Lisboa, Lugares

Dulce Lisboa

La Torre de Belém, el Mosterio dos Jerónimos, el Parque das Nações, la Praça do Comerço, el Elevador de Santa Justa, la Sé Patriarcal, el Castelo de São Jorge, el Puente Vasco de Gama… Lisboa renace de sus cenizas una y otra vez y hoy se halla en plena efervescencia. Su centro histórico se asienta sobre siete colinas, por eso hay zonas donde es necesario moverse con los eléctricos e imprescindible subirse a sus elevadores para observar una estupenda panorámica. En Lisboa descubrirás una ciudad entre lo antiguo y lo moderno, con locales de lo más modernos y bares de otros tiempos donde escuchar fado.

Pero además de todo esto, la gastronomía de Lisboa nos ofrece algunas maravillas como los platos de bacalao, con sus mil y una variantes y, por supuesto, un delicioso postre: los Pastéis de Bélem o Pasteles de nata. Seguro que si ya los habéis provado sabéis de qué os estamos hablando. Los pasteles de nata son tortitas de crema elaboradas según una receta secreta que no ha sido desvelada en casi doscientos años y que, supuestamente, sólo tres personas conocen en el planeta. La pasta es de hojaldre y la crema tiene una base fundamental de yema de huevo, leche y azúcar.Se comen tanto en caliente como en frío.

Se cree que fueron creadas antes del siglo XVIII por las monjas del convento de los Jerónimos en la zona de Bélem, en las afueras de la capital portuguesa. El monasterio se cerró debido a la revolución liberal portuguesa de 1820 a 1834 y el panadero del convento vendió la receta a un empresario portugués de origen brasileño. A partir de ahí la popularidad de este dulce no ha parado de crecer…

Si queréis provar los Pastéis de Belém más populares debéis ir la pastelería Casa Pastéis de Belém, abierta desde 1837, donde se eleaboran hasta 10.000 pasteles diarios. ¿Has probado este dulce lisboeta? ¡Si no es así no olvides probarlo en tu viaje a Lisboa!

Esto te puede interesar

¡Comenta!