Londres, Viajar

Excelente arte contemporáneo y unas estupendas vistas de Londres en la Tate Modern

La Tate Modern de Londres, también conocida como el Museo Nacional Británico de Arte Moderno, es uno de los mejores museos de arte contemporáneo del mundo. No importa lo que te digan los turistas, sino lo que dicen los que saben de arte. Lo es. Os lo puedo asegurar. Por algo, es de los museos de arte contemporáneo más visitados del mundo con obras de Pablo Picasso, Salvador Dalí, Andy Warhol y Mark Rothko, entre otros.

El famoso Entrance Hall de la Tate Modern

La Tate Modern de Londres fue inaugurada en el año 2000. Y lo mejor: en una antigua central eléctrica recuperada con tal fin. En un principio, el edificio estaba construido por Sir Giles Gilbert Scott, un arquitecto británico conocido principalmente por haber levantado la Catedral de Liverpool y que supo conjugar la arquitectura del momento con el gótico. De algún modo, podía haber trabajado para las Industrias Wayne en Gotham City 😉

La enorme torre de la Tate Modern, inconfundible

La central eléctrica se levantó a mediados del siglo XX pero dejó de funcionar como tal en los ochenta. Así, reconvirtieron el edificio en un fantástico museo. El concurso para tal rediseño fue ganado y llevado a cabo por la firma suiza Herzog & de Meuron, conocidos últimamente por el estadio Allianz Arena de Múnich y, por supuesto, por el Estadio Nacional de Pekín -el llamado popularmente nido de pájaro-. De hecho, las últimas obras de ampliación de la Tate Modern de Londres son del año pasado –la ampliación conocida como la Tate Modern 2, en la que ya profundizaremos en otro post-.

Y es que, además de las excepcionales obras que contiene, este museo ha ayudado a revitalizar el barrio del Southwark por completo, situado en la ribera sur del Támesis. Y es que varias han sido las obras que siguieron y acompañaron a la recuperación de esta antigua central eléctrica. Desde el conocido the Globe -reinaugurado en 1997- hasta el Puente del Milenio -del que ya hablamos en otro post-.

Llegar hasta la Tate Modern es muy fácil, pero de todos los itinerarios, el más bonito es precisamente venir caminando desde la St Paul’s Cathedral al otro lado del río y pasar por el puente recién comentado, claro.


Ver mapa más grande

Y, para acabar, disfrutad de las vistas que ofrece la Tate Modern de Londres, especialmente desde su restaurante de la planta séptima. ¡Ah! Y si viajas en familia, te alegrará saber que los niños comen gratis si los adultos piden, al menos, un plato principal y postre.

Un café con vistas, desde la Tate Modern

Disfruta de sus vistas y, por favor, de su amplísima colección de arte contemporáneo. Además, afortunadamente, la entrada a la colección permanente es gratuita, como tantos otros museos por Londres. Aprovecha. Culturízate. 🙂 Los horarios de apertura son de 10h a 18h de lunes a jueves y de 10h a 22h viernes y sábado. Y ojo, la última admisión siempre es 45 minutos antes de que cierre. Bye bye!

Esto te puede interesar

¡Comenta!