Italia, Roma, Viajar

El elegante Ponte Sant’Angelo en Roma

El Ponte Sant’Angelo es, sin duda, el más elegante de los puentes que cruzan el río Tíber. ¿Por qué? Básicamente por los 10 ángeles que lo adornan hoy día, gracias al programa que ideó Bernini en el siglo XVII.

Un paseo angelical, claro

Los 10 ángeles del Ponte Sant’Angelo son los siguientes:

–       Ángel con corona de espinas

–       Ángel con inscripción

–       Ángel con columna

–       Ángel son fustas

–       Ángel con sudario

–       Ángel con sudario y dados

–       Ángel con clavos

–       Ángel con esponja

–       Ángel con lanza

–       Ángel con inscripción

–       Ángel con cruz

A cual más fotogénico 🙂

El ángel de la cruz del Ponte Sant’Angelo, Roma

Por cierto, los dos en negrita fueron obra del propio Bernini, aunque lo que hoy ves en el puente son copias. Los originales están en la iglesia Sant’Andrea delle Fratte -a solo 5 minutos a pie de la Fontana di Trevi-.

El Ponte Sant’Angelo fue construido inicialmente en el siglo II por Adriano para unir su mausoleo con la otra orilla del río y, en tiempos pasados, los peregrinos acostumbraban a utilizar este puente para llegar hasta la Basílica de San Pedro, por lo que antiguamente también era conocido como puente de San Pedro. De hecho, el peso de la gran multitud de fieles en el jubileo de 1450 hizo que parte del puente cediera y varios perecieran, lo que llevó a sufrir una importante reforma. Así, en tiempos del papa Clemente VII se levantaron estatuas de apóstoles, evangelistas y patriarcas que luego el papa Clemente IX mandó reemplazar por ángeles, tal como explicaba al principio del post.

Y así lo vemos hoy. Con sus 10 ángeles. Elegante a más no poder.

Para acabar un detalle macabro, ¿sabías que durante siglos antes del XVI el angelical Ponte Sant’Angelo era el lugar donde se exhibían los cuerpos sin vida de los ejecutados?

Esto te puede interesar

¡Comenta!