Evento, Italia, Roma, Viajar

Una caminata por la Via Appia Antica

Hace unos días os proponíamos la visita a una calle adoquinada de Manhatan. Hoy, también vamos de adoquines, aunque un poco diferentes. Sí, estos tienen algo así como unos 2.000 años más de historia detrás.

¿De qué os estoy hablando? De la Via Appia Antica, una vía que construida por Appius Claudius Caecus en el año 312 a.J.C. Más tarde, esta vía llegaría a unir Roma con Brindisi -en lo que viene a ser el tacón de la bota que forma Italia, junto al Adriático-. En total, más de 530 kilómetros que llegaron a ser el nexo entre la capital italiana y Oriente.

Sé de sobras que esta no es una visita típica en Roma. De hecho, si vas a estar pocos días es totalmente prescindible frente al Coliseo, la Fontana di Trevi, la Piazza Navona, el Vaticano, etc -si este es tu caso, visita nuestro post para saber qué ver en 48 horas en Roma-. Pero si vas a estar varios días por Roma o esta no es tu primera visita a la ciudad, te recomiendo ir a ver y pasear por la Via Appia Antica. Eso sí, prepárate para no tener prisa y caminar un buen trecho para admirar el propio trazado, imaginarte los centuriones y mercaderes paseando por aquí, etc. Y un detalle curioso: originalmente esta fue la ruta de las procesiones funerarias y también fue el camino por el que san Pablo llegó a Roma como prisionero en el 56 d.J.C. Hoy, todo un hito.

Además, en el paseo que aquí te propongo podrás visitar lugares tan relevantes como la Porta San Sebastiano -con un pequeño pero muy interesante museo-, el Parque de los Escipiones -con la tumba de la familia Escipión-, el Arco di Druso -que suministraba aguas a las Termas de Caracalla-, las Catacumbas de San Calisto –imprescindible visita si has llegado hasta aquí- y otras iglesias y tumbas de gran interés, como la San Sebastiano fuori le Mura, frente a la cual hallarás la tumba de Rómulo -hijo del emperador Massenzio, no el de la fundación de Roma, no- y las ruinas del Circo di Massenzio -mejor conservadas que las del Circo Massimo, evidentemente-.


Ver mapa más grande

Como has visto, lo ideal es dedicarle al menos una mañana completa. Desayunas en el hotel y sales hacia las Termas de Caracalla. Y comienza a caminar hacia el sur por la Via di Porta San Sebastiano y por la Via Appia Antica hasta, al menos, el fantástico restaurante situado en el número 87 de esta vía, llamado Hosteria Antica Roma. Es un paseo de poco menos de 2 Km y medio pero aseguro que te llevará un mínimo de 2 horas y media si te detienes en el museo y si, además, eres amantes de la fotografía -como muchos de los que nos gusta viajar-. Por cierto, los gnocchi con vongole veraci, espectaculares.

Y si te gusta caminar, lo bueno, bueno, bueno de verdad es llegar más allá, al menos hasta las espectaculares Catacumbas de San Calisto que antes te comentaba y también las de San Sebastián, además del Mausoleo de Santa Cecilia Metella y el Circo di Massenzio. Incluso, atrévete a llegar hasta las ruinas de los baños Capo di Bove. El paseo desde las Termas de Caracalla es de poco menos de 5 kilómetros. Si tienes buen ritmo, una mañana. Si te gusta ir despacio, podría ser un día completo. Por cierto, alrededor de las Catacumbas de San Calisto hay varios restaurantes y bares, por si necesitas repostar.


Ver mapa más grande

Y, claro, puedes continuar. Hasta Brindisi tienes para unos cuantos días.

Esto te puede interesar

¡Comenta!