Londres, Viajar

La iglesia donde Charles -Hugh Grant- cambió de opinión

Seguro que todos recordáis la película de Mike Newell de 1994. En ella, comprobábamos como Charles y su grupo de amigos buscaban el verdadero amor. Algunos de sus amigos eran Tom, Gareth, Matthew… ¿Otra pista? Charles era interpretado por Hugh Grant. Y la chica en la que él cree encontrar el verdadero amor -Carrie- era interpretada por Andie MacDowell. Sí, estoy hablando de Cuatro bodas y un funeral, por supuesto.

Y en esta ocasión me gustaría daros las pistas necesarias para que podáis acercaros a descubrir la iglesia donde Charles cambió de opinión al enterarse que Carrie volvía a estar disponible, ¿os acordáis de la película, verdad?

La iglesia es la St Bartholomew-the-Great. Es decir, San Bartolomé el Grande. Es una preciosa iglesia anglicana que está entre las más antiguas de todo Londres, ya que data del año 1123. Fue fundada por Rahere, clérigo y predilecto de la corte del Rey Enrique I. Rahere enfermó en uno de sus viajes y consiguió curarse milagrosamente de una fortísima etapa febril, que se dice que pudo haber sido malaria. ¿Cómo? Rezando a San Bartolomé. Por eso, decidió construir un hospital y una iglesia para agradecérselo. Y no es de extrañar que esta iglesia pasara a ser conocida por poseer poderes curativos. Así que si vas a estar por Londres en agosto, no dejes de visitarla el día 24, San Bartolomé, cuando aún hoy acuden enfermos de todas partes para pedir ayuda al santo.

Pero llegó la Disolución y, aunque el hospital sobrevivió, gran parte de la iglesia tuvo que ser demolida en 1543. Más tarde, aunque sobrevivió al Gran Incendio de Londres de 1666, quedó en desuso y pronto fue ocupada por indigentes en el siglo XVIII para finalmente ser restaurada a finales del XIX por el famoso arquitecto inglés Aston Webb –autor del Queen Victoria Memorial y The Mall, entre otras obras-. Afortunadamente, tampoco fue dañada en los bombardeos de la Segunda Guerra Mundial. De alguna forma, se ha ido salvando. Curándose, dicen.

De todas formas, aunque te recomiendo la visita para admirar sus detalles normandos y respirar su ambiente absolutamente misterioso y espiritual, es muy concurrida por haberse filmado aquí Cuatro bodas y un funeral de Mike Newell de 1994; Robin Hood, príncipe de los ladrones de Kevin Reynolds de 1991; Shakespeare in love de John Madden de 1998; Las Hermanas Bolena de Justin Chadwick de 2008; y Sherlock Holmes de Guy Ritchie de 2009, entre otras. Y tampoco te pierdas la Lady Chapel, una pequeña capilla donde se instaló una imprenta en la que se dice que trabajó Benjamin Franklin, antes de ser presidente de los Estados Unidos, claro.

Y una última recomendación. No te pierdas el Cloister Café Bar, abierto a diario en el claustro donde podrás encontrar buena comida y cervezas de elaboración artesana y con receta monacal. Además, el segundo viernes de cada mes, podrás disfrutar de jazz en directo. ¡Divino!

Como puedes ver, la St Bartholomew-the-Great es imprescindible. Por los cuatro costados. Tiene historia, arte, anécdotas y hasta ha servido de plató para películas que seguro has visto en la gran pantalla. Además, cerca de aquí tienes el Smithfield Market -a unos 5 minutos de la iglesia-, una zona revitalizada de día y de noche. De día con un animado mercadillo. De noche, con un montón de pubs de lo más animados.

Esto te puede interesar

¡Comenta!