París, Viajar

La Sainte-Chapelle, una de las joyas del arte gótico de París

Tal como decimos en el título del post, la exquisita Sainte-Chapelle es una de las joyas del gótico que nos ofrece París. La única pena es que al estar tan cerca de Notre Dame a menos de 500 metros una de otra-, pocos turistas se acercan a conocerla. Bueno, quizás no sea una pena, sino precisamente una gran ventaja, ¿no crees?

Que no te pase desaperciba la Sainte-Chapelle de París

La historia de la Sainte-Chapelle se inicia hacia el siglo XIII. Por entontes el rey Luis IX ordenó la construcción de una capilla para guardar las reliquias de la Pasión de Cristo. ¿Cuáles? Un trozo de la corona de espinas y también otro de la Santa Cruz.

El dato curioso es que el rey Luis IX, posteriormente San Luis de Francia, era tan devoto que tras 2 años de negociaciones compró estas reliquias al emperador de Constantinopla Baudouin II por una fortuna. De hecho, le costaron 3 veces más que la propia construcción de la Sainte-Chapelle.

La Sainte-Chapelle se construyó entre 1241 y 1248, todo un récord para la época. El autor parece ser Pierre de Mountreuil, quien había trabajado en Notre Dame y en la Abadía de Saint Denis, aunque aún hoy no se tiene la certeza total de su autoría.

El lugar se compone de dos niveles. Al superior solo accedía la familia real; al inferior, el personal del palacio.

La capilla inferior soporta el peso de la superior con gruesos pilares y los muros están decorados con arquerías trilobuladas y con doce medallones, en representación de los apóstoles.

La capilla superior fue proyectada para contener los restos de los santos. Está mucho más trabajada y ornamentada que la capilla inferior. No existen los muros y en su lugar se pueden ver unos magníficos vitrales que ocupan una extensión total de 670 metros cuadrados. Desde luego, es toda una experiencia admirar estos vitrales, conservados casi todos milagrosamente tras el periodo revolucionario: escenas del Antiguo y Nuevo testamento desde el Génesis hasta la historia del rey Luis IX en el momento que recibe las reliquias de la Pasión.

El techo de la Sainte-Chapelle

Una recomendación de viajero experto: visítala al atardecer. La luz juega con estos vitrales de una forma que no podrás olvidar. Más de mil escenas religiosas te ofrecen un espectáculo de color, rojo, azul, dorado, verde, malva… Hoy, solo dos terceras partes son originales.

Las Santas Reliquias eran conservadas en un gran relicario, magníficamente adornado, en el fondo del ábside. Cada viernes Santo, se presentaban a los fieles. Hoy, en cambio, están en el Tesro de la Catedral de Notre Dame.

Así que no lo dudes, si tu visita a París es de más de 2 o 3 días, acércate a conocer esta capilla, que en la Edad Media era comparada con Las Puertas del Cielo.

El espectacular de la Sainte-Chapelle de París

Y para acabar, algún dato práctico: la entrada a la Sainte-Chapelle de París cuesta 8,50 € por adulto, aunque lo inteligente es coger la entrada combinada con loa Conciergerie, que sale a 12,50 €. Si quieres, puedes consultar más detalles en la web oficial.

Los horarios son de 9:30h a 18h del 1 de marzo al 31 de octubre y de 9h a 17h el resto del año. Eso sí, entre semana cierran de 13h a 14h. Como decía antes, ve a última hora si puedes. Y si vas a estar en París en verano, recuerda que los miércoles tienen apertura nocturna y la última admisión es a las 21h. Sí, desde 1l 15 de mayo hasta el 15 de septiembre.

Esto te puede interesar

1 Comment

  1. rafa

    July 9, 2012 at 5:31 pm

    Me parece extraordinario tener una belleza arquitectónica de esta embergadura que al mismo tiempo sea tan poco conocida… Cosas de París, tanto y tan bueno para elegir!!!
    Un post fantástico como siempre, felicidades!

¡Comenta!