París, Viajar

Je t’aime. Ti amo. I love you… El amor siempre triunfa en París.

Como todos sabéis, París es mundialmente conocida como la ciudad de la luz, pero además también como la ciudad del amor. Y es que aunque nadie sabe exactamente por qué, París siempre ha sido sinónimo de amor. Y es más, también se dice que je t’aime es la forma más sexy y dulce de decir te quiero. Pero ¿por qué?

Por un lado, su apodo de ciudad de la luz puede ayudarnos a esclarecer -juego fácil, sí- que es un privilegio poder pasear con nuestra pareja de noche, bajo la luz de la luna, las estrellas y las farolas de París. Por otro, se dice que nadie llega a triunfar en el amor si no se dan un beso en lo más alto de la Tour Eiffel con París a sus pies. Pero la verdad es que hay tantas leyendas urbanas como parejas de enamorados 🙂

Sea como fuere, ¿qué pareja de enamorados no conoce je t’aime… moi non plus de 1969 de Serge Gainsbourg y Jane Birkin?

Y es que solo en París tienes un puente donde los enamorados sellan candados con su amor, además de sus otros puentes romantiquísimos como el Pont Neuf, que dio pie a la película Los amantes del Pont Neuf de Leos Carax en 1991. ¡Ah! Sin olvidar el Pont de l’Alma, que  ha convertido en otro lugar de peregrinaje para los que creen en el amor a raíz del fallecimiento de Lady Di el 31 de agosto de 1997. ¿Os acordáis?

Tampoco podemos olvidar sus encantadoras plazas como la Place des Vosges o la Place Vendôme, que enamoran a cualquiera; así como un paseo obligado por los Champs Elysées, junto al lujo y el glamour parisino. ¿Qué más? Una cena con ostras y champagne en barco por el Sena, una noche bohemia por Montmartre y hasta el simple hecho de sentarse a tomar un café con tu pareja en una de las terrazas de sus estupendos café.

Sí, el amor brilla más en París. Y es que hasta incluso tienen una pared que se llama te quiero. Es Le mur des je t’aime, una obra situada en Montmartre donde el artista Fréderic Baron y Claire Kito han plasmado te quiero en más de 300 idiomas distintos, exactamente en 311. Se trata de más de 500 azulejos de lava esmaltada que cubren una pared de 40 metros cuadrados. Desde luego, en un mundo donde se globaliza únicamente el dinero y las fronteras se protegen con mayor fuerza con grandes muros, ¿qué mejor que una pared donde se pueda leer je t’aime, ti amo, I love you, Ich liebe dich y más de 300 te quieros más?

Más de 300 “te quiero” en Le mur des je t’aimes de París

Evidentemente, si estás enamorado, es una foto obligatoria. Llegar hasta Le mur des je t’aimes es facilísimo –haz click aquí-, ya que está en el parque que hay junto al metro Abesses, la típica entrada art noveau hiper fotografiada.

¿Y tú? ¿Por qué crees que París es sinónimo de amor?

Esto te puede interesar

4 Comments

  1. LALIst: 10 actividades románticas en París – Más que souvenirs

    August 24, 2016 at 10:00 am

    […] París es la ciudad del amor lo tenemos claro, clarito, clarinete. Lo dicen muchas encuestas, lo dicen los touroperadores, lo […]

  2. Patricia y Jordi

    February 13, 2012 at 1:16 pm

    Síííííííííí
    Ahora porque es San Valentín, pero el amor siempre triunfa en París. En Londres. En Ámsterdam. En Barcelona. Y en mi casita 🙂
    En definitiva: el amor SIEMPRE triunfa. Y también en todas partes.
    ALWAYS & EVERYWHERE!!!

  3. Sandra

    February 11, 2012 at 4:00 am

    París es amor. Estoy de acuerdo. Tanto, que este domingo salimos para allá para pasar una semana de lo más romántica (San Valentín incluido) en esta maravillosa ciudad. Gracias por estos posts. Y viva el amor! Viva París!

  4. Ada Fernández

    February 4, 2012 at 2:15 am

    Mi experiencia con París y el amor es tan sencilla como tierna, tipo Serrat 😉
    Fuimos allí en viaje final de curso en 1990 y precisamente paseando de noche junto al Sena llegó el amor. Bueno, llevábamos un meses intercambiando miradas, pero al no ser del mismo curso apenas coincidíamos. En cambio, París fue nuestro gran viaje del amor. Pasamos 7 dias inolvidables juntos, por primera vez. La torre Eiffel, los Campos Elíseos, el Barrio Latino, la iglesia del Sagrado Corazón, el hotel Mondrian, el café Versalles… Aun lo recordamos y mucho.
    Hoy, el amor continua. Con dos hijos incluso: Martina y Bruno. A los que ya les hemos llevado a París, claro, aunque vimos poca ciudad y mucho Mickey y Minnie Mouse.
    Para nosotros París es amor. ¿Qué otra cosa si no?

¡Comenta!