Londres, Viajar

Una ruta inspirada por el fascinante St James’s Park de Londres, especialmente recomendada en otoño

Ya sea por sus flores de mil y una clases, por su abundante concentración de arbustos, moreras y cipreses, por sus conciertos de música al aire libre o por las numerosas aves que aquí se congregan, el St James’s Park tiene algo especial, especialmente ahora, en otoño. De hecho, una experiencia más que recomendable es perderse entre sus verdes, ocres y rojizos, antes de que los árboles queden pelados. Verás como pronto olvidarás que estás en medio de una de las ciudades más importantes del mundo.

Además, el St James’s Park tiene una historia fascinante que se remonta a 1532, cuando el propio Enrique VIII compró la zona para crear un coto de caza. Más tarde, a principios del siglo XVII due James I de Inglaterra quien ordenara convertirlo en un parque para llenarlo de animales exóticos, como un montón de aves, varios camellos y cocodrilos y hasta un elefante. Hacia finales del mismo siglo, un joven Carlos II quedó conmovido por los jardines de Francia y replicó uno en la zona. Así, se abrió el parque al público, aunque su aspecto actual se lo debemos a la gran reforma que llevó a cabo John Nash en 1829 al añadir un lago artificial y la Duck Island, entre otras cosas.

Hoy, las aves siguen teniendo una gran importancia en el parque. De hecho, hasta la Duck Island acuden patos, gaviotas, ocas y hasta algún que otro cisne. Si te consideras un aficionado de la ornitología lo mejor es venir al parque muy pero que muy temprano. De todas formas, mi recomendación es la siguiente:


Ver mapa más grande

Comienza la mañana con un buen desayuno y prepara las piernas para caminar. Has de partir de la parada de metro Charing Cross y caminar por The Mall para ir a conocer el St James’s Palace. Luego vuelve a The Mall y ve a coger un buen sitio para ver el Cambio de Guardia en el Buckingham Palace. Trata de llegar unos 20 o 30 minutos. ¿Cuándo empieza? A las 11:30h, puntualidad británica, claro. Dura unos tres cuartos de hora y se celebra a diario de mayo a julio y en días alternos el resto del año. Para asegurarte, pregunta en tu hotel. Después de las fotos de rigor del acto, dirígete al St James’s Park, cruza su puente y ve a comer algo al café-restaurante Inn The Park, un verdadero oasis en pleno Londres. Es genial recargar las pilas en este lugar mientras observas a los animales desde su terraza de madera. Al acabar, pregunta a los camareros por dónde están los que dan de comer a los pelícanos. Ellos te dirán exactamente el lugar, está aquí al lado, junto al Duck Island Cottage. Y es que de 14:30h a 15:00h podrás ver cómo alimentan a los pelícanos con pescado fresco. Una curiosidad: los primeros pelícanos fueron un regalo del embajador ruso en 1664. A las 15h y pico comienza a caminar y haz la digestión en un museo. Por ejemplo, en el Churchill Museum & Cabinet War Rooms para seguir comprendiendo detalles de la armada británica, claro. Desde aquí, unos metros más y estarás en la Parliament House. Sí, ha llegado el momento de sacar una foto al Big Ben. Desde aquí, una visita a la Abadía de Westminster y día completo. Ya solo te faltará elegir dónde ir a cenar -o quizás ir al hotel a descansar y salir a cenar luego, ¿no?-.

Como ves, este tour es fácil, cómodo e ideal para realizarlos con niños, ya que tienes el acto del Cambio de Guardia, ardillas y pelícanos en el St James’s Park, la foto más clásica de Londres con el Big Ben y una visita imperdible a la Abadía de Westminster, donde se han rodado películas como El Discurso del Rey de 2010 y El Código Da Vinci del 2006, entre otras. Evidentemente, todos estos puntos de interés están contemplados en la audioguía de Londres. Bueno, de hecho, son más de 100 audios los que encontrarás allí. Sin duda, el complemento ideal para descubrir Londres a tu aire. Además, también tienes un completo mapa de Londres gratis. Puedes bajarlo desde aquí.

Esto te puede interesar

1 Comment

  1. lourdesjarauta

    October 14, 2011 at 11:35 am

    Me la apunto!! Pinta bien para hacerla en familia.
    Gracias 🙂

¡Comenta!