diego El Viajero

    January 28, 2015 at 8:58 pm

    Es mágica, sí. La visito siempre que me acerco a Roma 🙂
    Y una última recomendación: justo al lado está el Ristorante Dal Carbonaro (en la VIa dei Genovesi, 1). El chef es italiano, italiano. Y como está un poco alejado del circuito turístico típico, ayuda a que sea un lugar bastante auténtico. He estado solo dos veces pero en ambas ocasiones la mayoría de gente era local. El tiramisú, de los más ricos de todo Roma.

  2. Domenighini2

    January 28, 2015 at 6:44 pm

    Esta iglesia es mágica. Cuando fui a Roma por primera vez llegué a ella por azar, perdida, buscando el Vaticano, quedé maravillada y sorprendida porque me llamo Cecilia. La segunda vez, intencionalmente quise encontrarla y me perdí, tuve que recurrir varias veces al mapa. A partir de la tercera vez, la comencé a amar y fue visita obligada en cada uno de mis viajes, ha cumplido con todos y cada uno de los deseos que pedí en su fuente y es realmente emotiva.

  3. Marga Conill

    October 2, 2013 at 8:13 am

    Hermosa iglesia 🙂

  4. Cecilia San Juan

    September 26, 2013 at 2:06 pm

    Así somos las Cecilas 🙂

¡Comenta!