Londres, Viajar

La London Stone, no solo una piedra.

La City de Londres está llena de grandes sorpresas. Aunque la mayoría de turistas visitan la St Paul’s Cathedral y después la Tower of London, lo cierto es que el recorrido entre uno y otro está repleto de lugares súper interesantes: iglesias, monumentos, edificios remarcables -como el pepinillo de Londres-, mercados y demás.

Pero, en esta ocasión, quiero que os fijéis en algo tan simple como una piedra.

Pero como encontrarla no es tarea fácil, os voy a dar una pista bien fácil: buscad el edificio del número 80 de Cannon Street. Si vais caminando desde la St Paul’s Cathedral, está a poco más de diez minutos, muy cerca. Es realmente fácil de ver. Es un edificio acristalado que está envuelto por una rejilla reticular que forma cientos de rombos -que, por cierto, recuerda a la novísima Hearst Tower de Nueva York, obra de Norman Foster-.

Fíjate qué rejilla tan apasionante:

Me encanta la malla reticular de este edificio de 1976

Tienen 11 plantas y data de los años 70. Pero no quiero hablaros de él, no. Sino de algo que apenas llama la atención que hay en frente suyo, al otro lado de la calle. Me refiero a esto:

La famosa London Stone

Aquí, su localización con StreetView:


Ver mapa más grande

Si no sabes que aquí está la piedra en cuestión, es algo que realmente pasa desapercibido, ¿No crees?

Y ahora, te cuento un poco más.

Aunque no se tiene la certeza del todo, se cree que esta piedra es la que utilizaron los romanos para medir las distancias en Britannia. Viene a ser el kilómetro cero de Britannia en la época romana, vamos. Y es que esta piedra estaba situada muy cerca del diámetro este-oeste de Londres en aquella época, que venía definida por el muro romano de la ciudad -del que algún día hablaremos-.

A menudo, la London Stone es llamada la Piedra de Brutus en honor al fundador trajano de Londres sobre el año 1.000, aunque otros eruditos la atribuyen a una de las piedras de un círculo de poder, de donde precisamente el Rey Arturo sacó su espada -¡lo hemos visto tantas veces en el cine!-. ¡Ah! Pero eso no es todo, porque al igual que sucede con los cuervos de la Torre de Londres, existe el mito que explica claramente que “mientras la piedra de Brutus esté a salvo, Londres seguirá próspera”. ¿Será por eso que la protegen tanto?

Además de estas leyendas y mitos -que es lo realmente bonito de la piedra. hay otra información que encontrarás en una chapa justo encima de la estructura que sobresale de la pared. Allí te explica que la piedra antes estaba en medio de la calle, que luego la pusieron en la iglesia de St Within’s, que se libró milagrosamente de unos bombardeos y algún detalle más. Pero insisto, para mí lo más apasionante es imaginar como el Rey Arturo sacó su espada de ella o, en todo caso, como los romanos la utilizaban para medir las distancias en la anigua Britannia. ¿No crees?

Esto te puede interesar

¡Comenta!