Londres, Viajar

30 St Mary Axe: el pepinillo más famoso de Londres

Conocido popularmente como El pepinilloThe Gherkin y con un notable parecido a la Torre Agbar de Barcelona, este rascacielos inteligente se erige hasta los 180 metros de altura como el segundo edificio más alto de la City tras la Tower 42.

El proyecto, que sumó los esfuerzos del estudio de arquitectura del presigioso Norman Foster y de la firma de ingenieros Arup fue construido entre 2001 y 2004 y se encuentra en un solar anteriormente ocupado por un histórico edificio de la compañía Baltic Exchange, empresa que gestionaba los alquileres marítimos y la venta de barcos y que fue prácticamente destruido en un atentado del IRA en 1992. Primero se pensó en una posible restauración, pero posteriormente se dieron cuenta de que la estructura no podría ser recuperada.

Para construir esta bella obra de ingeniería con capacidad para 4.000 personas se utilizaron 35 kilómetros de acero. A su vez, la fachada está recubierta por 24.000 metros cuadrados de cristal, lo que constituye un auténtico negocio, o un verdadero quebradero de cabeza, según cómo se mire, para el sector de los limpiacristales. Resulta curioso que aunque el Gherkin tenga un aspecto curvado, la única pieza curvada de cristal es la que corona la cúpula del piso 40, en la que se encuentra un bar espectacular con vistas de 360º de la ciudad.

El espectacular pepinillo de Londres

Además, el pepinillo más famoso de Londres es un edificio construido bajo criterios ecológicos. Y es que precisamente gracias a su forma, que permite la entrada de la luz natural, reduce terriblemente el consumo energético y los costes de iluminación. También se mejora la circulación del aire, aprovechando la ventilación natural en los espacios interiores con conducciones que sirven para el enfriamiento en verano y la calefacción en invierno. Este  control del microclima interno y las soluciones de ahorro energético han conseguido una reducción del 50%, en cualquier caso necesaria para un edificio de este tamaño.

El peculiar aspecto de este edificio ha sido causa de discrepancias. Mientras unos lo aman y lo admiran, ya que entre los numerosos premios que ha recibido figuran los prestigiosos Emporis Skyscraper Award de 2003 y el Stirling Prize de 2004, otros lo odian. Sin  ir más lejos, en una encuesta que formuló en 2006 el noticiario BBC London News, fue votado por los telespectadores como uno de los edificios más odiados de Londres. Por contra, en otra encuenta de profesionales de la arquitectura –2006 BD World Architecture 200- fue votado como el edificio nuevo más admirado.

Digan lo que digan, a mí me encanta 🙂 Por algo, ha aparecido en tantas películas, como Harry Potter y el misterio del Príncipe, Match Point de Woody Allen y Un buen año de Ridley Scott, entre otras.

Y una última recomendación: el restaurante 40|30 situado en los 3 últimos pisos del edificio y no apto para cualquiera, ya que funciona como uno de los clubs privados más exclusivos de Londres. Eso sí, si no eres miembro, también puede ser alquilado para eventos -como una boda- o incluso puedes alquilar una sala para una cena privada -grupos de hasta 16 o 25 personas, no más-. Lujo 5 estrellas, glamour londinense y vistas de vértigo aseguradas.

Además, en el pasado 2011 ganó el COOL venue awards por su carisma, originalidad, estilo, innovación, sex appeal, autenticidad y unicidad. ¡Casi nada! Ya tengo ganas de ir a Londres de nuevo a ver si nuestro guía local Alex nos consigue una entrada para, al menos, desayunar allí con la excusa de tirarle unas fotos. Ains…

Esto te puede interesar

¡Comenta!