Londres, Viajar

Una cinta de acero que cruza el Támesis

El Millenium Bridge -el Puente del Milenio- es una de esas obras firmadas por Fostners and Partners que a nadie dejan indiferente. Y es que, para empezar, tiene el mérito de ser el primer puente construido sobre el Támesis desde que el Tower Bridge se inaugurara en 1894. Y para contionuar, el Millenium Bridge es el único dedicado únicamente a los peatones. Así que cuando estés por Londres, no dudes ni un instante en ir a verlo. Y cruzarlo, por supuesto. Además, el recorrido es muy práctico, tanto si estás de turista como si vives allí. De un lado la St Paul’s Cathedral y la City. Del otro, el Bankside con la Tate Modern y The Globe, entre otros.

Este curioso puente de 320 metros de largo fue inaugurado el 10 de junio del 2001 y solo en 2 días lo cruzó tantísima gente que el 12 de junio fue cerrado al público. ¿Por qué? Porque el vaivén que producía fue mayor que el esperado. Mucho mayor. Y es que fueron tantas las personas que lo cruzaban a la vez –hasta 2.000- que los cálculos hechos se habían quedado ridículamente pequeños.

Finalmente, el 22 de febrero del 2002 volvió a reabrirse al público. ¿Qué habían hecho? Invertir 5 millones de libras más en investigaciones para instalar una serie de amortiguadores bajo la cubierta del puente y entre el puente y los muelles. El resultado fue ha sido muy efectivo y no ha afectado a la estética original de la obra.

El concepto inicial fue desarrollado por Foster and Partners en colaboración con el escultor Sir Anthony Caro y Arup engineers. La idea era crear una cinta de acero sobre el río, como si apenas se notara la intervención del hombre. Y, a humilde parecer, lo han conseguido. Prácticamente una “Y” y cuatro cables a cada lado. Poco más. Me encanta, especialmente al atardecer. Incluso de noche, cuando sus células fotoeléctricas brillan y el puente se transforma en un haz de luz que cruza el río.

Como dato curioso, has de saber que el puente ha sido cerrado en alguna ocasión a causa de vientos casi huracanados. Por ejemplo, en una terrible tormenta acontecida el 18 de enero de 2007, no fuera que algún peatón volara hasta las aguas del Támesis.

Por cierto, si quieres sacar una buena foto de la catedral de St Paul, subirte al Millenium Bridge es una buena idea. Enmarcarás su fachada sur con los soportes del puente. Queda genial.

Y un último secreto… ¿Recuerdas las primeras escenas de Harry Potter y el misterio del príncipe? Haz click aquí.

Esto te puede interesar

1 Comment

  1. El puente más moderno de Madrid, el de Arganzuela – Más que souvenirs

    February 21, 2017 at 11:11 am

    […] tiene su Millenium Bridge (2000), Venecia su Ponte della Constituzione (2008), Singapur su Helix Bridge (2010)… ¡y Madrid […]

¡Comenta!