Italia, Roma, Viajar

Un baño cultural en las Termas de Caracalla

Las Termas de Caracalla fueron ideadas por Settimio Severo con el fin de ganarse el favor del pueblo romano. Y, por lo que cuentan, parece que lo consiguió, ya que el complejo llegaba a albergar hasta 1.600 bañistas y estuvo en funcionamiento unos 300 años. ¡Casi nada!Se inauguraron en el año 217 dC por el hijo de Settimio, el emperador Caracalla, y dejaron de funcionar en el siglo VI, cuando los visigodos destruyeron sus sistemas de cañerías y el agua dejó de llegar hasta aquí.

Supongo que sabrás que los antiguos romanos no solo usaban las termas por razones de higiene, sino que eran un lugar de reunión y ocio. Por eso, en los baños se podía encontrar una biblioteca, galerías de arte, salas de reuniones, gimnasios y jardines. Como en las Termas de Caracalla, claro. En total, una impresionante extensión que podía llegar a acoger unas 10.000 personas.

Bañarse en las termas era todo un ritual: empezaban con una sauna, seguían con un enjabonado, pasaban a un baño caliente, después uno templado y terminaban sumergiéndose en un baño frío. Además, los miembros de clase alta tenían derecho a ser secados con una toalla perfumada. En suma, no es demasiado distinto de lo que hoy ofrecen los spas, ¿no crees? Lo cierto es que los romanos eran unos artistas hasta en esto, sí.

Llegar hasta las Termas de Caracalla es fácil. Están cerca del Circo Massimo y a unos 15-20 minutos a pie desde el Coliseo. Mira el mapa, no tiene pérdida. Y si quieres, recuerda que desde aquí puedes descargarte el mapa pdf y la audioguía mp3 de Roma con 100 puntos de interés de la ciudad.


Ver mapa más grande

De todos modos, no esperes encontrar grandes ruinas aquí. Desafortunadamente queda muy poco en pie de lo que fue un importante elemento de vida del Imperio Romano. Además, los saqueos dejaron bien poco de la magnífica decoración original.

Aún así, siempre recomiendo este lugar a todos los que visitan Roma más de un fin de semana o, en todo caso, quienes vuelven a Roma en busca de más. Sus arcos, sus mosaicos, sus detalles, su historia… Fascinante. Así, al menos, conocerás de dónde viene todo eso del caldarium, el tepidarium, el frigidarium y la natatio, entre otros. Hoy los spas nos lo venden como lo último de lo último y tiene 2.000 años detrás.

Esto te puede interesar

¡Comenta!